Menú
CORONAVIRUS COVID-19 EN PRISIONES

La CESM y la SESP plantean medidas alternativas para la desescalada en las prisiones

La Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP) y la sección sindical de Prisiones de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) proponen diversas medidas específicas para la desescalada en los centros penitenciarios.

Imagen de una prisión. (Foto. CESM)
Imagen de una prisión. (Foto. CESM)

time 4 min

21.05.2020 - 00:00

El país en su conjunto, aunque a distintas velocidades, está iniciando medidas de desescalada dirigidas a llegar en el menor tiempo posible y con el menor riesgo a lo que se ha denominado la “nueva normalidad”. La pandemia de coronavirus Covid-19 en los centros penitenciarios parece haber comenzado a remitir ante una incidencia muy baja de contagios

De hecho, Instituciones Penitenciarias (II.PP) ha comenzado a implementar ya su plan de desescalada en las prisiones. Conocedores de la realidad que viven las cárceles españolas, la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) consideran que por sus características especiales, los centros penitenciarios deben realizar su propia desescalada para llegar a su “nueva normalidad” minimizando los riesgos de transmisión del SARS CoV-2 y evitar que se produzcan dentro de los centros los brotes epidémicos que hasta ahora hemos conseguido controlar.

La SESP y CESM plantean recomendaciones complementarias a las realizadas por el Ministerio del Interior e Instituciones Penitenciarias

Por esa razón, la SESP y la CESM han elaborado un documento de consenso con recomendaciones para actividades generales y de forma específica para las situaciones especiales que así lo requieran. "Tratamos de mantener un equilibrio entre los principios de desescalada para la ciudadanía en general y los peligros que conlleva ser una institución cerrada", exponen ambas organizaciones.

Los médicos de Prisiones aclaran que "estas recomendaciones son complementarias a las emitidas y las que puedan ser emitidas por el Ministerio de Sanidad y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, tanto recomendaciones generales como específicas para centros penitenciarios". Están basadas en criterios fundamentalmente sanitarios y creemos pueden ayudar a mejorar las actuaciones a realizar durante la desescalada en las prisiones.

RECOMENDACIONES GENERALES

Como punto de partida creen que es "absolutamente necesario" tener un conocimiento "lo más amplio posible" de la situación inmunológica de todos los trabajadores penitenciarios (sanitarios, funcionarios, personal laboral, etc…) por lo que entienden que los Servicios de Salud Laboral deben organizar y promover la realización de test serológicos a todo el personal que trabaje en cada centro.

Asimismo, deben realizar el estudio oportuno a aquellos que resulten positivos a algún anticuerpo para tratar de evitar que sean los trabajadores los que introduzcan el SARS CoV-2 en el interior de los centros.

SESP y CESM indican que la Secretaría General de II.PP debe proporcionar los medios de protección, mascarillas (quirúrgicas y FFP2), guantes, batas impermeables, buzos y pantallas necesarios "de forma continua y suficiente" tanto para trabajadores como para internos.

Con respecto al material de diagnóstico, ambas entidades consideran que se deben proporcionar “test rápidos” que discriminen IgM e IgG. Del mismo modo, exigen que se asegure la posibilidad de recogida de muestras tanto para PCR como para pruebas serológicas (Elisa, CLIA) en todos los centros penitenciarios y su remisión al laboratorio de microbiología de referencia en todos los casos en los que aún no esté habilitado el circuito previamente.

Entre otras medidas, establecen que el uso obligatorio de mascarillas quirúrgicas para los funcionarios, personal laboral y colaboradores "siempre que estén en el interior del centro penitenciario" y fomentar la Educación para la Salud.

Imagen de una prisión. (Foto. Pixabay)Imagen de una prisión. (Foto. Pixabay)

RECOMENDACIONES ESPECÍFICAS

Los médicos de Prisiones plantean una desescalada propia para los trabajores externos:

  1. Fase 1 en la provincia: Se debe permitir el pase al interior a aquellos profesionales externos cuya función sea considerada de importancia tales como odontólogos, técnicos de radiología, ópticos, terapeutas de drogodependencia, terapeutas de Salud Mental, etc.
  2. Fase 2 o posterior en la provincia: Se autorizará al resto de colaboradores externos de ONGs.
  3. Se recomendará y facilitará a todos los anteriores la realización de un test serológico previo a su reingreso.
  4. Deberán seguir las mismas medidas de prevención e higiene personal que el resto de trabajadores incluida la obligatoriedad de uso de mascarilla quirúrgica.

MEDIDAS PARA INGRESOS

El documento también recoge medidas específicas a la hora de realizar ingresos. "Como primera recomendación general se debe asegurar con las Fuerzas de Seguridad que los vehículos de transporte son desinfectados tras cada uso con internos para minimizar la posibilidad de transmisión del SARS Cov-2 durante cualquier tipo de traslado. Se recomienda la colocación o disposición cercana de dispensador de gel hidroalcohólico en la entrada de los mismos", expone la propuesta de la SESP y la CESM.

Asimismo, se debe acordar con el Hospital de referencia que se realice PCR a todo interno previamente a su alta hospitalaria tras haber permanecido ingresado en el mismo por cualquier motivo.

En el momento actual la duración de las cuarentenas que se están realizando a los ingresos de libertad es la recomendada de 14 días. "Entendemos que en el momento en el que se reanuden los permisos ordinarios y extraordinarios en la mayoría de los Centros mantener esta duración puede ser inviable tanto por problemas de infraestructura como de personal sanitario por lo que teniendo en consideración que la evidencia científica nos dice que la mayoría de los casos suele ser de entre 4 y 5 días con una mediana de 5,1 días nuestra recomendación será que es posible la valoración según los casos de disminuir las cuarentenas, en caso de mantenerse, a 7 días", sostienen.

En la línea de lo manifestado por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), consideran que "a día de hoy no está recomendado el uso de guantes de forma generalizada".

"Siempre y sin excepción, ante la más mínima sospecha clínica presente en algún interno, independientemente del origen de su ingreso, se debe proceder a su aislamiento y se debe realizar PCR lo antes posible no pudiéndose levantar el aislamiento hasta que esta sea negativa. Del mismo modo se debe actuar ante cualquier resultado positivo de IgM o de Anticuerpos Totales tanto de test rápidos como de serologías".

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto