“Bajo contenido en…”, una etiqueta que puede confundir a los consumidores

Las afirmaciones del etiquetado nutricional de algunos alimentos pueden ser engañosas y hacerlos parecer saludables a nivel general.

“Bajo contenido en…”, una etiqueta que puede confundir a los consumidores

time 1 min

20.04.2017 - 10:30

Hace ya un tiempo que entró en vigor el reglamento para regular el etiquetado de los alimentos. Con ello, se pretendía dar una mayor visibilidad a las informaciones que contienen estas etiquetas y ayudar a los consumidores a tener un mejor conocimiento de los alimentos. Sin embargo, aún hay algunas etiquetas que logran confundir a los consumidores…

Concretamente, las afirmaciones de “bajo contenido en…”, “bajo en sal”, “sin grasa” pueden ser engañosas y según una información publicada por la agencia Reuters, estas afirmaciones se basan en comparaciones con otros alimentos y no son definiciones estándar.
"Realmente los productos no están técnicamente equivocados, sino que las reglas que les permiten hacer este tipo de reclamo varían según la demanda y la categoría de cada alimento"

“Los consumidores deben darle la vuelta al paquete y mirar el perfil nutricional completo, así como la lista de ingredientes para obtener una mejor idea de si el producto es en general más sano o no”, ha establecido la doctora Lindsey Smith Taillie, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Esta investigadora y su equipo llevaron a cabo un estudio que determinó que, en promedio, los alimentos envasados con propiedades nutritivas bajas tenían un 32% menos de calorías, un11% menos de azúcar; y cerca de la mitad de grasa y sodio comparados con los alimentos sin esas afirmaciones.
“No obstante, que un producto tenga un bajo contenido de azúcar, por ejemplo, no significa que por defecto tenga una mejor calidad nutricional global”, asegura Smith Taillie.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) es la encargada de regular los reclamos relacionados con los productos que pueden dar lugar a un concepto erróneo del alimento.

En este sentido, desde el regulador concretan que “realmente los productos no están técnicamente equivocados, sino que las reglas que les permiten hacer este tipo de reclamo varían según la demanda y la categoría de cada alimento”.


Porque tú eres lo más importante… Estetic.es
Escribir un comentario (0)