BENEFICIOS A LARGO PLAZO

La pérdida de peso frente a la diabetes, beneficiosa en personas con sobrepeso, pero no en delgadas

Si bien la pérdida de peso puede ser beneficiosa para las personas con sobrepeso y obesidad, las estrategias de adelgazamiento no aportan los mismos beneficios a los individuos delgados

Reducción de estómago  (Foto: Freepik)
Reducción de estómago (Foto: Freepik)

time 3 min

28.09.2022 - 09:35

Perder peso de forma intencionada puede aportar beneficios para la salud a largo plazo de las personas con obesidad, independientemente del método o la estrategia que utilicen, según un estudio realizado con casi 200.000 personas publicado en la revista 'PLOS Medicine'. Sin embargo, esto no sería así para las personas delgadas.

Las personas obesas que perdieron más de 4,5 kg tuvieron un menor aumento de peso y un menor riesgo de diabetes de tipo 2 que los que no perdieron peso, pero los individuos delgados no se beneficiaron, y los intentos de pérdida de peso se asociaron con un aumento de peso a largo plazo y mayores riesgos de diabetes de tipo 2.

La obesidad puede provocar un mayor riesgo de padecer enfermedades como la diabetes de tipo 2. Controlar el peso puede ser una estrategia eficaz para prevenir y gestionar la obesidad y las enfermedades relacionadas, aunque el cambio de peso a largo plazo y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 no están bien estudiados.

La obesidad puede provocar un mayor riesgo de padecer enfermedades como la diabetes de tipo 2

El investigador Qi Sun y sus colegas de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard (Estados Unidos) incluyeron a participantes sanos de tres estudios de cohortes prospectivos de 1988 a 2017. Los individuos tenían entre 24-78 años.

Agruparon los métodos que condujeron a una pérdida de peso de más de 4,5 kg en siete categorías: dieta baja en calorías, ejercicio, dieta baja en calorías más ejercicio, ayuno, programa comercial de pérdida de peso, píldoras de dieta y una combinación de ayuno, comercial y píldoras de dieta (ACP).

El ejercicio fue el más eficaz para el control y la prevención del peso a largo plazo en los individuos con obesidad y se asoció con el menor aumento de peso después de cuatro años: un 4,2% de media general menos de peso que al principio en los individuos con obesidad, un 2,5% de pérdida de peso en los que tenían sobrepeso y un 0,4% en los delgados.

Después de 24 años, el riesgo de diabetes se redujo en los individuos con obesidad, independientemente de la estrategia de pérdida de peso

Esto se invirtió en el caso de la ACP, en el que los individuos con obesidad perdieron un 0,3% de peso, las personas con sobrepeso ganaron un 2% más de peso y los individuos delgados un 3,7% más.

Después de 24 años, el riesgo de diabetes se redujo en los individuos con obesidad, independientemente de la estrategia de pérdida de peso, desde una reducción del 21% en el caso del ejercicio hasta una reducción del 13% en el caso de las píldoras dietéticas.

En el caso de los individuos con sobrepeso, los investigadores observaron una reducción del 9% del riesgo de diabetes de tipo 2 en el caso del ejercicio y un aumento del 42% del riesgo en el caso de los que tomaron pastillas, y en los individuos delgados, toda pérdida de peso se asoció a un aumento del riesgo de diabetes de tipo 2, que osciló entre un aumento del 9% en el caso del ejercicio y un aumento del 54% en el caso de las pastillas o ACP.

Si bien la pérdida de peso puede ser beneficiosa para las personas con sobrepeso y obesidad, las estrategias de adelgazamiento no aportan los mismos beneficios a los individuos delgados

Los autores concluyen que, si bien la pérdida de peso puede ser beneficiosa para las personas con sobrepeso y obesidad, las estrategias de adelgazamiento no aportan los mismos beneficios a los individuos delgados, y las estrategias de adelgazamiento deben ser utilizadas sólo por quienes las necesiten por razones médicas.

"Nos sorprendió un poco cuando vimos por primera vez las asociaciones positivas de los intentos de pérdida de peso con un aumento de peso más rápido y un mayor riesgo de diabetes tipo 2 entre los individuos delgados --añade Sun--. Sin embargo, ahora sabemos que tales observaciones están respaldadas por la biología que, lamentablemente, conlleva resultados adversos para la salud cuando los individuos delgados intentan perder peso intencionadamente.

"La buena noticia es que los individuos con obesidad se benefician claramente de perder unos kilos y los beneficios para la salud perduran incluso cuando la pérdida de peso es temporal", concluye.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto