Estudio sobre aliemntación

Limitar la ingesta de alimentos a las horas del día beneficia a los pacientes con diabetes tipo 2

El estudio publicado en la revista 'Diabetologia' analizó a 14 personas con diabetes tipo 2 en dos períodos de tres semanas, con el objetivo de observar los cambios del nivel de azúcar y peso.

Comida (Foto. Freepik)
Comida (Foto. Freepik)

time 5 min

26.07.2022 - 13:30

Un nuevo estudio concluye que seguir un protocolo de alimentación restringida en el tiempo (ART) que limita la ingesta de alimentos a una ventana de tiempo máxima de 10 horas muestra efectos metabólicos beneficiosos prometedores en adultos con diabetes tipo 2 (DT2).

La investigación, realizada por el profesor Patrick Schrauwen, Charlotte Andriessen y sus colegas de la Escuela de Nutrición e Investigación Traslacional en Metabolismo NUTRIM, del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), ha sido publicada en 'Diabetologia', la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

En los países occidentales, las personas también tienden a repartir su ingesta diaria de alimentos durante un mínimo de 14 horas, lo que probablemente provoca la ausencia de un verdadero estado de ayuno nocturno. Todos estos factores contribuyen al desarrollo de la DT2, que se ha convertido en una de las enfermedades metabólicas más comunes en todo el mundo, y que la Organización Mundial de la Salud estima que causa más de 1,5 millones de muertes al año.

La ART es una estrategia novedosa para mejorar la salud metabólica y pretende contrarrestar los efectos perjudiciales de comer durante todo el día limitando la duración de la ingesta de alimentos (normalmente 12 horas o menos) 

Estudios anteriores demuestran que produce cambios metabólicos prometedores en personas con sobrepeso u obesidad, como el aumento de la quema de grasas, la disminución de los niveles de azúcar en sangre y la mejora de la sensibilidad a la insulina; pero estos efectos no se han estudiado en detalle.

Además, aunque estos resultados son prometedores, estos estudios utilizaron ventanas de tiempo para comer extremadamente cortas (6-8 horas) y entornos de estudio muy controlados, lo que hace que estos protocolos sean difíciles de aplicar en la vida diaria.

En ocasiones, la EAT va acompañada de una pérdida de peso no intencionada, lo que se esperaría que aumentara la salud metabólica, pero también se han notificado estas mejoras en ausencia de pérdida de peso, lo que indica que hay mecanismos adicionales implicados en la forma en que la alimentación restringida influye en el metabolismo.

Los individuos con una salud metabólica deteriorada experimentan alteraciones en los ritmos de los procesos metabólicos en comparación con los individuos sanos y delgados, y los autores plantean la hipótesis de que un ciclo de alimentación-ayuno alterado contribuye a estas alteraciones de los ritmos metabólicos. Sugieren que restringir la ingesta de alimentos sólo durante el día y prolongar la duración del ayuno nocturno puede tener efectos beneficiosos para la salud metabólica.

Los investigadores reclutaron para el estudio a 14 individuos con DT2, con edades comprendidas entre los 50 y los 75 años (7 hombres y 7 mujeres, con una edad media de 67,5 años) y un índice de masa corporal (IMC) =25 kg/m2.

El estudio consistió en dos períodos de intervención de 3 semanas: ART y control (CON), separados por un período de lavado de al menos 4 semanas. Al inicio de cada intervención, se midió el peso corporal de los participantes y se les instaló un dispositivo de monitorización continua de la glucosa (CGM) que medía su nivel de azúcar en sangre cada 15 minutos.

Se les instruyó para que mantuvieran sus patrones de sueño y actividad física normales, y para que mantuvieran un peso estable. Se utilizó un diario de alimentos y de sueño completado durante la primera intervención para garantizar que la dieta durante el segundo periodo fuera similar tanto en cantidad como en calidad.

Durante la ART se instruyó a los participantes para que consumieran su dieta normal dentro de una ventana de 10 horas durante el día, y para que completaran su ingesta de alimentos no más tarde de las seis de la tarde. Fuera de esta franja horaria se les permitía beber agua, té solo o café solo, y también se permitían los refrescos sin calorías durante la noche si se consumían con moderación. Durante la CON, los voluntarios sólo debían repartir su ingesta normal de alimentos durante al menos 14 horas, sin ninguna otra restricción.

La ventana de alimentación para la ART fue de una media de 9,1 horas en comparación con las 13,4 horas de la CON, mientras que los patrones de sueño-vigilia fueron similares en cada caso, con duraciones medias de sueño de 8,1 horas y 8,0 horas, respectivamente. La masa corporal media era comparable al inicio de la ART y de la CON y, aunque se instruyó a los voluntarios para que mantuvieran un peso estable, se produjo una pérdida de peso pequeña pero estadísticamente significativa en respuesta a la ERT, pero no a la CON.

Se observó que la ART disminuía los niveles de glucosa en 24 horas, principalmente como resultado de la reducción de la glucemia nocturna, y el tiempo medio de permanencia de la glucemia en el rango normal aumentó a 15,1 horas frente a 12,2 horas durante la fase CON.

La glucosa matutina en ayunas fue sistemáticamente más baja en el grupo ART que en el de la dieta de control, lo que puede ser el resultado de cambios duraderos en el control nocturno de la glucosa. El tiempo de hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) no aumentó significativamente con la ART y no se notificaron efectos adversos graves derivados del protocolo, lo que demuestra que una ventana de alimentación de aproximadamente 10 horas es una intervención de estilo de vida segura y eficaz para los adultos con DT2.

Aproximadamente a la mitad de cada intervención, se evaluaron los niveles de glucógeno hepático por la mañana tras el periodo de ayuno nocturno de 10 o 14 horas, y se volvieron a medir al final de cada periodo de estudio tras un ayuno de 11 horas tanto para ART como para CON. En ambos casos, el glucógeno hepático no difirió significativamente entre la ART y la CON y un análisis de las grasas hepáticas no mostró diferencias en su cantidad o composición entre las intervenciones.

A diferencia de un estudio anterior sobre la ART, éste no demostró que el protocolo tuviera ningún efecto sobre la sensibilidad a la insulina; sin embargo, la investigación anterior había utilizado una ventana de ingesta de alimentos mucho más corta de 6 horas, con la última comida consumida a las 15:00 horas.

"Un régimen de ART diurno de 10 horas durante 3 semanas disminuye los niveles de glucosa y prolonga el tiempo de permanencia en el rango normal de azúcar en sangre en adultos con DT2"

Esto dio lugar a un período de ayuno más largo que puede haber sido más eficaz, pero se consideró poco realista para incorporarlo al estilo de vida de la mayoría de los adultos con DT2. El equipo comenta que "se necesitarán estudios futuros para revelar si la duración del período de ayuno es realmente crucial para determinar los efectos positivos en la sensibilidad a la insulina".

En este sentido, añaden que "los mecanismos que subyacen a la mejora de la regulación de la glucosa con la ART siguen sin estar claros. Nuestros resultados muestran que la ART no mejoró la sensibilidad periférica y hepática a la insulina, la función mitocondrial del músculo esquelético, el metabolismo energético o el contenido de grasa del hígado, todos los cuales se sabe que están afectados en la DT2".

Concluyen que "un régimen de ART diurno de 10 horas durante 3 semanas disminuye los niveles de glucosa y prolonga el tiempo de permanencia en el rango normal de azúcar en sangre en adultos con DT2 en comparación con la distribución de la ingesta diaria de alimentos durante al menos 14 horas. Estos datos ponen de manifiesto el beneficio potencial de la ART en la DT2".

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto