VIOLENCIA HACIA LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA

La Unidad de Atención a las violencias pediátricas de Vall d'Hebron ha atendido a 304 casos en 2021

El perfil de paciente atendido es el de una niña de 9-10 años o una adolescente víctima de violencia sexual

Anna Fàbregas,  Mireia Forner y Giuliana Rios, miembros de la Unidad de Atención a la Violencia infantil (Foto. Vall d'Hebron)
Anna Fàbregas, Mireia Forner y Giuliana Rios, miembros de la Unidad de Atención a la Violencia infantil (Foto. Vall d'Hebron)

time 3 min

14.01.2022 - 18:00

Desde noviembre de 2020, la Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia (Equipo EMMA) del Hospital Universitario Vall d'Hebron ha atendido 343 casos (304 en el 2021). El 81% de los niños y adolescentes que llegan ha sufrido algún tipo de violencia sexual, pero también violencia física, emocional/psicológica, por negligencia o la violencia contra la infancia en el contexto de violencia machista.

El equipo de EMMA es un dispositivo que nació a iniciativa de las consejerías de Salud y Derechos Sociales. Empezó a funcionar con un equipo multidisciplinario de tres profesionales: la Dra. Anna Fàbregas, adjunta del Servicio de Pediatría y coordinadora de la Unidad; Mireia Forner, psicóloga clínica del Servicio de Salud Mental, y Giuliana Rios, trabajadora social sanitaria. Ahora también cuenta con una psicóloga especialista en infancia y adolescencia, una administrativa, una pediatra, una psicóloga y una trabajadora social sanitaria más.

“Como centro de referencia nos llegan casos desde muchos dispositivos: atención primaria, urgencias hospitalarias, escuelas o los mismos equipos de la DGAIA”, explica la Dra. Anna Fàbregas. “El perfil de la víctima es una niña de 9 o 10 años que revela una situación de violencia sexual o una adolescente que, en un momento de cambio vital, recuerda hechos pasados e identifica lo que ha vivido”, describe la Dra. Anna Fàbregas. “Ante cualquier revelación es muy importante creer la víctima, acompañarla y protegerla. No es nuestra función dudar de su palabra”, destaca.

 El 70% de las víctimas atendidas en la Unidad son niñas y el 91% de los agresores son hombres

Según recoge el hospital, el 70% de las víctimas atendidas en la Unidad son niñas y el 91% de los agresores son hombres, un patrón que se reproduce en agresiones sexuales a mayores de 16 años. Más del 65% de los casos tiene lugar en el ámbito intrafamiliar. “El rol de las familias cuidadoras es fundamental; no solo porque es el entorno en el que estas violencias se producen de forma mayoritaria y donde se reproducen por riesgo de transmisión intergeneracional; sino también porque la violencia sexual tiene un impacto importantísimo en todo el entorno familiar”, explica Giuliana Rios:

En la primera visita los especialistas multidisciplinares valoran "cómo se encuentra psicológicamente, si presenta secuelas de la situación vivida y si requiere un tratamiento psicológico especializado”, explica Mireia Forner, psicóloga clínica. Se adapta la intervención a la edad y perfil del o de la paciente. “Con los niños y niñas más pequeños, trabajamos mucho a través del juego simbólico, del dibujo y de los cuentos, aspectos relacionados con el buen trato y la educación afectiva y sexual, como qué son las partes íntimas del cuerpo o qué son los secretos buenos y malos, entre otros”, enumera Mireia Forner. 

“Tanto los niños y las niñas como los y las adolescentes a menudo presentan una mezcla de emociones como rabia, miedo, culpa y vergüenza. Los y las adolescentes sufren síntomas de estrés postraumático, sintomatología ansioso-depresiva, conductas autolesivas o, incluso, tentativas de suicidio”, añade la psicóloga clínica.

Aproximadamente, un 30% de los niños, niñas o adolescentes sufre secuelas a medio-largo plazo en forma de estrés postraumático

Por su parte, Giuliana Rios apunta que la trabajadora social sanitaria trabaja con la familia cuidadora para iniciar el proceso de recuperación del hijo o la hija a través del acompañamiento. Se trabajan los déficits familiares preexistentes u ocasionados por el impacto de la situación de violencia vivida. Y se proporcionan herramientas y estrategias. Los roles recaen principalmente en las madres.

SECUELAS PSICOLÓGICAS Y FÍSICAS

“Nuestro objetivo es acompañar a las víctimas y la familia cuidadora y ofrecer tratamientos basados en las guías clínicas internacionales como la terapia cognitivoconductual centrada en el trauma”, comenta Mireia Forner. Aproximadamente, un 30% de los niños, niñas o adolescentes sufre secuelas a medio-largo plazo en forma de estrés postraumático, presentando recuerdos intrusivos, un estado emocional negativo persistente, dificultades para dormir o pesadillas, entre otros.

“Cuando un niño o niña sufre experiencias adversas tempranas importantes (pobreza, negligencia, violencias) el sistema de respuesta al estrés (activación de la hormona llamada ‘cortisol’) se activa en alerta máxima y se queda de forma crónica (‘toxic stress’)”, explica la Dra. Anna Fàbregas. Esta respuesta tóxica (elevados niveles de cortisol) puede provocar cambios estructurales (anatómicos) y funcionales del cerebro en desarrollo, y puede producir problemas posteriores en el desarrollo de habilidades lingüísticas, cognitivas y socioemocionales. 

Las principales secuelas relacionadas con las experiencias adversas tempranas se observan en el ámbito de la salud mental. “Pero también se ha estudiado la afectación del sistema inmunológico, cardiovascular y metabólico, que provoca, a largo plazo, más riesgo de sufrir enfermedades como la obesidad, diabetes e, incluso, algún tipo de cáncer o infarto”, advierte la Dra. Anna Fàbregas.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto