NUTRICIÓN Y SALUD

Sacarina, la opción preferida para dejar de lado el azúcar

La sacarina resulta útil en el control del azúcar en sangre y en la prevención de la caries dental.

Sacarina, la opción preferida para dejar de lado el azúcar
Sacarina, la opción preferida para dejar de lado el azúcar

time 2 min

12.01.2018 - 22:00

La diabetes, la obesidad y otras enfermedades relacionadas con el consumo de azúcar han ido incrementando de manera preocupante durante los últimos años. La razón, como casi siempre, recae en el exceso…

Parece que lo dulce gusta más y prescindir del azúcar en el café o en ciertos postres supone renunciar a un placer que solo el paladar entiende y, aunque estemos dispuestos a ello, la mayoría de los alimentos procesados contienen azúcar en alguna de sus formas. El problema es el consumo calórico, ya que un gramo de azúcar supone cuatro calorías.

En este sentido, la sociedad tiene muy presente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de no consumir más de 50 gramos de azúcar diarios; por eso, ante estas cifras, empezamos a tachar de la lista de la compra los productos que no volveremos a tomar para reducir el consumo de azúcar en nuestro día a día.

La sacarina puede ser útil ante determinadas enfermedades como sobrepeso, obesidad o diabetes

Ante esto, muchos recurrimos a sustituir el azúcar blanco por la sacarina, una opción endulzante que no tiene calorías.

La sacarina, la más antigua, fue sintetizada en 1879 a partir de experimentos con derivados del alquitrán de hulla, y se utiliza como edulcorante desde principios del siglo XX. 

Así, ante determinados problemas de salud como el sobrepeso, la obesidad o la diabetes, el consumo de sacarina puede ser útil al mejorar la adherencia a la pauta alimentaria que se ha establecido para el tratamiento y control de la enfermedad.

Por otro lado, además de permitir reducir la cantidad de calorías ingeridas, la sacarina resulta útil en el control del azúcar en sangre y en la prevención de la caries dental.

OPCIÓN MÁS ELEGIDA

La sacarina es la opción que la mayoría elegimos para sustituir el consumo de azúcar porque endulza igualmente. Su sabor no difiere mucho y el resultado es igualmente satisfactorio. Pero, lejos de esto, casi todos nos fijamos en sus calorías: no tiene.

Sin embargo, también debemos contemplar que se trata de un edulcorante artificial, y no conviene tomarlo sin control.

Otro de los beneficios de este edulcorante es que no provoca adicción en nuestro cuerpo. Y es que, es evidente que lo dulce nos gusta más, ya que por naturaleza es más agradable al paladar.

Por supuesto que no se trata sólo de tomarse un café con sacarina y comerse después un pastel, sino de llevar una dieta saludable, acompañada de actividad física y del control de un profesional.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)