Menú
ENTREVISTA CONSALUD.ES

“No hacemos milagros, la gente tiene que quedarse embarazada joven”

Luis Martínez, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF)

Para Luis Martínez, presidente de la SEF, la edad es clave para quedarse embarazada
Para Luis Martínez, presidente de la SEF, la edad es clave para quedarse embarazada

time 6 min

10.02.2019 - 00:00

Para el presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), Luis Martínez Navarro, hay un aspecto clave en la fertilidad, la edad. Como él mismo dice, "no hacen milagros", pero España es un referente internacional en tratamientos de reproducción asistida, compitiendo con grandes potencias como EE.UU. y Japón. No obstante, todavía queda mucho por hacer. Para empezar, "que la gente tenga confianza en las clínicas de reproducción españolas". Sobre estos temas y el futuro de las técnicas ha hablado Martínez Navarro para ConSalud.es.

¿Cuál es la situación actual de la infertilidad en España? Parece que las cifras siguen creciendo.

Lo que ha habido es un cambio en la edad de mujeres que consultan en clínicas de reproducción, que cada vez es más alta. Por tanto, se han incrementando los tratamientos que se aplican a este tipo de mujeres. Realmente lo que es a nivel de tratamiento, está todo bastante estable.

Por tanto, ¿la edad es la clave?

Sí, totalmente. La mujer conforme más edad tiene, más problemas de esterilidad presenta. Esto sin entrar en otro tipo de patologías, que también pueden agravarse por este mismo motivo. Solamente el hecho de incrementar la edad significa disminuir tus posibilidades de embarazo.

¿Las alternativas en estos casos?

Cuando hablamos de tratamientos de fertilidad, todos se basan en obtener una buena cantidad y calidad de óvulos de una paciente; si esto no se da, no se va a poder hacer una fecundación in vitro o un diagnóstico genético preimplantacional y se va a tener que recurrir a donación de ovocitos, que es la técnica que más ha crecido en los últimos años.

“Las pacientes tienen en cada momento una tasa de embarazo y tienen que entender sus posibilidades”

Dada la importante demanda de los tratamientos de reproducción asistida en nuestro país, ¿el sistema público puede dar respuesta a ella?

La sanidad pública realmente realiza casi todos los tratamientos a los que se puede acceder en la privada, otra cosa es el volumen.

La pública no tiene una disponibilidad de óvulos de donantes como la privada. Nosotros tenemos una menor disponibilidad de óvulos de donante, por ende, la mayoría de los centros tienen limitado el acceso a esta técnica a grupos de mujeres con menopausias precoces, trastornos genéticos, etcétera.

Otro grupo de mujeres son mujeres con pocos óvulos o mala calidad (no funciona bien). Este tipo de mujeres pasan a la sanidad privada a donación de óvulos, ya que todavía no se hace en la pública.

La técnica más habitual es la FIV y no hay restricciones en la pública, lo que hay es mucha demanda.  De hecho, aunque han crecido los centros de la pública, la demanda es enorme. Para dar toda esa respuesta sería necesario mejorar los laboratorios, introducir más ginecólogos, embriólogos… pero para eso hace falta una economía que actualmente no tenemos.

Y ahora que tanto se habla del "negocio" de las clínicas privadas de reproducción, ¿qué opinión le merce?

La gente tiene que tener confianza en las clínicas de reproducción. La privada, en reproducción como en cualquier otra actividad, cubre la demanda que no es capaz de abarcar la pública. Esto ocurre en reproducción, pero también en otros ámbitos como es el caso de otras profesionales como la de los dentistas. De hecho, hay más clínicas dentales que de reproducción, no entiendo, por tanto, por qué se centran en reproducción cuando hay aspectos sanitarios que podrían ser muy discutibles y que no precisan tantos requerimientos como nosotros.

“En número de ciclos de reproducción, junto a Japón y EEUU, somos los que más hacemos y lo hacemos bien”

Por otra parte, quiero dejar claro que lo que no hacemos son milagros. Es importante transmitírselo a los pacientes. Los pacientes tienen en cada momento una tasa de embarazo y tienen que entender sus posibilidades. 

La gente tiene que pensar que tiene que quedarse embarazada antes, si no lo hace, que guarden sus óvulos cuando son jóvenes, porque luego es más complicado. Las técnicas de reproducción no solucionan todo.

Ahora que habla de ginecólogos, embriólogos… ¿cuántos profesionales componen una unidad de reproducción asistida?

Mínimo, hay ginecólogos, embriólogos, enfermeras, todos a disposición del paciente para que le ciclo sea más llevadero. También se han incorporado servicios como el de psicología en las clínicas privadas, que tratan el aspecto emocional. A su vez, tenemos línea directa con los andrólogos, con los infectólogos, con los hematólogos… En fin hay un gran abanico de profesionales que intervienen. También se han incorporado últimamente los inmunólogos.

En el ámbito de la investigación, ¿en qué punto estamos?

El gran campo de la investigación son los aspectos genéticos. Ahora mismo hay ya algunos trabajos, incluso test que pueden determinar qué hormona es preferible poner a  una señora para que respondan mejor sus ovarios en base al estudio de alteraciones polimorfismo de receptores de FSH, por ejemplo. Tenemos datos que también nos permiten ver si una pareja es más o menso compatible en virtud de que sean portadores de determinadas enfermedades recesivas.

"El concepto “turismo de fertilidad” no me gusta, ya que la gente viene porque en sus países no pueden acceder a estas técnicas y en España la ley sí lo permite"

Y, en estos momentos, ¿cuáles son las principales demandas de la SEF?

Además, el embrión lo podemos estudiar de múltiples enfermedades gracias al diagnóstico genético preimplantacional.

La genética va a revolucionar todos estos parámetros. Esto se va a producir gracias al abaratamiento de todos los diagnósticos genéticos.

¿Y cuál es la efectividad de los tratamientos actuales?

Depende del tratamiento y luego hay un parámetro básico que es la edad de la paciente. Si nos vamos a in vitro, una paciente de menos de 35 años en una sola transferencia tiene tasa de embarazo de 45%; si tiene 40 años o más, su tasa de embarazo se queda en un 20%. La eficacia del tratamiento viene en base de la pareja a la que estás tratando y, en ese punto, la edad de la mujer y la reserva de óvulos son fundamentales. Si hay bastante y de buena calidad, la tasa de embarazo es alta, no solo hay que pensar la tasa de embarazo en la primera transferencia, sino también si se han congelado embriones.

Si nos movemos en mujeres de más de 40 años, evidentemente la tasa de embarazo con ese óvulo es más bajo. Si recurren a donación de ovocitos, volvemos a elevar las tasas de embarazo por cada transferencia que realizamos.

Esto se podrá incrementar cuando podamos estudiar de manera barata todos los embriones que transferimos y solo seleccionar aquellos que son cromosómicamente normales, y, si además podemos definir en el endometrio cuál es el momento ideal, se favorecerán en el futuro las tasas de embarazo.

Recientemente se ha celebrado Fitur en Madrid. Este acontecimiento ha vuelto a poner sobre la mesa el concepto de “turismo de fertilidad”. ¿Viene mucha gente a nuestro país a tratarse?

Sí viene gente a tratarse de fuera. En los registros de la SEF aparecen los datos. En total en 2016, hubo 12.900 pacientes de otros países. Fundamentalmente de Francia e Italia. Y la causa principal es que recurren a técnicas que en su país no se pueden llevar a cabo. Por ejemplo, la inseminación con semen de donante (en Francia e Italia, sin pareja masculina o mujeres solas no pueden inseminarse con semen de donante).

No obstante, el concepto “turismo de fertilidad” no me gusta, ya que la gente viene porque en sus países no pueden acceder a estas técnicas y en España la ley sí lo permite.

Y, en estos momentos, ¿cuáles son las principales demandas de la SEF?

La ley española hay que modificarla. Tenemos una de 2006, y de ese año hasta ahora han evolucionado las técnicas de tal manera que en algunos aspectos rallamos lo que la ley prohíbe.

Por ejemplo, la donación de ovocitos o semen. La ley dice que cuando hay seis niños nacidos vivos, esos donantes ya no pueden procrear más. Esto estaba bien en 2006. Pero actualmente, las mujeres tienen embriones congelados de ese mismo donante y, entonces, ¿qué hacemos con ellos? Esa problemática en otros países ya se está gestionando de otra manera, por ejemplo, hay un mayor número de niños nacidos por

"Caro que ha habido un incremento de clínicas, pero si miras los registros, no ha habido un incremento de ciclos. Lo que pasa es que el tratamiento se reparte entre más clínicas"

Otros aspectos a modificar en la ley es que si un señor se muere durante el tratamiento, la señora tiene un año para transferirse. Si tiene una niña y quiere utilizar alguno de los embriones congelados, al haber pasado un año, tendrá que ir a un juez.

¿Y se ha producido un incremento de profesionales debido a la demanda?

Hay 306 clínicas y claro que ha habido un incremento de clínicas, pero si miras los registros, no ha habido un incremento de ciclos. Lo que pasa es que el tratamiento se reparte entre más clínicas.

Y sí, claro que hay más clínicas. Sobre si el modelo es el más adecuado, solo puedo decir que montar una clínica de reproducción requiere de muchas garantías y requisitos. La única actividad con regulación especial en sanidad es la reproducción asistida; tiene una ley específica, que se revisa cada dos años. Estamos muy regulados.

Se puede decir, por tanto, que somos un referente

España siempre ha sido referente y muy considerada  a nivel internacional. En número de ciclos de reproducción, junto a Japón y EEUU, somos los que más hacemos y, además, lo hacemos bien.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto