Menú
ACTUALIZA LA ESTRATEGIA DE VACUNACIÓN

Vacunas Covid-19: Sanidad refuerza su voluntariedad y concreta los grupos prioritarios

El grupo de trabajo técnico de vacunación Covid-19 incluye en la Estrategia la voluntariedad de la vacunación, la definición de los grupos priorizados, el estado de las vacunas y la bibliografía científica.

Sede del Ministerio de Sanidad (Foto: ConSalud)
Sede del Ministerio de Sanidad (Foto: ConSalud)

time 4 min

21.12.2020 - 17:45

El Ministerio de Sanidad ha informado este lunes de la actualización de la Estrategia de vacunación frente a la Covid-19 en España, a apenas seis días de iniciar la administración de las primeras dosis y el día en el que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha autorizado la primera inmunización, la de Pfizer-BioNTech, en la Unión Europea.

Según detalla el departamento que dirige Salvador Illa, se trata de “un documento vivo” por lo que “se irán realizando actualizaciones”. En esta ocasión, se ha incluido “la concreción de la definición de los grupos priorizados para la etapa 1 de vacunación, el estado de las vacunas y la bibliografía científica al respecto, la inclusión de la voluntariedad de la vacunación y la hoja informativa y consentimiento informado para las personas que no pueden consentir de forma verbal”.

- Consulte aquí la actualización de la Estrategia de Vacunación en España -

GRUPOS PRIORITARIOS

En la actualización se especifica que en la primera etapa, “en la que el número de dosis de vacunas serán limitadas”, se ofrecerá la vacunación “de manera priorizada” a las personas pertenecientes a cuatro grupos. Sin embargo, concreta que “las primeras dosis disponibles se utilizarán para vacunar al grupo 1 y 2 en ese orden y, tras completar estos grupos y en la medida que haya más disponibilidad de dosis, se vacunará a los grupos 3 y 4”.

La vacunación comenzará por las personas con gran dependencia en residencias de mayores y el personal sanitario y sociosanitario de estos centros

En el grupo 1 están incluidos las “personas con gran dependencia que están institucionalizadas” y que son residentes en “residencias o centros de mayores”. También las personas “vulnerables o con gran dependencia” que acuden a centros de día. Se empezará “en las residencias más vulnerables”, es decir, aquellas con “mayor número de internos, menor capacidad de adopción de medidas de prevención y control y/o residencias que no han tenido casos de Covid-19”.

En el mismo grupo se sitúa al “personal sanitario y sociosanitario en centros de mayores y de atención a grandes dependientes”. Aquí se incluye a “todas las personas que trabajan en estos centros, incluidos los que desempeñan otras funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios”, como el personal administrativo, de limpieza, de cocina, etc.

En el grupo 2 le tocará el turno de forma general al “personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario”. Estos son aquellos profesionales que tienen “mayor riesgo de exposición por llevar a cabo actividades la atención directa de pacientes Covid (contacto estrecho y con mayor tiempo de exposición), así como por tener mayor probabilidad de tener contacto con una persona con infección por SARS-CoV2”.

A continuación, le seguirán los profesionales sanitarios de primera línea con pacientes Covid-19, profesionales según el riesgo de exposición y dependientes con grado III

Como ejemplos, el documento cita a algunos colectivos: unidades, consultas o circuitos Covid; personal de urgencias, emergencias, primaria, riegos laborales, instituciones penitenciarias y las especialidades que reciban pacientes agudos; transporte sanitario urgente; servicios de cuidados intensivos; personal que en sus procedimientos puedan generar aerosoles; unidades con pacientes de alto riesgo (oncología, hematología, etc.); manipulación de muestras; personal de salud pública con gestión directa; personal de los equipos de vacunación.

En el grupo 3 se incluyen a los sanitarios que no están incluidos en la categoría de primera línea aunque subrayan que durante la primera etapa se centrarán “en el persona que de manera específica realiza actividades que exigen contacto estrecho con personas que puedan estar infectadas por SARS-CoV-2”. Finalmente, en el grupo 4 se sitúan los “grandes dependientes” con grado III según fija la Ley de Dependencia.

PERSONAS QUE HAN PASADO LA ENFERMEDAD

En la actualización, se especifica también que debido al “alto grado de incertidumbre” sobre “la inmunidad generada por la infección natural, la vulnerabilidad de las personas internas en las residencias y centros de mayores y la evidencia de la seguridad de la vacunación en las personas que han pasado la enfermedad”, se recomienda la vacunación de todas las personas internas en estos centros y del personal que trabaja en ellos, “independientemente de que hayan pasado la enfermedad o no”.

Las personas en residencias que hayan pasado la enfermedad recientemente o los contactos estrechos que estén en cuarentena se podrán vacunar cuando finalicen esta etapa

Si se dan casos en los que estas personas han pasado la enfermedad recientemente y están en periodo de aislamiento, “se vacunará en cuanto finalice este periodo y reciban el alta epidemiológica”. Igualmente, para las personas en cuarentena por ser contacto estrecho de un caso de Covid-19, “se pospondrá la vacunación hasta la finalización de la misma”.

Además, apuntan que para el personal sanitario de primera línea y otros sanitarios “que ha tenido una infección confirmada por SARS-CoV-2”, se podrá retrasar la vacunación “hasta que transcurran 90 días desde la fecha del diagnóstico”. El objetivo de esta medida será “priorizar la vacunación del personal que no haya padecido la enfermedad en los últimos 90 días”. Además, se recomienda “la no realización de pruebas de laboratorio para la detección de anticuerpos o de infección por el SARS-CoV-2 antes de la vacunación”.

VOLUNTARIEDAD

Otro de los aspectos a destacar de la nueva actualización es que se subraya que la vacunación es voluntaria. Según apunta el documento, “sin perjuicio del deber de colaboración que recae sobre los individuos, la vacunación frente a Covid-19 será voluntaria, y ello, a salvo de lo previsto en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas especiales en materia de salud pública”.

Sanidad dará registro a "los casos de rechazo a la vacunación, con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población”

En todo caso, subrayan que será “importante” dar registro de “los casos de rechazo a la vacunación en el Registro de vacunación, con la finalidad de conocer las posibles razones de reticencia en diferentes grupos de población”.

- Consulte aquí la actualización de la Estrategia de Vacunación en España -

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto