Mayor vulnerabilidad en casos de infección grave

¿Cómo altera la Covid-19 la respuesta de nuestro sistema inmunológico?

En los casos de infección grave se observa un descenso en el número de las células dentríticas y su capacidad funcional. Estas son vitales para iniciar la respuesta del sistema inmunológico.

Investigadora analizando muestras de sangre (Foto. Freepik)
Investigadora analizando muestras de sangre (Foto. Freepik)

time 3 min

04.11.2021 - 00:00

Una reciente investigación ha hallado que la Covid-19, enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, reduce tanto la cantidad como la competencia funcional de ciertos tipos de células inmunes presentes en la sangre. Una situación que podría afectar notablemente a la respuesta de nuestro sistema inmune ante infecciones secundarias. El estudio ha sido desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich (Alemania) y sus resultados han sido publicados en PLOS Pathogens.

Los responsables del estudio parten de la evidencia científica que indica que el SARS-CoV-2 provoca enfermedad grave entre el 3 y el 10% de los casos. En estos, el sistema inmunológico de los pacientes reacciona al virus de una forma exagerada desencadenando una respuesta inmune innata exagerada caracterizada por inflamación sistémica, coagulación sanguínea intravascular y daños en el sistema cardiovascular. Este fenómeno ha sido estudiado por la investigación que nos ocupa encabezada por Anne Krug, profesora de Inmunología en el Centro Biomédico de la Universidad Ludwig Maximilian.

En base a sus análisis se ha encontrado que tras la infección por SARS-CoV-2 el número de células inmunes (dentríticas) en circulación disminuye y se ve afectada la funcionalidad de la fracción restante. Una situación que se traduce en una mayor vulnerabilidad de estos pacientes ante infecciones secundarias no solo durante el curso de la Covid-19 sino también una vez se ha logrado superar la enfermedad.

Las células dentríticas son las responsables de iniciar la respuesta de nuestro organismo ante la presencia de patógenos invasores. Estas activan las células T auxiliares, que a su vez estimula a las células B para que secreten anticuerpos dirigidos contra el invasor

Las células dentríticas son las responsables de iniciar la respuesta de nuestro organismo ante la presencia de patógenos invasores. Estas activan las células T auxiliares, que a su vez estimula a las células B para que secreten anticuerpos dirigidos contra el invasor. Para analizar como la Covid-19 puede afectar al desarrollo de esta cadena los investigadores analizaron muestras de 65 pacientes.

Las pruebas pertinentes revelaron que en las muestras seleccionadas de los pacientes contaban con menos cantidad en sangre de células dentríticas. Además, las células dentríticas presentes, aisladas en la sangre, mostraron una capacidad reducida para activar las células T. “De hecho esperábamos que las células dentríticas aisladas de los pacientes infectados activaran las células T de manera más potente que las células dentríticas de donantes sanos”, afirma Krug.

“Sin embargo descubrimos que, en el curso de la enfermedad, las proteínas presentes en la superficie de las células dentríticas en la sangre de los pacientes se alteraron de una manera que las hacía más propensas a inhibir las respuestas de las células T”, declara. La buena noticia es que la investigación ha revelado que, transcurridos 15 días desde el diagnóstico de la Covid-19, el 90% de los pacientes había conseguido generar anticuerpos dirigidos contra la proteína de pico del SARS-CoV-2, y muchos habían iniciado una respuesta de células T. Ante esto Krug cree que la caída en las cifras y la pérdida funcional de las células dentríticas en los pacientes infectados no tiene una consecuencia directa en la respuesta inmune que se genera en sí frente al coronavirus.

Krug plantea en el artículo publicado en la revista especializada varias hipótesis sobre los motivos que pueden llevar a esta situación. Considera incluso que podría tratarse de un mecanismo adecuado ante las respuestas inflamatorias generadas por la propia infección que harían migrar de la sangre a los tejidos y órganos afectados estas células dentríticas, y explicar así su circulación en la sangre. Pero esto no explicaría la reducción observada en su funcionalidad. Y este es precisamente el principal problema ya que podría debilitar la respuesta inmune generada por los pacientes infectados durante y después de la Covid-19, disminuyendo su capacidad para hacer frente a otros patógenos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto