Especial Coronavirus

Traumas infantiles y vacunas

Un estudio relaciona las dudas sobre la vacuna de la Covid-19 con los traumas infantiles

Según el artículo publicado en la revista 'BMJ Open', existe una conexión entre los traumas sufridos durante la infancia y el rechazo hacia la vacunación.

Vial de la vacuna contra la Covid 19. (Foto. Freepik)

La reticencia o el rechazo a vacunarse contra la infección por COVID-19, con la indecisión a la hora de vacunarse, puede estar relacionada con acontecimientos traumáticos en la infancia, como el abandono, la violencia doméstica o el abuso de sustancias en el hogar, según ahora sugiere una investigación publicada en la revista de acceso abierto 'BMJ Open'.

Según los resultados, la indecisión a la hora de vacunarse era tres veces mayor entre las personas que habían sufrido cuatro o más tipos de traumas en su infancia que entre las que no habían sufrido ninguno.

La adversidad en la infancia está fuertemente vinculada a una mala salud mental. Y algunos estudios han sugerido que el maltrato en la infancia puede socavar la confianza posterior, incluso en los servicios sanitarios y otros servicios públicos.

Para profundizar en esta cuestión, los investigadores querían averiguar si los traumas de la infancia podían estar relacionados con los niveles actuales de confianza en la información de los sistemas sanitarios, el apoyo y el cumplimiento de las restricciones de la COVID-19 y la intención de vacunarse contra la infección.

"Los resultados obtenidos aquí sugieren que estas personas pueden tener más dificultades para cumplir las medidas de control de la salud pública y necesitan un apoyo adicional"

Se basaron en las respuestas a una encuesta telefónica representativa a nivel nacional de adultos que vivían en Gales entre diciembre de 2020 y marzo de 2021, un período durante el cual estaban en vigor las restricciones para frenar la propagación de la infección por COVID-19.

De las 6.763 personas contactadas inicialmente, se incluyeron en el análisis final las respuestas de 2.285 que cumplían todos los criterios de elegibilidad y que habían respondido a todas las preguntas.

La encuesta preguntaba sobre 9 tipos de traumas infantiles antes de los 18 años: abusos físicos, verbales y sexuales; separación de los padres; exposición a la violencia doméstica; y convivencia con un miembro del hogar con enfermedad mental, abuso de alcohol y/o drogas, o que estuviera en prisión.

Además, se recogieron datos personales y experiencias de condiciones de salud a largo plazo, niveles de confianza en la información de los servicios de salud sobre COVID-19, y actitudes hacia las restricciones de COVID-19 y la vacunación.

Alrededor de la mitad (52%) de los encuestados dijeron que no habían experimentado ningún trauma en la infancia. Pero alrededor de 1 de cada 5 dijo que había experimentado 1 tipo; alrededor de 1 de cada 6 (17%) informó de 2-3; y 1 de cada 10 (10%) informó de 4 o más.

Los encuestados que expresaron poca o ninguna confianza en la información del NHS COVID-19 y que consideraban que las restricciones del gobierno eran muy injustas eran más propensos a favorecer el fin inmediato de las regulaciones sobre el distanciamiento social y la obligatoriedad de cubrirse la cara.

Además, eran más propensos a decir que habían incumplido la normativa ocasionalmente y a manifestar su reticencia o negativa a pincharse. Por ejemplo, cuatro de cada 10 de los que declararon tener poca confianza en la información del NHS COVID-19 también declararon tener dudas sobre las vacunas, en comparación con sólo el 6% de los que sí confiaban en esta fuente de información.

Y una proporción similar de los que no confiaban realmente en la información del NHS COVID-19 admitió haber incumplido la normativa ocasionalmente, en comparación con aproximadamente 1 de cada 4 de los que sí confiaban en esta fuente.

El aumento del número de traumas infantiles se asoció de forma independiente con los bajos niveles de confianza en la información del NHS COVID-19, con la sensación de que las restricciones del gobierno eran injustas y con el deseo de que se eliminara la obligación de cubrirse la cara.

El apoyo a la eliminación de los protectores faciales obligatorios fue 4 veces mayor entre quienes habían sufrido 4 o más tipos de traumas en la infancia que entre quienes dijeron no haberlos sufrido. La edad más joven, el sexo masculino y la ausencia de antecedentes de enfermedades de larga duración también se asociaron significativamente con esta postura.

La experiencia de 4 o más tipos de traumas infantiles también se asoció con el deseo de acabar con el distanciamiento social. La probabilidad de admitir el incumplimiento de las restricciones de la COVID-19 aumentó ocasionalmente en función del número de traumas infantiles.

Era aproximadamente dos veces mayor entre los que habían experimentado 4 o más tipos de trauma que entre los que no habían experimentado ninguno, 38% frente a 21%, después de tener en cuenta las asociaciones con los factores sociodemográficos y la infección previa por COVID-19 o los antecedentes de enfermedades de larga duración.

La indecisión a la hora de vacunarse también fue 3 veces mayor entre quienes tenían un recuento de traumas infantiles de 4 o más y más alto en los grupos de edad más jóvenes.

"Se necesita urgentemente una mejor comprensión de cómo aumentar su confianza en los sistemas sanitarios y el cumplimiento de las orientaciones sanitarias"

Basándose en todos sus resultados, los investigadores estimaron las tasas probables de indecisión en la vacunación según el trauma infantil y la edad: éstas oscilaban entre el 3,5% aproximadamente entre los mayores de 70 años sin experiencia de adversidad en la infancia, y el 38% entre los jóvenes de 18 a 29 años que habían experimentado 4 o más tipos de trauma infantil.

Los investigadores señalan que las personas que han sufrido traumas en la infancia "son conocidas por tener mayores riesgos de salud a lo largo de su vida. Los resultados obtenidos aquí sugieren que estas personas pueden tener más dificultades para cumplir las medidas de control de la salud pública y, en consecuencia, necesitan un apoyo adicional".

Esto es importante no sólo para la pandemia actual, sino para otras emergencias de salud pública que surjan en el futuro, sugieren.

"Se necesita urgentemente una mejor comprensión de cómo aumentar su confianza en los sistemas sanitarios y el cumplimiento de las orientaciones sanitarias. Si no se tiene en cuenta la mejor manera de involucrar a estas personas, algunas corren el riesgo de quedar efectivamente excluidas de las intervenciones de salud de la población, permaneciendo en mayor riesgo de infección y planteando un riesgo potencial de transmisión a otros",concluyen.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Te recomendamos:

Editado por:

Otras webs del grupo:

MAD:C/ Ferrocarril 18, 1ª planta, 28045, Madrid

BCN:Av. Diagonal 474, 1ª planta, 08006 Barcelona

91 014 83 70. info@consalud.es