Y menor confusión en la población

La combinación de vacunas contra la Covid-19 proporcionaría respuestas inmunitarias más robustas

Los resultados preliminares de un estudio en desarrollo por los NIH refuerzan el importante papel que podría jugar la combinación de vacunas a la hora de administrar refuerzos a la población general.

Científico analizando muestras en un microscopio (Foto. Freepik)
Científico analizando muestras en un microscopio (Foto. Freepik)

time 4 min

22.10.2021 - 00:00

Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) han iniciado un estudio que tiene como objetivo evaluar la administración de dosis de refuerzo con vacunas diferentes a las que se administraron para completar la pauta de inmunización primaria. De acuerdo a los primeros resultados preliminares, esta política de vacunación proporcionaría dos ventajas principales.

La primera de ellas es que la investigación sugiere que se generaría una respuesta inmunitaria más férrea, y se reduciría la confusión entre la población sobre los distintos sueros. Unos resultados similiares a los obtenidos en un estudio en curso en Reino Unido.

Los expertos no se sorprenden ante estos resultados y la seguridad que supone la combinación de vacunas. Si ponemos por ejemplo el foco en las vacunas contra la influenza, solo en Estados Unidos están fabricadas por entre seis o siete compañías distintas que emplean una amplia variedad de fórmulas. En muchos países los niños reciben vacunas contra la poliomielitis mediante una inyección y el refuerzo administrado años después se realiza con una formulación oral diferente. Un sistema que es más seguro y eficaz según la evidencia con la que se cuenta.

Las vacunas contra la Covid-19 desarrolladas por Pfizer/BioNTech y Moderna se basan en tecnología de ARNm. Estas fabrican material genético que se “envuelve” en lípidos para instruir a las células de nuestro cuerpo a emular pequeños fragmentos de coronavirus que estimulen nuestra respuesta inmune. La vacuna de Johnson & Johnson (Janssen) se ha desarrollado mediante el uso de un virus del resfriado común modificado genéticamente conocido como adenovirus que no puede replicarse por sí mismo, pero sí estimula la respuesta inmune.

En el caso de la vacuna de AstraZeneca se sigue una tecnología similar a la de Johnson & Johnson. Varios estudios han demostrado que la alternancia de dosis de esta vacuna con la de Pfizer genera una fuerte respuesta inmunitaria.

Una vacuna basada en un vector viral, como es el caso de Janssen o AstraZeneca, estimula una fuerte inmunidad celular. Las vacunas de ARNm estimulan potentes oleadas de anticuerpos. “La combinación de dosis puede ampliar profundamente la respuesta inmunológica”

La doctora Angela Branche, profesora asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester, explica en CNN que mezclar diferentes tipos de vacunas podría ampliar el tipo de respuesta inmune. Una vacuna basada en un vector viral, como es el caso de Janssen o AstraZeneca, estimula una fuerte inmunidad celular. Las vacunas de ARNm estimulan potentes oleadas de anticuerpos. “La combinación de dosis puede ampliar profundamente la respuesta inmunológica”.

“Creo que los datos mostrarán que es probable que el impulso sea muy eficaz para conferir una protección adicional y más prolongada. Podremos impulsarlo con todas las vacunas”, añade.

En este momento, Pfizer ha conseguido la autorización de uso de emergencia para administrar refuerzo en personas de 65 años en adelante y aquellos grupos de riesgo por exposición al virus, una vez hayan transcurrido al menos seis meses desde que se completó la pauta de inmunización primaria. Moderna y Johnson & Johnson también han conseguido la autorización.

EL ESTUDIO ‘COMBIVACS’ EN ESPAÑA

Después de la polémica surgida ante la aparición de casos raros de trombosis en personas menores de 60 años a los que se les había inoculado una primera dosis de AstraZeneca, el Ministerio de Sanidad, junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), ponía en marcha un ensayo para evaluar la eficacia y seguridad de la administración de una segunda dosis de Pfizer en aquellos a los que ya se les había inoculado una primera de AstraZeneca.

"Se ha visto en los ensayos con dos dosis de AstraZeneca que el nivel de anticuerpos neutralizantes es de tres veces. Lo que hemos visto nosotros en nuestro estudio es que el incremento es de más de siete veces. Se producen más anticuerpos neutralizantes en este estudio"

Un estudio muy criticado ya que solo contó con la participación de 600 voluntarios y cuyos resultados fueron evaluados por un comité de seguridad independiente. El desarrollo del ensayo se dividió en el análisis de dos grupos a los que los sujetos voluntarios han sido asignados de forma aleatoria. Por un lado, el primer grupo o grupo de intervención, formado por 400 personas, recibió una dosis de la vacuna Comirnaty (Pfizer), seguida de 28 días de observación clínica y análisis de anticuerpos durante un año.

Por su parte, el segundo grupo, formado por 200 personas, no recibió inicialmente ninguna vacuna. Este segundo grupo actúa como grupo control, siendo todos los procedimientos de vigilancia, seguridad y análisis idénticos a los del grupo experimental. Los resultados preliminares se ofrecieron a los 14 días de administrar la segunda dosis con datos de 444 pacientes en el grupo vacunado y 221 personas del grupo control.

En términos de inmunogenicidad la doctora María Teresa Pérez Olmeda, responsable del laboratorio de serología del Centro Nacional de Microbiología del ISCIII, explicaba que se han analizado anticuerpos IgG específicos a las diferentes regiones de la espícula del virus. “Queríamos establecer si los anticuerpos detectados tenían capacidad neutralizante. Se enfrenta el suero del paciente con el virus y se ve su capacidad de neutralizar la infección. Hemos visto que, de manera basal, en el día cero son muy similares en los dos grupos, pero a los 14 días se produce un incremento notable en los vacunados”, asevera.

"Se ha visto en los ensayos con dos dosis de AstraZeneca que el nivel de anticuerpos neutralizantes es de tres veces. Lo que hemos visto nosotros en nuestro estudio es que el incremento es de más de siete veces. Se producen más anticuerpos neutralizantes en este estudio".

A pesar de estos resultados Sanidad acabó por dar libertad de elección a las personas afectadas, con una gran mayoría decantándose por completar la pauta de vacunación con la misma vacuna ante el temor y la desconfianza.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto