Cuidado de la piel

Pautas a seguir para prevenir los brotes de rosácea

Los pacientes pueden ayudar a controlar su afección y evitar que empeore al identificar las cosas que hacen que su rosácea se inflame.

La rosácea es una afección cutánea común que causa la formación de enrojecimiento en la nariz y las mejillas
La rosácea es una afección cutánea común que causa la formación de enrojecimiento en la nariz y las mejillas

time 2 min

03.08.2019 - 22:00

La rosácea es una afección cutánea común que causa la formación de enrojecimiento en la nariz y las mejillas.

Según los dermatólogos de la Academia Americana de Dermatología, múltiples factores, entre ellos la luz solar, el estrés y muchos alimentos y bebidas, pueden jugar un papel en el empeoramiento de los síntomas de la rosácea. 

En este sentido, además de ver a un dermatólogo para un diagnóstico y tratamiento adecuados, los pacientes pueden ayudar a controlar su afección y evitar que empeore al identificar las cosas que hacen que su rosácea se inflame.

La rosácea es una afección cutánea común que causa la formación de enrojecimiento en la nariz y las mejillas

Por ello, Arielle NB Kauvar, dermatóloga de la Academia Americana de Dermatología recomienda los siguientes consejos, basados ​​en los desencadenantes comunes, para ayudar a evitar los brotes de rosácea.

1. Protege tu piel del sol. La exposición al sol es una de las causas más comunes de brotes de rosácea. Incluso las personas con tonos de piel oscuros pueden sufrir un brote después de estar al aire libre al sol. Para proteger tu piel, busca sombra y usa ropa protectora, incluyendo un sombrero de ala ancha y lentes de sol con protección UV, siempre que sea posible. Además, aplica un protector solar de amplio espectro con un SPF de 30 o más en toda la piel expuesta todos los días que vayas a estar fuera. Asegúrate de que el protector solar no tenga fragancia y busca los ingredientes activos, el óxido de zinc y el dióxido de titanio, ya que es menos probable que irriten la piel sensible.

2. Minimiza el estrés. Si el estrés hace que tu rosácea se inflame, busca una actividad que te ayude a aliviarlo.

3. Evita el sobrecalentamiento, incluso durante el ejercicio. Toma baños tibios y duchas en lugar de baños calientes, y siéntate lo suficientemente lejos de chimeneas, calefactores y otras fuentes de calor para que no sientas el calor directo. Si estás haciendo ejercicio, lleva contigo suministros para ayudar a refrescarte, como una botella de agua fría.

4. Simplifica tu rutina de cuidado de la piel. El cuidado de la piel juega un papel importante para mantener la rosácea bajo control, ya que muchos productos para el cuidado de la piel son demasiado ásperos para las personas con rosácea. Por tanto, cuando compres productos, busca fórmulas suaves para pieles sensibles. Asimismo, evita cualquier producto que contenga mentol, alcanfor, lauril sulfato de sodio y alcohol, ya que pueden desencadenar brotes. 

5. Opta por los alimentos suaves. Dado que los alimentos picantes a menudo desencadenan síntomas de rosácea, opta por versiones más suaves de tus platos favoritos.

6. Opta por las bebidas frías. Los estudios demuestran que el calor de las bebidas calientes puede hacer que la rosácea de algunas personas se inflame. Prueba con un café o té helado, o deje que tu bebida se enfríe antes de beberla.

7. Protege tu rostro del viento y el frío. Usar una bufanda es una excelente opción para proteger tu piel contra los elementos. Busca bufandas de seda o acrílicas, y evita las lanas y otras telas con sensación áspera, ya que pueden provocar un brote.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto