Importantes diferencias entre países

Sistemas sanitarios y copago en la UE: estas son las principales diferencias entre los Veintisiete

Dentro de la Unión Europea podemos clasificar los sistemas sanitarios, con sus diferencias entre ellos, en dos grandes grupos: Servicio Nacional de Salud y Sistema de Seguros Sociales.

Farmacéutico recogiendo medicamentos de una receta (Foto: Freepik)
Farmacéutico recogiendo medicamentos de una receta (Foto: Freepik)

time 8 min

18.07.2022 - 00:00

La fotografía que observamos de los sistemas sanitarios de los países europeos es un complejo compendio de factores que podemos agrupar bajo dos modelos que describen la realidad sanitaria de los Veintisiete: Servicio Nacional de Salud y Sistema de Seguros Sociales.

El primer modelo, también conocido como “Beveridge”, se caracteriza por una financiación a través de impuestos (Presupuestos del Estado) con acceso universal (médicos asalariados o por capitación) y control gubernamental aunque existe el sector privado con distintos grados de importancia en función del país. Un modelo que se caracteriza por una gran implicación del Estado en la gestión, a pesar de que existen algunos copagos por parte de los usuarios.

El segundo modelo, también conocido como “Bismark”, se caracteriza por la financiación mediante cuotas obligatorias pagadas por empresarios y trabajadores o a través de impuestos. Os recursos financieros van a  parar a los “fondos” que son entidades no gubernamentales reguladas por ley y que son los responsables de gestionar estos recursos.

Los “fondos” contratan hospitales y médicos de familia, entre otros, para que provean los servicios a los asegurados mediante contratos basados en un presupuesto o mediante pago por acto. En este modelo existen sistemas de reembolso y algunos copagos por parte de los usuarios. 

Independientemente del modelo sanitario del que estemos hablando el copago es uno de los elementos sobre el que mayor atención se posa. Cuando hablamos del copago sanitario lo hacemos de una forma a través de la que hacer frente al coste tanto de los servicios de atención médica como a los gastos farmacéuticos que se aplican tanto en la sanidad pública como en la privada.

El copago se produce en la sanidad pública cuando adquirimos medicamentos, es decir, realizamos el desembolso de una fracción del coste total de los fármacos. Para conocer cuál es la situación del copago sanitario en los principales países de la Unión Europea y Reino Unido, vamos a desglosar los datos recogidos por el Ministerio de Sanidad en su informe “Los sistemas sanitarios en los países de la UE: características e indicadores de salud en el siglo XXI”. Un documento que analiza los sistemas sanitarios de 14 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea y Reino Unido y que, a continuación, desglosamos con los datos más destacados de copago sanitario.

Cuando hablamos del copago sanitario, lo hacemos de una forma a través de la que hacer frente al coste tanto de los servicios de atención médica como a los gastos farmacéuticos que se aplican tanto en la sanidad pública como en la privada

Los países con características de Sistema Nacional de Salud presentan las siguientes modalidades de copago para los pacientes:

  • Dinamarca: no cuenta con copago en la Atención Primaria, Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias, pero sí en la receta de medicamentos.
  • España: no cuenta con copago en la Atención Primaria, Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias, pero sí en la receta de medicamentos.
  • Finlandia: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.
  • Irlanda: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.
  • Italia: cuenta con copago en la Atención especializada ambulatoria, las urgencias y la receta de medicamentos. Están exentos de copago la Atención Primaria y los ingresos hospitalarios.
  • Portugal: cuenta con copago sanitario en la Atención Primaria, Atención especializada ambulatoria, urgencias y receta de medicamentos. Queda exento el ingreso hospitalario.
  • Reino Unido: tan solo cuenta con copago en la receta de medicamentos, quedando exentos la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, el ingreso hospitalario y las urgencias.
  • Suecia: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.

Los países con características de Sistema de Seguros Sociales presentan las siguientes modalidades de copago para los pacientes:

  • Alemania: cuenta con copago sanitario para los ingresos hospitalarios, las urgencias y las recetas de medicamentos, quedando exentas la Atención Primaria y la Atención especializada ambulatoria.
  • Austria: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.
  • Bélgica: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.
  • Francia: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.
  • Grecia: cuenta con copago en la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos, quedando únicamente exenta la Atención Primaria.
  • Luxemburgo: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios y receta de medicamentos, quedando únicamente exentos los ingresos hospitalarios.
  • Países Bajos: cuenta con copago en la Atención Primaria, la Atención especializada ambulatoria, ingresos hospitalarios, urgencias y receta de medicamentos.

La información relativa a los sistemas sanitarios del resto de Estados miembro de la Unión Europa ha sido extraída de los Perfiles Sanitarios (2021) elaborados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud:

  • Bulgaria

El sistema de salud búlgaro se fundamenta en un Seguro Social Obligatorio de Salud, con un pequeño papel para el Seguro Voluntario de Salud. El Seguro Nacional de Salud, a través de 28 sucursales regionales con fondos de seguro médico, es el único proveedor de  salud. En 2019 la financiación pública supuso el 60,6% del total del gasto en salud. Los pagos por parte de los pacientes representaron en ese año el 37,8% del gasto total sanitario.

  • República Checa

Desde 1990 el país cuenta con un Sistema de Seguro Social de la Salud, fuertemente regulado por el gobierno. Cuenta con siete seguros públicos de salud que actúan como pagadores y proveedores de la atención, con una competencia entre fondos limitada en la que uno de ellos (VZP) aglutina al 56% de la población. El seguro médico es obligatorio y el acceso a la atención médica es prácticamente universal. En 2019 el 82% de la financiación de la salud procedió de financiación pública. Los gastos por parte de los pacientes se producen a través de copagos para la adquisición de medicamentos.

  • Chipre

Chipre inició en 2019 la implantación de un Sistema General de Salud en respuesta al desequilibrio de recursos entre proveedores públicos y privados que se traducían en grandes costes para los pacientes, largas listas de espera e ineficiencias del sistema sanitario. En 2019 el coste sanitario para el bolsillo de los pacientes superó el 30% del gasto sanitario total.

  • Croacia

El Fondo de Seguro de Salud es la aseguradora principal del país. Croacia cuenta con un seguro médico obligatorio que cubre principalmente los copagos, en un país en el que dadas estas circunstancias más del 60% de la población cuenta con este seguro adicional.

  • Eslovaquia

La salud se fundamenta en tres sistemas en competencia (uno público y dos privados) que negocian los contratos con los proveedores de la salud. Todos vigilados por la Autoridad de Vigilancia que actúa como organismo independiente para garantizar la calidad y buen funcionamiento, siendo el Ministerio de Salud un regulador y principal accionista de la compañía pública y más grande de los proveedores de servicios de salud. Aproximadamente dos tercios del gasto público en salud procede de las contribuciones en formato de impuestos de los pacientes. Los copagos consisten básicamente en las recetas de medicamentos y las tarifas de los usuarios por ciertos servicios de salud y pagos directos por servicios que no están cubiertos.

  • Eslovenia

Cuenta con un Seguro Social de Salud Obligatorio con un solo asegurador público (Instituto de Seguros de Salud de Eslovenia) que proporciona una cobertura casi universal. El sistema se financia en gran parte con las contribuciones en formato de impuestos. Tres empresas privadas ofrecen servicios de salud mediante copagos para cubrir necesidades no cubiertas a través de los servicios públicos.

  • Estonia

El sistema de salud está financiado en gran parte a través de un impuesto sobre las nóminas. El Seguro de Salud opera como un fondo púbico con la práctica totalidad de su financiación procedente de los impuestos. Alrededor del 74,5% del gasto sanitario en 2019 en Estonia se financió a través del Gobierno con un 23,9% del gasto procedente de copagos, principalmente realizados para la adquisición de medicamentos y la salud dental.

  • Hungría

Un único fondo de salud proporcional cobertura para casi todos los residentes a través del Instituto Nacional de Salud. Las cotizaciones obligatorias representan el 68,3% de todo el gasto sanitario. Los niveles de copagos sanitarios son elevados debido a que el paquete de servicios que cubre el seguro de salud se decide a nivel central a través de una lista positiva de productos farmacéuticos y una negativa sobre procedimientos médicos. Mientras que la mayoría del gasto de los hospitales se financia con fondos públicos, la Atención Primaria, por ejemplo, tiene copago.

  • Letonia

El Servicio Nacional de Salud ofrece cobertura universal para toda la población financiada con impuestos generales. El gasto del bolsillo por parte de los pacientes representó en 2019 un 36%, lo que se traduce en consecuencias negativas en el acceso a la salud. Aunque el sistema ofrece cobertura a toda la población a través de un paquete básico de servicios, los pacientes deben pagar por multitud de servicios, destacando los medicamentos, servicios de rehabilitación, salud dental o atención ambulatoria. Muchos ciudadanos recurren a seguros privados para evitar las listas de espera.

  • Lituania

El sistema de salud lituano está organizado alrededor del Fondo Nacional del Seguro de Salud que compra servicios en nombre de la población asegura, y pretende dar servicio a todos los residentes. El Ministerio de Salud es el encargado de formular las políticas sanitarias. El paquete de servicios que ofrece a la población cubre la Atención Primaria, los servicios especializados, enfermería y rehabilitación, así como el reembolso de medicamentos y dispositivos médicos. El gasto farmacéutico representa el mayor gasto en copago sanitario.

  • Malta

El Servicio Nacional de Salud de Malta está financiado en su mayor parte por impuestos y ofrece una cobertura casi universal. Todos los residentes están cubiertos por la Seguridad Social y tienen derecho a recibir un conjunto integral de servicios. Los residentes con menos ingresos tienen derecho a recibir ciertos medicamentos sin cargo alguno.

  • Polonia

El sistema se basa en un Seguro Social de Salud. El Fondo Nacional de Salud es el único comprado y opera a través de 16 sucursales regionales que gestionan la compra de los servicios de salud. La mayor parte del gasto en salud se financia a través de este mediante impuestos. El gasto procedente del bolsillo de los pacientes representó en 2019 el 20,1% del gasto total en salud, siendo la mayor parte destinada a la atención ambulatoria y la prescripción de medicamentos.

  • Rumanía

El Ministerio de Salud es el responsable del Seguro Social de Salud, mientras que la Casa del Seguro Nacional de Salud administra y regula el Sistema Nacional de Salud. Hasta 2017 el pago de las cotizaciones se dividía entre empleados y empleadores, pero al no cumplir estos últimos con sus obligaciones la nueva legislación ha hecho responsable a los empleados de cubrir la cantidad total de las cotizaciones con las correspondientes subidas salariales.

Aunque el gasto en salud en 2019 fue del 80%, el 18,9% del gasto sanitario total procedió de los copagos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto