Menú

La recaída y las infecciones, principales causas de que el trasplante de médula falle

Este fin de semana conocíamos la triste noticia del fallecimiento del joven malagueño Pablo Ráez a causa de una leucemia, que le obligó a someterse a dos trasplantes de médula ósea. Pero, ¿por qué en ocasiones este tipo de trasplantes no funcionan?

Carlos Solano, presidente del Grupo Español de Trasplante de Médula Ósea y Terapia Celular (GETH) de la SEHH.
Carlos Solano, presidente del Grupo Español de Trasplante de Médula Ósea y Terapia Celular (GETH) de la SEHH.

time 3 min

27.02.2017 - 20:00

Con su lema “Siempre fuerte”, Pablo Ráez se convirtió en todo un ejemplo de lucha contra la leucemia en las redes sociales, donde defendió y animó a la población a que se hiciera donante de médula ósea. Este sábado conocíamos la triste noticia de su fallecimiento a causa de esta enfermedad. Finalmente, el segundo trasplante de médula no funcionó. Pero, ¿por qué en ocasiones fallan este tipo de trasplantes?

"Hay linfomas como es el de Hodgkin donde la probabilidad de curarse con un trasplante autólogo es del 80%"
Según ha explicado para ConSalud.es el doctor Carlos Solano, presidente del Grupo Español de Trasplante de Médula Ósea y Terapia Celular (GETH) de la SEHH, las principales causas de rechazo son porque la leucemia no es sensible ni a la quimioterapia previa al trasplante, ni a este mismo, o por infecciones graves durante el proceso. No obstante, Solano señala que es más frecuente por recaída que por infección. “Aquí en España se hacen todos los tratamientos del más alto nivel mundial en esta área, pero a veces la leucemia es refractaria al trasplante y a la quimioterapia”.

La probabilidad de que un trasplante de médula funcione o falle depende, según este especialista, de la enfermedad y de las características de la misma. “Por ejemplo, hay linfomas como es el de Hodgkin donde la probabilidad de curarse con un trasplante autólogo es del 80%. En cambio, en otro tipo de enfermedades más agresivas o resistentes, los resultados pueden estar en torno a un 30-40%. En líneas generales y como media, la curación a largo plazo con el trasplante de médula se sitúa en un 50-60%.

FACTORES QUE LLEVAN AL TRASPLANTE DE MÉDULA

El mal pronóstico de la enfermedad y las recaídas convierten al trasplante de médula en la opción de tratamiento. “El trasplante está indicado en enfermedades sobre todo hematológicas tumorales malignas. En ocasiones, por las características de la enfermedad se sabe que hay alto riesgo de recaída y desde el principio del diagnóstico se programa su ejecución. Otras veces, la leucemia se diagnostica de manera inicial con un buen pronóstico por lo que se hace un tratamiento convencional y, sin embargo, puede producirse más adelante una recaída. Es entonces cuando se plantea la posibilidad de dar otro tratamiento y de planear hacer un trasplante para que no vuelvan a haber recaídas”, aclara el doctor Solano.

Por ejemplo, el trasplante de médula cuenta con distintas fases: una primera, que consiste en dar un tipo de quimioterapia o radioterapia durante cuatro o cinco días, para luego dejar que el paciente descanse y pueda eliminar la medicación una vez que ha hecho efecto. Después, se da ya el siguiente paso, que es tomar las células del donante sano (trasplante alogénico) y se le infunden al paciente. Estas van desde la sangre a la médula y, de ahí a unos 15 días, crearían un sistema inmunitario nuevo.

LA DIFICULTAD DEL TRASPLANTE: LA DONACIÓN

La probabilidad de que un hermano sea compatible para una donación de médula ósea es del 25%
Para el doctor Solano, la dificultad del trasplante viene cuando es necesario buscar un donante, ya que el trasplante no se puede hacer de uno mismo (autólogo). “Este tipo de trasplantes sirve para algunas enfermedades hematológicas pero en otras no es posible. En estos últimos casos, se necesitan células de una persona muy parecida genéticamente, que se encuentran a través de unos análisis de la HLA de compatibilidad de tejidos”, señala este experto. Entonces, “lo más fácil es buscar entre los hermanos, pero a veces el paciente puede no tenerlos o que no sean compatibles. La probabilidad de que un hermano sea compatible es del 25%. En aquellos casos en los que los hermanos no son compatibles, hay que acudir al registro internacional para buscar un donante compatible. La probabilidad de encontrarlo es de un 80% en un tiempo relativamente rápido de entre uno y tres meses”, continúa Solana.

En la actualidad, hay 30 millones de donantes de médula a nivel mundial que permiten dicha probabilidad y tiempos de espera, aunque sigue habiendo un margen del 20% que no encuentra donante. Con el objetivo de aumentar el número de donantes, el sistema sanitario español puso en marcha hace unos años el Plan Nacional de Médula Ósea, que dedica recursos para facilitar a la población que se haga donante de médula. Además, campañas por redes sociales como la de Pablo Ráez han motivado la donación de médula entre la población y en estos últimos cuatro años se ha llegado a duplicar.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es
Escribir un comentario (1)
0 + 0 -
Rene Villar, 2018-01-31 10:23:19

a mi hijo fue transplantado de medula (autologo) la recolección por la sangre fue muy poca mucho intento con neupogen y al final le sacaron medula de la cadera ..pero no funcionó el TMO..¿porque los medicos insistieron con el metodo autologo..?

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto