200 años del fallecimiento de su descubridor

¿Sabías que la primera vacuna se descubrió gracias a las ordeñadoras de vacas?

La Asociación Española de Vacunología (AEV) ha compartido esta y otras 5 curiosidades para celebrar su descubrimiento

Un sanitario prepara una vacuna (Foto: Freepik)
Un sanitario prepara una vacuna (Foto: Freepik)

time 3 min

25.01.2023 - 12:40

El jueves 26 de enero se cumplen 200 años del fallecimiento Edward Jenner, considerado el padre de la vacunología y de la inmunología ya que fue el descubridor de la vacuna de la viruela, la primera inyección de este tipo que se creó en el mundo. 

Esta vacuna permitió salvar miles de millones de vidas, ya que, solo durante el siglo XVIII, la viruela había acabado con 60 millones de personas. Actualmente, es la única enfermedad completamente erradicada. Para celebrar su descubrimiento la Asociación Española de Vacunología (AEV) ha compartido 6 curiosidades sobre esta primera vacuna:

1.Tiene su origen en las ordeñadoras de vacas

A finales del siglo XVII, la viruela hacía estragos en toda Europa. Fue entonces cuando Jenner constató un hecho que la experiencia popular conocía, aunque no entendía: las personas que ordeñaban a las vacas y contraían la viruela bovina no padecían la viruela humana.

Las vacas sufrían en la piel de sus ubres una enfermedad pustulosa, la viruela bovina, que se contagiaba a los ordeñadores y les producía pústulas, fiebre ligera y malestar generalizado, curando pronto y sin complicaciones. Las ordeñadoras de las vacas contraían una enfermedad protectora por contacto con esos animales que las prevenía frente a la viruela, es decir, quedaban inmunizadas. Fue así como Jenner intuyó que debía existir una relación entre la viruela de las vacas y la viruela humana.

2. Fue posible gracias a un niño de ocho años

Aunque antes de que Jenner comenzara con sus experimentos otros médicos ya habían llevado a cabo algunos ensayos -que se abandonaron al constatarse reacciones graves-, fueron las investigaciones de este médico inglés las que dieron sus frutos en el año 1796. El protagonista de todas ellas fue un niño de ocho años llamado James Phipps, hijo del jardinero de Jenner.

Jenner tomó parte del contenido de una pústula de viruela de la vaca de una ordeñadora y la inoculó en el brazo del pequeño. A los 7 días de la inoculación, el niño comenzó a presentar manifestaciones clínicas de la enfermedad de las vacas, como malestar en la axila del brazo derecho, fiebre, escalofríos o dolor de cabeza. La enfermedad remitió en unos días.

Seis semanas más tarde, Jenner inoculó en el brazo del niño el líquido de una de las pústulas de un enfermo de viruela humana, sin que el pequeño presentara ningún síntoma de la enfermedad. Unos meses después, para terminar de asegurarse de que la vacuna funcionaba, Jenner volvió a inocular material de viruela humana en los brazos del niño, que tampoco enfermó. Se iniciaba así uno de los grandes capítulos de la medicina preventiva, con la primera vacuna frente a una enfermedad que hasta el momento actual es la única inmunoprevenible que ha sido erradicada en los humanos.

3. Jenner fue premiado por el Parlamento inglés con 30.000 libras esterlinas

El descubrimiento de Jenner generó numerosas incomprensiones y desprecios, sucediéndose las discusiones entre los detractores y los propugnadores de la vacunación. No obstante, poco a poco fue cosechando merecidos reconocimientos: Jenner fue premiado por el Parlamento inglés con 10.000 libras esterlinas en 1802 y 20.000 en 1807. En 1813 fue nombrado Doctor por la Universidad de Oxford, y 50 años después, en 1857, el Parlamento decretó que se erigiera un monumento al insigne médico y cirujano en Trafalgar Square.

Además, en 1803 se creó en Londres la Royal JennerianSociety, encargada de la difusión de la vacuna que dio lugar a una disminución importante de la tasa de mortalidad por la viruela.

4. Napoleón Bonaparte fue uno de sus grandes precursores

A principios del siglo XIX, en el contexto de las guerras napoleónicas, numerosos jóvenes ingleses eran prisioneros de guerra de los franceses. Jenner, conociendo esta realidad, escribió una carta a Napoleón sugiriéndole vacunar a sus tropas para evitar que la viruela se extendiese por todo el continente y que sus soldados murieran a causa de la infección. A cambio de este consejo, Jenner pidió al emperador francés que liberara a los prisioneros ingleses. Napoleón accedió a su petición y además vacunó a su ejército en 1805, afirmando lo siguiente:  "No le puedo negar nada a uno de los más grandes benefactores de la humanidad".

5. En 1980, el mundo se declaró libre de viruela

Se estima que, a lo largo del siglo XVIII, la viruela acabó con la vida de 60 millones de personas en Europa, mientras que otras muchas quedaban ciegas debido a las lesiones que la infección dejaba en las córneas. Progresivamente, los distintos países iniciaron sus campañas de vacunación frente a la viruela, hasta que en 1980 el mundo se declaró libre de viruela gracias al descubrimiento de Jenner.

6. Abrió las puertas a otras vacunas y hoy disponemos de 33 vacunas para la prevención de infecciones causadas por microorganismos

La vacunación fue durante un siglo una medida preventiva frente a una sola enfermedad, la viruela, pero hoy, 227 años después, disponemos de más de 33 vacunas para la prevención de infecciones producidas por otros tantos microorganismos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto