Menú

Derecho a la intimidad, el olvidado con el MIR Pablo Escribano

Directora de Publicaciones del Grupo Mediforum

time 2 min

07.05.2018 - 15:57

Puede que el nombre de Pablo Escribano Taioli no te suene de nada, pero si hablamos del 'MIR hallado muerto', entonces sabrás al momento de quién habla este artículo. Hasta hace unos días Pablo era una persona anónima, un residente MIR del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, quien con 29 años tenía toda una vida y una trayectoria profesional, larga y prometedora, por delante.

Hasta hace unos días, la población solo difundía una imagen del joven, cedida por sus familiares y amigos para hacerse eco de su desparición en Madrid, con el ánimo y la esperanza puesta en que Pablo apareciera de un momento a otro en su casa o en el hospital.

Hasta hace unos días, nadie cuestionaba la labor profesional, intachable por lo que se sabe, de Pablo, a quien de la noche a la mañana, miles de personas critican e insultan sin razones ni motivos.

Comentarios Facebook Pablo EscribanoY es que, desde que su cuerpo apareciera sin vida, numerosos medios se han hecho eco de infinidad de conjeturas sobre las causas de su muerte. "Sobredosis", se aventuraron desde un primer momento a señalar; a continuación los visionarios anunciaban "muerte por consumo de Popper", y, por último, la reseña innecesaria de que "apareció junto a otro hombre". Todo esto sin una autopsia por delante, sin que Pablo, ni sus familiares, hayan hecho nada para merecer tal aluvión de (innecesaria, de nuevo) información sobre su muerte.

El punto aquí no es saber cómo murió Pablo Escribano, algo que solo concierne a su familia y amigos; sino hasta qué punto el morbo y la necesidad de 'clicks' los medios han aprovechado una desgracia para hacer sangría de un joven que, hasta ahora, vivía y trabajaba en el anonimato.

El derecho a la información existe, pero también el derecho a la intimidad; discernir la línea entre lo informativo y el morbo, la verdad y las hipótesis y, sobre todo, la línea de lo humano. 

Todavía no ha salido una autopsia y los medios vaticinan una muerte rodeada de sexo y drogas, todo ello acompañado de crueles comentarios en las Redes Sociales cuestionando, ahora, la profesionalidad y vida de Pablo: "cómo es posible que un médico que sabe las maldades de la droga, las consuma", "qué pena de persona y de padres", "estamos tan aburridos que no sabemos divertirnos sin un chute", "ya no se puede confiar en nadie", "y encima médico, ¿en qué manos estamos?", esto son solo algunas de las "condolencias" que han dejado los usuarios a los familiares y amigos del joven.

Por suerte, todavía queda gente con integridad (o, más bien, moralidad) que entiende que "lo que importa ahora es el respeto a los padres y familiares que han perdido a un ser amado", "que pena que lo que vende es la carnaza", "¿sabéis lo que es el respeto a su intimidad?". 

Pues eso, intimidad. Y también, veracidad y ética, dos valores que deberían estar en la mente de todos los que desde un medio de comunicación, tenemos la capacidad de difundir información a millones de personas.

DEP Pablo Escribano

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (17)
0 + 0 -
maria, 2018-08-06 10:09:00

Me gusta el artículo, han juzgado a una persona sin saber lo que le ha pasado. Nos parece extraño sin embargo, y esperemos que no se haya visto sometido a ningún sufrimiento. DEP

1 + 1 -
Derecho al honor, le pese a quien le pese, 2018-05-20 10:32:23

Me alegro de que no se den más detalles a la prensa. Un respeto a los fallecidos.

1 + 3 -
Susana, 2018-05-14 16:52:47

Yo sigo este caso en particular porque me ha extrañado que un médico muriera por sobredosis como se ha dicho. Creo que el motivo de la muerte, en este caso debe ser de carácter público, ya que al ser imposible que un médico y un segundo hombre se hayan metido una sobredosis sin querer, seguramente la droga que ambos han consumido estaba adulterada con algo mortal, lo que puede provocar la muerte a cientos de personas. Sí, la droga es mala y que se drogue un médico es como un conductor q

3 + 0 -
Asco de código deontológico., 2018-05-10 16:56:13

En este país las cosas funcionan así, desgraciadamente: el derecho al honor y a la intimidad funciona solo para algunas personas, para otros, es "interés público". El único interés público es si lo han encontrado o no, el resto, sobra. Si los periodistas quieren hacer un artículo sobre le popper, que eviten utilizar la muerte de este chico para tal fin.

0 + 5 -
Virgina, 2018-05-10 04:45:46

Creo que esclarecer lo que a pasado no e invasión de privacidad, si informacion, ademas, un joven, medico o no,no muere asi sin mas, y en compañía de otro, dos muertes juntas en el mismo local no e casualidad y hay que esclarecer.Algo a pasado nesta casa,no algo normal, rutinero,algo muy grave,y, no creo que fue por la droga esta que dicen,que da mas placer, ni digo que sean los dos homoxexuales, esto no sabemos nadie,ni importa,si asi fuera, deberían estar en el mismo cuarto,no cada uno

Mostrar más

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto