Menú

El síndrome del corazón invertido, una cardiopatía congénita, “sin necesariamente consecuencias graves”

Este fin de semana conocíamos la muerte prematura de la exministra Carme Chacón, que padecía de dextrocardia, un tipo de cardiopatía congénita, conocida como síndrome del corazón invertido. Sobre esta enfermedad y su pronóstico ha hablado para ConSalud.es el cardiólogo de la Sociedad Española de Cardiología, Julián Villacastín.

El síndrome del corazón invertido, una cardiopatía congénita, “sin necesariamente consecuencias graves”
El síndrome del corazón invertido, una cardiopatía congénita, “sin necesariamente consecuencias graves”

time 3 min

10.04.2017 - 16:00

La prematura muerte de Carme Chacón ha conmocionado a la opinión pública por ser una pérdida tan prematura como inesperada. A sus 46 años, la exministra de Defensa había dejado ya la primera línea de la política española, pero seguía completamente en activo y convivía con normalidad con la cardiopatía congénita que padecía desde niña. Estas patologías afectan a un 1% de la población, es decir, se le diagnostican a 1 de cada 100 recién nacidos. Sin embargo, explica a ConSalud.es Julián Villacastín, cardiólogo y miembro de la Sociedad Española de Cardiología, que a la hora de hablar de cardiopatía congénita existen unas 25 tipologías, cada una con distintos niveles de gravedad. “Algunas sí que requieren una operación para que el paciente salga adelante, pero hay otras con las que se puede vivir perfectamente y llevar una vida normal”.

Carme Chacón desveló que padecía una dextrocardia, una enfermedad en la que el corazón se encuentra situado en la mitad derecha del tórax
Era el caso de la política española. Carme Chacón desveló en una entrevista en 2015 que padecía una dextrocardia, una enfermedad en la que el corazón se encuentra situado en la mitad derecha del tórax. “Tengo 35 pulsaciones por minuto, el corazón al revés, un bloqueo articular y ventricular completo”. Añadía también que llevaba “una vida normal y plena”.

En este sentido, el doctor Villacastín señala que esta enfermedad no tiene que provocar necesariamente consecuencias graves. “Tenemos que hablar con mucho cuidado, pero es muy probable que en el caso de Carme Chacón hubiera asociada otra patología”, ahonda este especialista.

LA ARRITMIA, CAUSA DEL 85% DE LAS MUERTES SÚBITAS

Aunque todavía se desconocen los motivos concretos del fallecimiento de la exministra, los especialistas señalan que en el 85% de los casos de muerte súbita, la causa se debe a una arritmia ventricular. “Esto se produce porque en un momento determinado, el corazón deja de latir rítmico (a unas 60 pulsaciones), y se produce una taquicardia rápida, dejando de salir sangre por la aorta”, desarrolla Julián Villacastin. Si bien la arritmia puede darse en cualquier circunstancia, las personas con cardiopatía congénita tienen aproximadamente “un 30% más de probabilidades de sufrir arritmia”. Lo más problemático de esta patología es que el tiempo de acción para poder salvar la vida es muy limitado, apenas 10 minutos, y la muerte frecuentemente ocurre cuando el paciente “está solo”.

"Actualmente, entre el 85 y el 90% de los enfermos con cardiopatía congénita grave llegan a la edad adulta"
Además, esta alteración del ritmo cardiaco es muy difícil de prevenir. “En la población en general, lo que más influye es el estilo de vida”, sostiene el especialista. Cuando afecta a pacientes con cardiopatías congénitas, hay dos factores que acrecientan los riesgos. “Tener cicatrices en el corazón por alguna cirugía, y el ventrículo izquierdo deprimido (que no se contrae como debiera)”. Normalmente, el corazón recibe un 70% de sangre. Cuando llega menos del 35%, el riesgo de muerte súbita es “elevado”. Como medida de prevención, la única opción es implantar un desfibrilador, un aparato un poco más grande que el marcapasos. “Pero no se le puede colocar a todo el mundo porque conlleva sus riesgos”, especifica el doctor.

EXPECTATIVAS DE VIDA

A pesar de los datos de muerte súbita y su relación con las cardiopatías congénitas, en los últimos años el pronóstico de vida de las personas con enfermedades del corazón ha mejorado considerablemente. En dos décadas, resalta el doctor Villacastín, la esperanza de supervivencia se ha despuntado. “Actualmente, entre el 85 y el 90% de estos enfermos llegan a la edad adulta. Hace 20 años, la cifra estaba en torno al 20%”



Porque todos necesitamos salud… ConSalud.es
Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto