“Cambiazo climático”

Jefe de las Unidades del Dolor del Hospital Sur, La Luz y Valle del Henares de Quirónsalud.

time 3 min

19.11.2021 - 10:00

Realmente es descorazonador leer la prensa internacional tras la cumbre del clima celebrada la pasada semana en Glasgow. Muy buenas intenciones, maravillosas pretensiones, pero todo acaba convertido en humo de pajas. Los proyectos de máximos iniciales de las 200 delegaciones internacionales pronto acabaron reducidos a acuerdos de mínimos que finalmente concluyeron en mera anécdota.

Conociendo los paneles elaborados por expertos sobre las consecuencias de la emanación de gases que producen el llamado “efecto invernadero”, el objetivo de esta y otras cumbres anteriores era reducir el calentamiento global. Para la ocasión se fijó en 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales.

Las representaciones de los países presentes en la #COP26 han medido sus fuerzas pero los intereses contrapuestos han convertido los pomposos acuerdos en mínimos ridículos y vuelta cada uno a su casa hasta la próxima cumbre en que todo volverá a empezar.

Para reducir ese escaso 1,5ºC antes de 2030 habría que rebajar un 45% las emanaciones de CO2 frenando el uso de combustibles fósiles (fundamentalmente del carbón), disminuyendo la producción de metano (causado mayormente por explotaciones agropecuarias), y protegiendo océanos y bosques, pero todo ha concluido con dudas muy soberanas sobre el cumplimiento global del pacto, y el riesgo real apunta a que la temperatura finalmente subirá 2,4ºC.

"La escasez e insalubridad del agua arrastrará mayor frecuencia de brotes epidémicos, malnutrición y en general mayor incidencia de brotes infecto-contagiosos"

En palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, “seguimos llamando a la puerta de la catástrofe climática. Es hora de pasar al Modo Emergencia”, lo cual resulta desolador. El empleo de eufemismos y de arreglos finales a modo de parche dejan una válvula para el incumplimiento masivo.

Llevamos años viendo idéntico comportamiento errático y burlesco. Más que Cumbre del Clima, parece un cambiazo climático de última hora. Países ricos compran la cuota de vertido de países pobres, que luego no se les pagan y encima sufren las consecuencias de la devastación del cambio climático generado por las infracciones de los ricos en sus modestas economías y en sus vulnerables ecosistemas.

De seguir la progresión sobre el incremento de temperaturas por la emisión de los gases invernadero aumentaría la frecuencia de aguaceros, tanto como el de sequías, se reproducirían las olas de calor extremo, continuaría el deshielo, lo que incrementaría el nivel del mar en bastantes centímetros.

Todo ello acarrearía cambios en el ciclo del agua, catástrofe en la agricultura, ganadería y toda la cadena alimentaria. La acidificación de los océanos por exceso de CO2 exterminaría a muchas especies animales, muchas de consumo doméstico.

A escala humana, la escasez e insalubridad del agua arrastrará mayor frecuencia de brotes epidémicos, malnutrición y en general mayor incidencia de brotes infecto-contagiosos. Sin minusvalorar los trastornos mentales que acompañan a las desgracias naturales, como terremotos, huracanes, incendios, etc, al asolar propiedades y sembrar de pobreza y destrucción cuanto tocan.

Es cierto que nuestro organismo tiene una gran capacidad de adaptación a los cambios, pero la velocidad de estos también puede provocar desajustes en los sistemas de defensa y, ante repetidos impactos perjudiciales, la salud lógicamente se debilitará.

"Es cierto que nuestro organismo tiene una gran capacidad de adaptación a los cambios, pero la velocidad de estos también puede provocar desajustes en los sistemas de defensa y, ante repetidos impactos perjudiciales, la salud lógicamente se debilitará"

Al margen de que no dispongamos de suficientes expertos sanitarios en los efectos de la metamorfosis climática, como ya hemos apreciado recientemente con la pandemia, precisamos de unas redes asistenciales organizadas y adaptables para asistir a las diferentes contingencias que puedan anticipar los equipos asesores.

No hace falta ser un experto mundial en Clima para darse cuenta de que la mejor virtud para colaborar parte de cada uno de nosotros contribuyendo individual y responsablemente evitando el desperdicio masivo de comida, reduciendo la ingesta de carnes animales (grandes consumidores de prados, soja y antibióticos) que emanan metano, facilitando el reciclaje de desechos, electrodomésticos e incluso ropa, desechando vehículos contaminantes, así como cuidar de la Naturaleza, generadora ambiental de O2, por ejemplo, contribuyendo con la reforestación planificada y adecuada de los bosques y parques nacionales.

El ser humano ha venido adaptándose a la Naturaleza, pero hemos entrado en una etapa en la que es la Naturaleza la que se está adaptando a la acción humana y las consecuencias posiblemente se escapen de la capacidad para controlarlas.

Hemos de asumir un estado de perpetua conservación y transformación del Medio Ambiente y por supuesto debemos atender las recomendaciones de quienes dedican su vida a cuidar de este ecosistema que llamamos Tierra. Si no rectificamos, si seguimos degradando y tiranizando el Planeta, puede que hayamos empezado a escribir su epílogo antes de lo que imaginamos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto