CUIDADO DE LA PIEL

Piel luminosa, rejuvenecida y libre de imperfecciones con este protocolo

El tratamiento Carbon Peel es uno de los protocolos de moda que más adeptos está ganando en los últimos tiempos.

Tratamiento facial (Foto. Freepik)
Tratamiento facial (Foto. Freepik)

time 2 min

18.12.2021 - 22:00

El tratamiento Carbon Peel es uno de los protocolos de moda que más adeptos está ganando en los últimos tiempos. Se trata de un tratamiento que en breve será el más demandado, ya que sus resultados son el sueño de todas: un extra de luminosidad en una piel renovada y visiblemente rejuvenecida y, lo mejor de todo, en un procedimiento rápido e indoloro.

El ingrediente secreto que consigue revitalizar el cutis es el carbón activado de origen vegetal que, junto a la plataforma láser Neodimio, forman la combinación ganadora: el poderoso mineral usado como mascarilla y un láser de última generación, consigue unos resultados sorprendentes.

"Ahora estamos llegando un paso más allá con el poder de la luz y la potencia de recuperación que tiene para la dermis. El láser nos permite formar colágeno, cerrar el poro, eliminar alteraciones antiestéticas como manchas, lentigos solares o cuperosis y nos proporciona una piel luminosa y podríamos decir que de porcelana", explica la doctora Carmen Martín, médico especialista en medicina estética.

El carbón activado para la piel es un gran limpiador que elimina impurezas y restos de suciedad en la piel como los puntos negros. También controla el exceso de grasa, por lo que se utiliza para equilibrar pieles mixtas o grasas y en tratamientos de ciertos problemas cutáneos, como el acné. En general, suaviza el cutis, dándole una apariencia más uniforme y refinada, aporta luminosidad, de forma que la piel se ve limpia y radiante. Gracias a su poder exfoliante renueva la piel y la aclara.

El carbón activado para la piel es un gran limpiador que elimina impurezas y restos de suciedad en la piel como los puntos negros

Por su parte, el láser de neodimio, conocido como láser Nd-YAG, emite unas series de pulsos de alta energía que se dan en breves espacios de tiempo (nanosegundos), algo inferiores a los tiempos de relajación térmico de los tejidos diana. Esto, junto a la emisión de doble frecuencia del dispositivo, permite que pueda realizarse con éxito un resurfacing de los signos del envejececimiento y tratar con éxito imperfecciones en todo tipo de pieles.

Es un tratamiento ideal para personas que quieran mejora la textura y coloración de la piel, reducir el tamaño del poro y/o el flushing sin que tengan que someterse a tratamientos más agresivos que requieran un periodo de baja. El tratamiento con láser de neodimio de pulso corto tiene un riesgo de efectos adversos cercano a cero.

PASO A PASO

El protocolo comienza extendiendo por todo el rostro, excepto en la zona de los ojos, carbón activado con un lipstick a modo de mascarilla mineral, que se deja actuar para que penetre profundamente en los poros y absorba todas las impurezas.

A continuación, sobre esta mascarilla de carbón activado, se dispara el láser que, al emitir toda la energía lumínica sobre el carbón activado, lo pulveriza, eliminando, al mismo tiempo, las células muertas de la superficie de la capa córnea, produciendo una exfoliación suave, para una piel renovada, con el tono más uniforme y el tamaño de los poros más pequeño.

Con la aplicación del láser, la alta absorción del pigmento del carbón activado genera un efecto térmico de calor que estimula la producción de colágeno y elastina, y conduce a un rejuvenecimiento general de la piel, que se alisa y disminuye así las pequeñas arrugas de expresión.

El protocolo finaliza con la aplicación de una mascarilla regeneradora y el paciente se lleva a casa unas cremas específicas recuperadoras. 

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto