CUIDADO CORPORAL

Glúteos a la carta y sin celulitis: así es el tratamiento para lucir un trasero de infarto

El Centro Médico Lajo Plaza acaba de incorporar Curve Reboot, un tratamiento estético para dar respuesta a la demanda creciente por un trasero firme.

Trasero (Foto. Freepik)
Trasero (Foto. Freepik)

time 2 min

02.05.2021 - 22:00

El Centro Médico Lajo Plaza acaba de incorporar Curve Reboot, un tratamiento estético para dar respuesta a la demanda creciente por un trasero firme, respingón, de dimensiones potentes y a ser posible, en forma de corazón y que, de paso, elimina la celulitis.

Como aclara la doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza, ''decimos ''casi'' porque solo hay un tipo de glúteo en el que el milagro no puede producirse: aquel que tiene forma de ''V''. Para todos los demás, este nuevo ácido poliláctico corporal transforma y proyecta la forma deseada en una sola sesión''.

¿Qué es el ácido poliláctico? A diferencia del ácido hialurónico convencional, que se utiliza desde hace años para dar volumen a las retaguardias más escuetas, flácidas o planas, o los implantes, se comporta como un relleno dérmico bioestimulante que produce colágeno nuevo y mejora sustancialmente la firmeza, además de aumentar el volumen donde es necesario, redondeando de una forma muy natural. Ya existía anteriormente, y ha demostrado una gran eficacia reposicionando y proyectando los volúmenes del rostro, pero su versión corporal ha sido especialmente creada para trabajar sobre áreas más grandes. Además, tiene la capacidad de mejorar la firmeza y reducir la apariencia de la celulitis.

PASO A PASO

Este ácido se presenta en polvo y debe mezclarse inmediatamente antes de su aplicación con agua esterilizada.

Los resultados son muy naturales y se empiezan a apreciar tres meses después de la intervención, cuando el glúteo empieza a adquirir la forma deseada

Después de estudiar detenidamente la forma natural del glúteo y marcar las zonas a trabajar, se introduce una microcánula para inyectar el ácido poliláctico en abanico o expresamente en las zonas a proyectar.

Se puede aplicar anestesia local, pero se trata de un tratamiento prácticamente indoloro y no requiere reposo. Lo único que hay que hacer es realizar masajes locales las primeras 48-72 horas después del tratamiento.

Los resultados son muy naturales y se empiezan a apreciar tres meses después de la intervención, cuando el glúteo empieza a adquirir la forma deseada. Pueden durar alrededor de dos años y pueden ser necesarios dos sesiones, dependiendo de cada caso.

¿CUÁL TE REPRESENTA?

La doctora Paula Rosso sabe cómo trabajar cada uno para que el resultado sea perfecto.

-En forma de ''A''. Hay que realzar y remodelar. Por lo general basta inyectar el producto en la zona media y central para que queden redondeados y turgentes a pesar de la flacidez.

-''Curvy'' pero caído. Aunque puede sonar paradójico, hay que aportar volumen a la zona inferior. En unos meses, el colágeno empezará a traccionar y obrará milagros.

-Cuadrado. Que no cunda el pánico. Puede ser formateado a medida y por lo general, basta con inyectar volumen en una zona para que respinguen y se redondeen. 

-Corazón invertido. Aumentando el tamaño de la parte inferior y media, quedan perfectos.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto