CUIDADO CORPORAL

Descubre los tratamientos beauty más extravagantes de la historia

Germaine de Capuccini Goya te presenta algunos de los tratamientos más locos.

Nuestros antepasados se sometían a tratamientos de belleza extraños (Foto. Freepik)
Nuestros antepasados se sometían a tratamientos de belleza extraños (Foto. Freepik)

time 2 min

07.11.2019 - 22:00

La belleza y la eterna juventud llevan preocupando al ser humano desde el principio de los tiempos. En la ardua tarea de conseguir la divinidad y la perfección, nuestros antepasados se sometían a verdaderas torturas, tratamientos de belleza extraños, inusuales y hasta peligrosos, según el canon estético imperante en cada época.

Por ello, el Centro de Estética Goya te presenta algunos de los más locos y extravagantes.

1. Modificaciones craneales. En la antigua sociedad maya, las cabezas deformes eran sinónimo de belleza. Cuando nacía un bebé, le aplastaban la cabeza con una tabla, especialmente si era niña, ya que eso le aseguraría una vida próspera por su belleza única.

2. Orina para los dientes. En la Antigua Roma, las clases altas de la sociedad estaban obsesionadas con la salud dental. La limpieza bucodental se basaba en productos compuestos por orina, ya que el amoníaco que contiene actuaba como desinfectante. Además, recomendaban la micción de los portugueses, que llegó a convertirse en un producto de lujo por el que se pagaba cantidades desorbitadas de dinero.

La belleza y la eterna juventud llevan preocupando al ser humano desde el principio de los tiempos

3. Trozos de ternera para el cutis. Cleopatra, una de las musas de la belleza que nos ha dado la Historia, colocaba trozos de carne de ternera sobre la piel para mantenerla tersa y libre de flacidez.

4. Unicejo. En Grecia, tener un entrecejo poblado era un símbolo de belleza. Las personas que no poseían el vello suficiente, lo pintaban o se adherían pelo de animal a la piel. Otro de los deseos de los griegos por alcanzar la divinidad era ser poseedor de unos labios frondosos, algo que no resultaría extraño en la actualidad, salvo que, como técnica, utilizaban espinas de rosas o pinchazos de abeja para conseguir más volumen.

5. Depilación con arsénico. En el siglo XVI, tener una piel tersa y suave ya era un sueño para casi todas las mujeres. Utilizaban una pasta depilatoria hecha de arsénico, lima y cal, creada por los boticarios de la época y sin control sanitario. Unos años después pasaron a depilarse con papel de lija.

6. Estiércol de gato y vinagre para el pelo apagado. Las mujeres del Renacimiento daban mucha importancia a tener una melena brillante y suave. Utilizaban esta fórmula, nada agradable, para hacer "revivir" su pelo. Para lograr el cabello dorado ansiado de la época, recurrían a mezclas de azufre, cebolla y otros componentes.

7. Mascarilla de plomo. En la época victoriana, se concebía que la nobleza y las personas de la alta posición social debían tener la piel lo más blanca posible, ya que la tez oscura se relacionaba con los trabajos forzosos al sol. Para ello, utilizaban compuestos de plomo, óxido y carbonato de calcio para conseguir el efecto porcelana. Esta clase de elementos tóxicos producían irritaciones, hinchazones, calvicie e, incluso, podían llegar a producir la muerte por intoxicación.

Porque tú eres lo más importante... Estetic.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto