Análisis global entre 1990 y 2019

Mayores de 70 años: más esperanza de vida, pero se mantiene constante la carga de discapacidad

En 2019 predominan en este grupo como las principales causas de mortalidad y morbilidad las enfermedades cardiovasculares, las neoplasias y las enfermedades respiratorias crónicas.

Pareja de ancianos (Foto. Eduardo Parra  Europa Press)
Pareja de ancianos (Foto. Eduardo Parra Europa Press)

time 6 min

28.03.2022 - 00:00

Los avances que se han registrado en el campo de la medicina en las últimas décadas, sumados a las mejoras en diferentes aspectos que influyen en nuestra calidad de vida, se han traducido en un significativo aumento de la esperanza de vida. Las previsiones demográficas a nivel global indican que nos encontramos ante un horizonte en el que las personas cada vez viven más años, lo que incrementa también las cifras en términos de enfermedades crónicas y distintos problemas de salud asociados con el envejecimiento que deben ser respondidos por parte de los sistemas sanitarios.

La fotografía actual que observamos desde el punto de vista de la demografía revela que, por primera vez en nuestra historia, los recién nacidos cuentan con una esperanza de vida por encima de los 70 años. El aumento de los años vividos implica un esfuerzo conjunto que tiene como objetivo intentar que esos años de vida sean óptimos y de calidad para que estas personas puedan participar de forma activa en las sociedades. En el caso de que los incrementos en la esperanza de vida no se traduzcan en una mejora de la calidad de los años vividos, nos enfrentamos a una sobrecarga de los sistemas de salud y mayores costes económicos. La clave reside en el envejecimiento saludable.

Los datos epidemiológicos sugieren que los patrones de envejecimiento están cambiando velozmente. En Europa, Estados Unidos y Asia el segmento poblacional con edades comprendidas entre los 70 y los 90 años es el que está registrando mayores crecimientos. En 1950, los adultos mayores representaban el 5% de la población mundial. Una cifra que se prevé que crezca hasta el 16% para el año 2050.

En este contexto ponemos el foco en los resultados del “Estudio de la Carga Global de Enfermedades, Lesiones y Factores de Riesgo 2019”, publicados por The British Medicine Journal. Un trabajo que permite la estimación de tendencias de mortalidad y discapacidad para la población de 70 años en adelante, así como evaluar patrones en las causas de mortalidad, discapacidad y los factores de riesgo asociados. Para ellos se han analizado los datos sobre 369 enfermedades y lesiones y 87 factores de riesgo de 204 países y territorios entre 1990 y 2019.

Comenzamos el análisis de las conclusiones desgranando las tenencias demográficas, de mortalidad y de morbilidad. Entre 1990 y 2019 el tamaño de la población mundial con edades comprendidas entre los 70 y los 90 años se incrementó un 115,4%, mientras que la proporción de adultos mayores de entre 80 y 94 años aumentó un 164,7%. En el caso de los mayores de 95 años el crecimiento fue del 363,7%. En 2019 había 168,3 millones de personas de 70 a 79 años; 90,1 millones más de entre 80 y 94 años y 3,7 millones más de personas mayores de 95 años que en 1990.

A nivel global y en el mismo periodo, la tasa de años vividos con discapacidad aumentó ligeramente en los mayores de 70 años un 0,7%.

A nivel mundial las cinco principales causas de muerte en personas mayores de 70 años fueron la cardiopatía isquémica, el accidente cerebrovascular, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad de Alzheimer junto con otras demencias y las infecciones en las vías respiratorias inferiores

Si hablamos de las principales causas de mortalidad y morbilidad, en 2019 las predominantes están relacionadas con las enfermedades cardiovasculares, las neoplasias y las enfermedades respiratorias crónicas. La menor carga la ocasionaron las enfermedades infecciosas y las lesiones no intencionales (como por ejemplo las quemaduras, caídas, ahogamientos, intoxicaciones, fracturas o envenenamiento, es decir, muertes que se producen de forma accidental). Cuando hablamos de enfermedades infecciosas es muy importante destacar la necesidad de aumentar la concienciación sobre la importancia de la vacunación a lo largo de toda la vida con el objetivo de reducir la carga que provocan las enfermedades prevenibles.

A nivel mundial las cinco principales causas de muerte en personas mayores de 70 años fueron la cardiopatía isquémica, el accidente cerebrovascular, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la enfermedad de Alzheimer junto con otras demencias y las infecciones en las vías respiratorias inferiores.

El informe revela que, aunque la cardiopatía isquémica, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer colorrectal, la diabetes y la enfermedad renal crónica permanecieron entre las principales causas de muerte a nivel mundial, los niveles observados de muertes fueron generalmente más bajos que los esperados. Entre 1990 y 2019 se ha observado un aumento de las tasas de mortalidad por la enfermedad de Alzheimer y otras demencias (+29,28%), cáncer de pulmón (+11,74%), diabetes (+16,35%) y enfermedad renal crónica (+31,95%).

Cabe señalar que las caídas como causa de mortalidad en los mayores de 70 años aumentaron en 2019 un 15,28 ocupando el puesto 13. Las neoplasias mostraron heterogeneidad con 15 de 30 cánceres aumentando y la otra mitad disminuyendo. El cáncer de tráquea, bronquios y pulmón y el cáncer colorrectal aumentaron. El mayor incremento lo reporta el cáncer de páncreas con un incremento del 32,48% (puesto 18 entre las causas de mortalidad).

Los cánceres de estómago (-33,34%), próstata (-3,74%), mama (-9,28%), esófago (-14,55%) e hígado (-10-48%) han reducido su incidencia entre 1990 y 2019 entre las personas de más de 70 años.

PRINCIPALES CAUSAS DE DISCAPACIDAD

El análisis global revela que las cinco principales causas que provocan que los años de más vividos como resultado del incremento de la esperanza de vida estén marcados por la discapacidad, son: la pérdida de audición relacionada con el envejecimiento, la diabetes, el dolor lumbar, la ceguera, la pérdida de visión y la EPOC. En relación a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica cabe destacar que los años con discapacidad observados son casi dos veces más altos que los niveles esperados en todo el mundo.

Los cánceres de estómago (-33,34%), próstata (-3,74%), mama (-9,28%), esófago (-14,55%) e hígado (-10-48%) han reducido su incidencia entre 1990 y 2019 entre las personas de más de 70 años

Los datos publicados por BMJ muestran que las principales causas de discapacidad en los mayores de 70 años fueron, en gran medida, consistentes en todos los países analizados, aunque destacan algunas variaciones. Por ejemplo, la pérdida de audición relacionada con la edad fue la causa principal de discapacidad asociada al envejecimiento en 47 países, mientras que la diabetes ocupó el primer puesto en 98 países.

La enfermedad de Alzheimer y otras demencias se encontraban entre las cinco primeras causas en 51 países, la osteoartritis en 28 países, los trastornos orales en 29 y la EPOC en 50.

Los datos indican que los adultos mayores de 70 años tenían más probabilidades de vivir más tiempo en 2019 que en 1990 en casi todos los países. A nivel global se ha registrado un aumento de la esperanza de vida de casi dos años en total y casi de 1,5 años libres de enfermedad.

Los autores del estudio subrayan que la carga de la enfermedad guarda una estrecha relación con el desarrollo socioeconómico y la calidad de la atención médica recibida.

Las condiciones que limitan la función física, los síntomas asociados al dolor y los déficits en los órganos sensoriales son los principales impulsores de la morbilidad entre la población mayor de 70 años. El análisis estratificado por sexos muestra patrones similares, con algunos factores diferenciadores como la mayor prevalencia de las caídas entre las mujeres y de los accidentes cerebrovasculares entre los hombres.

Concluyendo, el informe pone de manifiesto que, en todo el mundo, los mayores de 70 años han aumentado su esperanza de vida en 2019 respecto a 1990 como consecuencia de la disminución de las muertes provocadas por las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas. “Sin embargo, las tasas de carga de discapacidad están siguiendo un patrón estable atribuible, principalmente, al deterioro funcional, lesiones por caídas, pérdida de audición y dolor de espalda”.

“Nuestros hallazgos muestran que debemos desarrollar e implementar estrategias específicas dirigidas a la capacidad funcional, los déficits en órganos sensoriales, los síntomas del dolor y las caídas no intencionales. Los programas deben abordar el desarrollo sociodemográfico y cultural específico de cada país porque los planes globales pueden ser ineficientes” advierte el informe.

“Las estrategias de salud pública requerirán una política de salud coherente para el envejecimiento, una cobertura de datos específica y una colaboración constante entre las partes interesadas para tener éxito. Las estimaciones actuales podrían servir como un punto de referencia sobre envejecimiento saludable para los países que trabajan para centrar las políticas de envejecimiento en factores de riesgos y determinantes clave, mejorar el acceso y la calidad de la atención médica y reducir los costes asistenciales”, concluyen.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto