La Agencia del Medicamento de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) ha suspendido los ensayos clínicos de trasplantes fecales después de que dos pacientes contrajeron infecciones graves debido a que los trasplantes contenían bacterias resistentes a los medicamentos, lo que provocó la muerte de uno de ellos.

Según ha informado The New York Times, la suspensión permanecerá hasta que los investigadores que realizan los trasplantes puedan demostrar que cuentan con procedimientos para detectar en heces donadas organismos peligrosos.

La suspensión permanecerá hasta que los investigadores que realizan los trasplantes puedan demostrar que cuentan con procedimientos para detectar en heces donadas organismos peligrosos

Los trasplantes fecales son cada vez más utilizados para tratar trastornos intestinales graves. La idea detrás de estos trasplantes es usar las heces de un donante sano para restablecer el equilibrio normal de las bacterias y otros organismos en el intestino como el microbioma.

En algunos casos, los trasplantes han funcionado rápidamente y han salvado la vida de los pacientes que estaban sufriendo diarrea incontrolable. Sin embargo, hasta ahora, el procedimiento no está aprobado por la FDA y se considera experimental.

En el caso de estos dos pacientes, uno de ellos fallecido, el sistema inmunológico ya estaba comprometido en el momento del trasplante, han asegurado desde la FDA.

Por ello, la Agencia emitió el pasado jueves una advertencia a los investigadores de que las heces de donantes en los estudios de trasplante fecal deben someterse a pruebas de detección de microbios resistentes a los medicamentos y no usarse si estuvieran presentes.

También ha advertido a los pacientes de que el procedimiento puede ser riesgoso, no está aprobado por la agencia y debe usarse solo como último recurso.