Journal of the American College of Cardiology

La hipertensión es común entre los más pobres y los menos educados del mundo

La hipertensión es un factor de riesgo altamente prevalente pero modificable para las enfermedades cardiovasculares

La hipertensión aumenta en los países de renta media o baja y disminuye en los ricos (Foto: Freepik)
La hipertensión aumenta en los países de renta media o baja y disminuye en los ricos (Foto: Freepik)

time 3 min

16.08.2022 - 12:00

La hipertensión arterial es la elevación de las cifras de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales. Es uno de los factores de riesgo cardiovascular más importante y en caso de no ser controlada puede provocar graves problemas en el sistema nervioso central, el corazón o el riñón.

La hipertensión es una afección prevalente entre las personas con menos formación y más pobres de los países de renta baja y media (PRMB), a pesar de las tasas a menudo presumiblemente bajas de factores de riesgo comunes como el sedentarismo y la obesidad, según un estudio publicado en el 'Journal of the American College of Cardiology'.

Sin embargo, la inversión en intervenciones destinadas a reducir las tasas de hipertensión y el riesgo en estas regiones es escasa en comparación con otros problemas de salud mundiales como el VIH, la tuberculosis y la malaria.

La hipertensión es un factor de riesgo altamente prevalente pero modificable para las enfermedades cardiovasculares. También se estima que es la principal causa de muerte en los PBI y los PIM; sin embargo, a menudo se piensa que la hipertensión afecta principalmente a los individuos más ricos de esos países.

Los investigadores de este estudio examinaron las tasas de hipertensión en los distintos niveles socioeconómicos para determinar la asociación entre el nivel educativo y la riqueza de los hogares con la hipertensión; si la relación entre el nivel socioeconómico y la hipertensión difiere entre las regiones, y cómo los gradientes socioeconómicos de la hipertensión dentro de los países están asociados con el nivel de desarrollo económico.

"Para lograr la equidad en la salud es necesario entender qué condiciones de salud son más prevalentes entre los segmentos socioeconómicamente más desfavorecidos de la sociedad", explica Pascal Geldsetzer, autor principal del estudio y profesor asistente de medicina en la División de Atención Primaria y Salud de la Población de la Universidad de Stanford.

La hipertensión es un factor de riesgo altamente prevalente pero modificable para las enfermedades cardiovasculares.

"Esto es especialmente importante en el caso de la hipertensión, ya que las personas con un estatus socioeconómico bajo suelen ser las que menos pueden acceder a una atención sanitaria de alta calidad para los accidentes cerebrovasculares y los infartos de miocardio, y suelen ser las que más dependen de su salud para ganarse la vida", añade.

Los investigadores analizaron a más de 1,2 millones de personas de 76 PIBM, que se clasificaron en seis regiones según las agrupaciones regionales de la Organización Mundial de la Salud: África, Mediterráneo Oriental, Europa, América, Sudeste Asiático y Pacífico Occidental. La edad media era de 40 años y el 58,5% eran mujeres.

Descubrieron que las diferencias en la prevalencia de la hipertensión entre los grupos divididos según el nivel de educación y la riqueza del hogar eran pequeñas en la mayoría de los países.

Unas conclusiones que, según los investigadores, pueden resultar "contradictorias", ya que a menudo se supone que las personas más pobres de los PBMI realizan una gran cantidad de actividad física mediante trabajos manuales y no tienen sobrepeso ni obesidad. Sin embargo, otros factores de riesgo, como el envejecimiento y la contaminación, podrían ser una causa de las altas tasas de hipertensión.

Hubo algunas variaciones en los resultados, como en el sudeste asiático, donde hubo una mayor prevalencia de la hipertensión en las personas más educadas y ricas y en los países con menor producto interior bruto frente a los de mayor producto interior bruto, pero las diferencias absolutas seguían siendo pequeñas.

Las conclusiones del estudio sugieren a los políticos que mejoren la prevención de la hipertensión entre los más desfavorecidos

"Los responsables políticos que se preocupan por mejorar la salud de los grupos más desfavorecidos podrían invertir en mejorar la prevención y el control de la hipertensión entre estos grupos --añade Geldsetzer--. Esto parece particularmente justificado dado que hemos encontrado en investigaciones anteriores que los adultos con menos educación y riqueza familiar son los que tienen menos probabilidades de estar en tratamiento para su hipertensión y, en última instancia, lograr el control de su presión arterial".

En un comentario editorial relacionado, Yashashwi Pokharel, profesor adjunto de cardiología y afiliado a la Oficina de Salud Global de la Facultad de Medicina de Wake Forest, apunta que la carga de la hipertensión mundial es "sombría", y que ha habido pocos datos sobre las diferencias en la prevalencia de la hipertensión según el nivel socioeconómico.

"Ahora que sabemos que la prevalencia de la hipertensión no es diferente en los países más pobres, los menos educados o los menos desarrollados económicamente, en comparación con sus homólogos más ricos y educados, debemos desarrollar, probar y aplicar estrategias eficaces para mejorar la equidad mundial en la atención de la hipertensión", concluye Pokharel.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto