Menú

DE 58,2 MILLONES DE EUROS

GSK anuncia inversión en energías renovables y un programa de inhaladores de baja huella de carbono

También se ha anunciado un nuevo programa de I+D para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los inhaladores de dosis medida de rescate, responsables del 45% de las emisiones de carbono de GSK

La directora ejecutiva de GSK, Emma Walmsley. (Foto. GSK)
La directora ejecutiva de GSK, Emma Walmsley. (Foto. GSK)

time 4 min

24.09.2021 - 12:00

GSK ha anunciado actualizaciones significativas en los esfuerzos para lograr los objetivos ambientales de la compañía, incluida una nueva inversión importante en electricidad renovable en centros de fabricación en el Reino Unido y EE. UU. y una nueva iniciativa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus inhaladores de asma de dosis medida de rescate que representan casi la mitad de las emisiones de carbono de la compañía.

Estas inversiones, que también coinciden con la confirmación a día de hoy de que el sector mundial de tecnología médica y farmacéutica alcanza su objetivo de “gran avance” en el programa Raceto Zero, por el cual el 20% de las principales compañías del sector (por ingresos) ya están comprometidas con alcanzar emisiones netas de carbono cero para 2050; fueron anunciadas por la directora ejecutiva de GSK, Emma Walmsley, que participó en el evento de apertura de la Semana del Clima de Nueva York.

La compañía anuncia que está reduciendo el uso de carbono en la fabricación a través de una importante inversión de 50 millones de libras (58,2 millones de euros) en los centros de fabricación del Reino Unido y Estados Unidos para asegurar la generación de energía renovable y respaldar el objetivo de obtener el 100% del uso global de electricidad a partir de energías renovables para 2025.

En su planta de fabricación de Irvine (Escocia), el mayor consumidor de energía de la red global de GSK, la compañía invertirá en un proyecto a largo plazo para 2 nuevas turbinas eólicas (8 MW) y una granja solar de 22,7 hectáreas (56 acres) y 20 MW a través de un nuevo Acuerdo de adquisición de energía (PPA) durante 20 años con el socio The Farm Energy Company. El proyecto permitirá ahorrar 10.000 toneladas de CO2 al año y contribuirá de forma importante a alcanzar el 85% de la generación de energía in situ (el 55% procedente de energías renovables).

Los nuevos programas apoyan la consecución de los objetivos de GSK de lograr un impacto neto cero en el clima y un impacto neto positivo en la naturaleza para 2030

GSK Irvine es un centro de fabricación especializado en antibióticos betalactámicos, que ofrece un suministro global seguro y sostenible de los principios activos de los antibióticos de GSK. La instalación representa el 40% de las emisiones de CO2 de las instalaciones de fabricación de GSK en el Reino Unido debido a sus operaciones de fermentación y destilación a gran escala.

Además, en Oak Hill en Nueva York, una importante planta de fabricación de la red Consumer Healthcare de GSK, la compañía ha confirmado que, a través de una nueva inversión en la producción de energía solar, logrará el hito de convertir el 70% del consumo de energía en energía solar a finales de 2021.

Actualmente, GSK estima que ha reducido las emisiones de carbono en sus operaciones en un 10% durante el último año, incluido el cambio a energía renovable para su centro de vacunas de Wavre en Bélgica.

PROGRAMA DE REDUCCIÓN DE GASES DE EFECTO INVERNADERO PARA INHALADORES DE DOSIS MEDIDA DE RESCATE

GSK también anunció que ha iniciado un programa de I+D para volver a desarrollar y rediseñar sus inhaladores de dosis medida de rescate, basándose en sus opciones de terapia de mantenimiento de bajo contenido de carbono de GSK existentes. Ya se encuentra en evaluación preclínica un nuevo propelente de menor efecto invernadero con el potencial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus inhaladores en un 90%.

El 45% de las emisiones de carbono de GSK provienen de pacientes con asma que utilizan los inhaladores de dosis medida de la compañía como medicación de rescate. Si tiene éxito, esta iniciativa daría lugar a una inversión significativa en una nueva e importante instalación de fabricación para la producción de estos nuevos inhaladores. Este trabajo forma parte de una serie de iniciativas que GSK ha puesto en marcha aplicando la innovación científica para evaluar y, cuando sea posible, reducir el impacto sobre el clima y la naturaleza de los productos de GSK.

En este sentido, la CEO de GSK ha indicado que "la ciencia tiene claro que la pérdida de naturaleza y el cambio climático ya están dañando la salud humana, por lo que debemos actuar ahora para proteger y restaurar la salud del planeta si queremos proteger y mejorar la salud de las personas".

"En la Semana del Clima de Nueva York y la COP26 a finales de este año, debemos redoblar nuestros esfuerzos colectivos para abordar el cambio climático y la pérdida de naturaleza, y es por eso que estoy encantada con los nuevos pasos que hemos anunciado, que son una parte importante para cumplir con el compromiso de GSK de tener un impacto neto cero en el clima y un impacto positivo neto en la naturaleza para 2030. Para GSK, nuestros compromisos de sostenibilidad son una parte integral de nuestra estrategia, lo que hace que nuestro negocio sea más resistente, protegiendo nuestras operaciones y, en última instancia, ayudándonos a lograr un impacto en la salud a escala global, al tiempo que reporta rentabilidad a nuestros accionistas", ha dicho.

PROGRESO DEL SENTOR EN EL PROGRAMA RACETO ZERO

La Semana del Clima de Nueva York también asiste a la confirmación de que el sector de la tecnología médica y farmacéutica está alcanzando su objetivo de gran avance en el programa Raceto Zero y ya cuenta con el 20% de las principales compañías (por ingresos) comprometidas con alcanzar emisiones netas de carbono cero para 2050.

Para aprovechar este hito del sector, GSK intentará impulsar un mayor progreso trabajando con proveedores de la industria para apoyar esta ambición y unirse al programa. Esto reconoce el hecho de que, si bien se está logrando un buen progreso, una proporción significativa de la huella de carbono de la industria está más allá de las operaciones de las propias empresas farmacéuticas, lo que requiere una asociación en todo el espectro de proveedores y socios para lograr los objetivos del programa Raceto Zero del sector.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto