Menú
CON ESPECIAL IMPLICACIÓN EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La sanidad privada, 100% implicada en la lucha contra el coronavirus

La Comunidad de Madrid se adelantó al Gobierno central y estableció un mando único para derivar a los pacientes positivos por coronavirus tanto a los centros públicos como a los privados, según se necesitase.

Fachada exterior de Ruber Juan Bravo
Fachada exterior de Ruber Juan Bravo

time 3 min

25.03.2020 - 17:45

España asiste a la segunda semana de confinamiento, después de que el Gobierno decidiera declarar el Estado de alarma y aplicar medidas de aislamiento para tratar de reducir la propagación del coronavirus y frenar el aumento de casos. En lo que respecta al ámbito asistencial, el protagonismo ha recaído en los profesionales sanitarios, quienes han tenido que responder pese a la tensión que ha sufrido el sistema ante la ingente llegada de positivos y la falta de material de protección.

Pese a ello, tanto la sanidad pública como la sanidad privada se han puesto a disposición de los órganos competentes para tratar de revertir la situación, aunque esto no se ha realizado al mismo tiempo en todos los territorios. Antes incluso de que el Gobierno que dirige Pedro Sánchez aprobara el RD por el que se declaraba el estado de alarma, fue la Comunidad de Madrid la primera región que ha trabajado para contar con el sector sanitario privado en la tarea de atender a miles de pacientes contagiados por Covid-19.

La colaboración de todo el sector, con los hospitales públicos y privados, el sistema sanitario madrileño está al 100 % de su ocupación con 20.000 camas disponibles, 1.000 de UCI

Con el consejero Enrique Ruiz Escudero al frente, la Consejería de Sanidad decidió establecer un mando único para poner a toda la sanidad madrileña, tanto la pública como la privada, a disposición del sistema. De ello informó Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña, el 12 de marzo, avanzando que se establecería un plan sanitario conjunto para los 102 hospitales de la Comunidad, 34 públicos y 68 privados.

Posteriormente, Ruiz Escudero concretó que el objetivo era derivar a los pacientes “allí donde haya una cama libre, tanto en la sanidad pública como en la privada”. Así, a través de la colaboración de todo el sector, todos los hospitales madrileños, tanto los públicos como los privados, cuentan con un 100 % de ocupación para contribuir a la lucha contra el coronavirus, sumando unas 20.000 camas, con 1.000 para Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Precisamente estas últimas dotaciones son las que más preocupan en la región ya que casi el 10 % de los pacientes con positivo por coronavirus presentan cuadros clínicos complejos y han precisado su ingreso en las UCI. Así, muchos hospitales de titularidad privada han habilitado nuevas camas de UCI para dar respuesta a las necesidades y atender a los casos más críticos. En ello ha insistido la Consejería, al subrayar que “Madrid está funcionando con un mando único y un área única, con la integración y colaboración plena entre la red pública y la privada”.

ORDEN NACIONAL

La actuación del Ejecutivo madrileño fue posteriormente replicada por el Gobierno central. Un día después de declararse el estado de alarma, en concreto el pasado 15 de marzo, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, informó de la aprobación de la orden SND/232/2020, de 15 de marzo, por la que se adoptan medidas en materia de recursos humanos y medios para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

El Gobierno replicó a Madrid y puso a disposición de las CC.AA. los centros y establecimientos sanitarios privados, así como a su personal

Esta orden del Ministerio de Sanidad resolvía en su artículo 8 que las comunidades autónomas tendrían a su disposición “los centros y establecimientos sanitarios privados, su personal, y las Mutuas de accidentes de trabajo”. Así se actuaría “durante el tiempo en el que por la progresión o afectación de la epidemia de Covid-19 no se pueda atender adecuadamente la asistencia sanitaria de la población con los medios materiales y humanos adscritos a cada comunidad autónoma”.

De esta manera, se daba permiso a los consejeros de Sanidad de cada región a disponer de los medios precisos que necesiten de los centros sanitarios privados para responder a la epidemia. Igualmente, las autoridades sanitarias competentes podían habilitar si lo consideran “espacios para uso sanitario en locales públicos o privados que reúnan las condiciones necesarias para prestar atención sanitaria, ya sea en régimen de consulta o de hospitalización”, como así ha ocurrido con Ifema, el mayor hospital de campaña de España.

MIEMBROS DEL GOBIERNO

Miles de españoles, por tanto, están siendo atendidos actualmente en hospitales privados para tratar de combatir esta enfermedad. Y uno de ellos pertenece al equipo que dirige Pedro Sánchez. En concreto, Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno, quien ingresó el pasado fin de semana en un hospital privada por su condición de asociada a Muface. Calvo presentaba una infección respiratoria y pese a que la prueba del coronavirus que se le ha realizado ha dado negativo, desde Moncloa han aclarado que “no se considera concluyente”. Por lo tanto, se está a la espera de nuevas pruebas.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto