ABANDONARÁ EL CARGO A FINAL DE MES

El año de Salvador Illa en Sanidad: un ministro con fecha de caducidad

Elegido como la “cuota catalana” del Gobierno para negociar con el independentismo, Salvador Illa tuvo que gestionar desde España una pandemia mundial. Finalmente, se marcha un año después y recién iniciado el plan de vacunación.

Salvador Illa, ministro de Sanidad (Foto: Congreso de los Diputados)
Salvador Illa, ministro de Sanidad (Foto: Congreso de los Diputados)

time 6 min

10.01.2021 - 00:00

Este domingo se cumple un año desde que se dio a conocer que Salvador Illa era la persona elegida por Pedro Sánchez para ser el ministro de Sanidad en el nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. 365 días después, el político catalán tiene contados los días al frente de la cartera sanitaria tras anunciar que será el candidato del PSC a presidir la Generalitat de Cataluña para las elecciones de febrero. En ConSalud.es hacemos un repaso de su gestión.

Desde un primer momento, su nombramiento sorprendió. Licenciado en Filosofía, con experiencia en política municipal y secretario de Organización del PSC, la llegada de Illa se relacionó con la llamada ‘cuota catalana’ del Gobierno. De esta forma, se asumió que además de ocuparse de la política sanitaria, tendría un papel destacado en la labor de limar las asperezas con la Generalitat de Cataluña después de años de conflicto institucional debido al procés independentista.

Illa se marcó como objetivo seguir las líneas iniciadas por María Luisa Carcedo; sin embargo, la Covid-19 truncó los planes fijados por el Ministerio de Sanidad

Igualmente, llamó la atención que el Ministerio de Sanidad fuese dividido en tres carteras para poder integrar a varios miembros de Unidas Podemos en el Gobierno. Así, de un gran departamento liderado por María Luisa Carcedo se pasó a tres ministerios: Sanidad, encargado a Illa; Derechos Sociales, para el vicepresidente Pablo Iglesias; y Consumo, para Alberto Garzón.

Salvador Illa recoge la cartera de Sanidad de manos de su antecesora, María Luisa Carcedo. (Foto: @sanidadgob)Salvador Illa recoge la cartera de Sanidad de manos de su antecesora, María Luisa Carcedo. (Foto: @sanidadgob)

Estos cambios, junto con la llegada de nuevos equipos, supusieron que el arranque del Gobierno se ralentizara. Para Sanidad, Salvador Illa se marcó una serie de objetivos de legislatura, la mayoría en línea con las políticas iniciadas por Carcedo ya que la política asturiana tan sólo llegó a estar un año y medio de ministra. Sin embargo, la Covid-19 frustró cualquier tipo de plan al Ministerio de Sanidad.

PANDEMIA Y ESTADO DE ALARMA

Pocos días después de su toma de posesión, Illa y su equipo tuvieron que fijar un ojo en la Covid-19, enfermedad causada por el nuevo coronavirus descubierto en China. Tras los primeros casos diagnosticados en España, los contagios incrementaron de forma exponencial a nivel nacional y mundial. El alto nivel de transmisión llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar la pandemia internacional y al Gobierno a establecer el estado de alarma.

La falta de transparencia, la compra de material sanitario fallido o las debilidades de la cogobernanza han perseguido a Illa desde el inicio de la pandemia

Desde ese momento, el ministro se convirtió en la principal autoridad competente delegada del Gobierno para gestionar la pandemia, por delante de Margarita Robles (Defensa), Fernando Grande-Marlaska (Interior) y José Luis Ábalos (Transportes, Movilidad y Agenda Urbana). De esta forma, Illa asumirá la centralización de las decisiones sobre el SNS aunque se mantendría la gestión por parte de las comunidades autónomas.

La gravedad de la situación, con un aumento importante de contagios, de ingresos hospitalarios y de muertes, así como la relevancia de decisiones como el estricto confinamiento domiciliario obligó al titular de Sanidad a reunirse de forma telemática y en multitud de ocasiones con los consejeros sanitarios autonómicos a través del Consejo Interterritorial. Además, regularmente daba explicaciones ante la Comisión de Sanidad del Congreso.

PRIMEROS FALLOS Y CRÍTICAS

Fue en estos espacios donde Salvador Illa comenzó a recibir las primeras críticas por su gestión. La compra de material y de test de detección fallido o el retraso en la llegada de EPI’s y mascarillas para los profesionales sanitarios propiciaron el desencanto de parte de la oposición y de algunas comunidades autónomas. Esta situación incluso provocó la denuncia de diferentes colectivos, causas que en su mayoría han sido inadmitidas por el Tribunal Supremo.

El jefe de Emergencias, Fernando Simón, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, entregan al presidente Pedro Sánchez un informe. (Foto. Pool Moncloa. Borja Puig de la Bellacasa)El director del CCAES, Fernando Simón, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, entregan a Pedro Sánchez un documento. (Foto. Pool Moncloa. Borja Puig de la Bellacasa)

En la misma línea, también ha estado en el foco por la falta de transparencia que se produjo durante el proceso de desescalada, ya que no se dieron a conocer los miembros del comité de expertos que ayudaban al Ministerio de Sanidad. Posteriormente, tras una reclamación del Consejo de Transparencia, se confirmó que estas personas eran técnicos del departamento ministerial, liderados por el director del CCAES, Fernando Simón.

Por otra parte, también son numerosas las voces que consideran que el sistema de “cogobernanza” fijado entre el Gobierno y las comunidades autónomas no ha funcionado como se esperaba. Tras el fin del estado de alarma, se cedió a las autonomías la posibilidad de endurecer las medidas otorgando a los presidentes regionales la potestad de convertirse en autoridades competentes. Sin embargo, algunas de ellas han considerado que al Ministerio de Sanidad le ha faltado liderazgo.

SEGUNDA Y TERCERA OLA DE COVID-19

Esta diversidad de medidas y actuaciones se multiplicó durante el verano ante la llegada anticipada de la segunda ola epidémica. El mayor punto de conflicto llegó en septiembre, cuando el Ejecutivo central anunció la declaración de un estado de alarma particular para las ciudades de la Comunidad de Madrid más pobladas y con más incidencia, lo que provocó el rechazo del Gobierno regional y de parte de la oposición política.

Tanto el plan de vacunación como el de Navidad han despertado críticas; algunas autonomías y parte de la oposición creen que ha habido "falta de liderazgo"

En este periodo también fue noticia el Ministerio de Sanidad por el retraso en la conformación de la reserva estratégica de material sanitario. Tras varios anuncios, el Acuerdo Marco se publicó en agosto pero se retrasó ante la dificultad que generaba a empresas españoles para adherirse al mismo. Finalmente, no fue hasta finales de noviembre cuando, en dos tandas, se adjudicaron los distintos lotes de material.

Antes, en septiembre, se comenzó a planificar el Plan de Vacunación frente a la Covid-19, junto con las comunidades autónomas. En el marco del acuerdo de la Comisión Europea para adquirir hasta siete posibles vacunas diferentes, el Consejo de Ministros fue firmando contratos de compra mientras que Salvador Illa y Pedro Sánchez iban anunciando diferentes fechas del inicio de la vacunación.

Salvador Illa y Carolina Darias, posible sucesora, en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. (Foto. Pool Moncloa. Borja Puig de la Bellacasa)Salvador Illa y Carolina Darias, posible sucesora, durante un Consejo Interterritorial del SNS. (Foto. Pool Moncloa. Borja Puig de la Bellacasa)

Con la esperanza de la llegada de las vacunas en la mente, otra asunto marcó la preocupación sanitaria: la Navidad. Para ello, el ministro pactó con los consejeros un plan con medidas globales de restricción, documento que tuvo que actualizarse apenas dos semanas después ante el incremento de la incidencia. De nuevo, cada comunidad autónoma hizo lo que creía más conveniente, mientras que Sanidad ofrecía “apoyo” a dichas decisiones. No obstante, ya está confirmado que estamos ante una tercera ola epidémica.

VACUNACIÓN Y SALIDA DEL MINISTERIO

En España, al igual que en el conjunto de la Unión Europea, se empezó a administrar la vacuna de Pfizer-BioNTech el 27 de diciembre. La previsión compartida por Illa es la de tener inmunizada a 15-20 millones de españoles entre mayo y junio y en torno al 70% de la población en verano. Sin embargo, las primeras semanas de la vacunación han generado dudas sobre estos objetivos ya que existen diferencias sustanciales entre autonomías.

Mientras algunos sectores han valorado positivamente su carácter conciliador, calmado y negociador, otros han acusado a Illa de usar el Ministerio para beneficio personal y partidista

Justo en ese momento, fue cuando se dio a conocer que Salvador Illa sería el candidato del PSC para presidir la Generalitat de Cataluña tras las elecciones del 14 de febrero. En medio de una pandemia y con el proceso de vacunación iniciado, la oposición y algunas comunidades le han pedido su cese inmediato al entender que no podía ocuparse de ambas cuestiones al mismo tiempo.

A pesar de ello, Salvador Illa ha reiterado que no abandonará su puesto hasta que se inicie la campaña electoral en Cataluña, prevista para el 29 de enero. En todo caso, será en los próximos días cuando acabe su etapa al frente del Ministerio de Sanidad, un año en el que mientras algunos le han valorado positivamente su carácter conciliador, calmado y negociador, otros le han acusado de usar el Ministerio para beneficio personal y partidista.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto