El reto de la equidad de los recursos sanitarios

Nuevas tecnologías ante la despoblación: Aragón desarrolla su propio centro de salud virtual

La comunidad ha puesto en marcha la generalización de la telemonitorización de los pacientes crónicos o la centralización de sus bases de datos, de forma que sean explotables mediante Inteligencia Artificial

El director general de Transformación Digital, Innovación y Derechos de los Usuarios del departamento de sanidad del Gobierno de Aragón, Juan Coll (Foto: Gobierno de Aragón)
El director general de Transformación Digital, Innovación y Derechos de los Usuarios del departamento de sanidad del Gobierno de Aragón, Juan Coll (Foto: Gobierno de Aragón)

time 3 min

04.10.2021 - 13:00

Aragón es una comunidad autónoma donde la mitad de su población,  de unos 1.300.000 habitantes, se concentra en un solo núcleo urbano, Zaragoza. El resto de los aragoneses viven en áreas muy pequeñas y poco pobladas. Así, Aragón, al igual que otras comunidades autónomas de España, afronta el problema de la despoblación. Esta dispersión demográfica, como informa el director general de Transformación Digital, Innovación y Derechos de los Usuarios del departamento de sanidad del Gobierno de Aragón, Juan Coll, compromete la equidad en el acceso a los servicios sanitarios.

“El reto que nos plantea la despoblación es la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios. Cuanta más población se pierde, más cuesta mantener servicios. Pero estamos en una coyuntura donde no lo podemos solucionar solamente poniendo recursos económicos, ya que tenemos otro problema: la escasez de especialistas y médicos en general”, indica el especialista.

Con el fin de mejorar la accesibilidad y paliar la falta de recursos, Aragón apuesta desde los últimos años por la innovación y las posibilidades de la tecnología actual a través de dos proyectos distintos: los centros sanitarios líquidos y un sistema de salud inteligente.

Aragón apuesta por la innovación y las nuevas tecnologías para garantizar la equidad en el acceso a los servicios sanitarios

Tal y como explica Juan Coll, el objetivo principal de los centros sanitarios líquidos es mejorar la accesibilidad del sistema aragonés de salud. “Sería romper con las barreras físicas de los centros de salud y llevar los servicios fuera”, indica.

Así, buscan evolucionar los servicios de atención hacia el concepto de “ventanilla única”. Así lo explica el experto: “El ciudadano se dirige a la organización sanitaria y no tiene por qué saber si tiene que ir o no a atención primaria. Ellos son los que van a dirigir y dar una respuesta a esa necesidad del paciente. Si un ciudadano necesita, por ejemplo, un parte de baja por enfermedad, llama a su centro de salud y la persona que le coge el teléfono es capaz de darle una cita para resolver ese problema”.

Más allá de esto, buscan desarrollar la aplicación “Salud Informa”, donde se relacionan los ciudadanos aragoneses para hacer trámites administrativos de las organizaciones sanitarias y consultar su historia clínica, hacia lo que denominan como “Salud Conectada”. Una app donde sea posible, con un solo “click”, acceder a una videoconsulta con su especialista. Y aún hay más: “Vamos evolucionar esa herramienta para que se convierta en un centro sanitario virtual, que sea muy simple tanto para el ciudadano como para el profesional. Que no tenga que configurar absolutamente nada”, señala Juan Coll.

Desde Aragón trabajan en la generalización de la telemonitorización de los pacientes crónicos

Otra de las medidas planteadas en los centros sanitarios líquidos es la generalización de la telemonitorización de los pacientes crónicos, hasta ahora reservado a una serie de pacientes piloto. En estos pacientes, en una periodicidad determinada, se les realiza un seguimiento de sus constantes vitales desde el domicilio, que recoge una aplicación móvil. “Mientras está en su casa, el sanitario tiene control de sus constantes. Esto es muy útil en el mundo rural ya que no tenemos que desplazar al ciudadano”, destaca el especialista. Quien detalla que ante cualquier tipo de desviación en sus parámetros se moviliza al personal sanitario para recoger y atender al paciente. “Esto nos permite descargar de trabajo al sistema sanitario y, por otro lado, nos posibilita identificar de manera temprana descompensaciones, eso es diagnóstico precoz”, detalla el director general.

Desde Aragón apuestan también por el aprendizaje digital y tecnológico de los ciudadanos, que se materializa en lo que denominan con “escuelas de salud”. En una suerte de aula digital donde se facilitan toda una serie de materiales didácticos para resolver dudas de los pacientes sobre su enfermedad y se ponen en contacto con diferentes asociaciones.

SISTEMA DE SALUD INTELIGENTE

El segundo gran proyecto de la región aragonesa consiste en el desarrollo de un sistema de salud inteligente. En particular, trabajan desde 2016 en la unificación de la historia clínica del paciente en una única base de datos, que sea interpretable incluso fuera del servicio aragonés de salud.

Como detalla Juan Coll, “la idea es que, cuando alguien te tome la tensión en urgencias o en atención especializada, los datos se registren en una misma base de datos”. Y, como destaca, solo a través de una base normalizada será posible aprovechar las posibilidades de la Inteligencia Artificial (IA). “hemos ido dando pasos en montar la infraestructuras de Big Data, con herramientas de IA, y de introducir herramientas masivas de explotación de datos”, informa. Pero señala que aún queda trabajo por hacer: “Hay que coger destrezas y dimensionar las infraestructuras”. 

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto