cáncer gástrico

El estado civil puede predecir la supervivencia del cáncer gástrico en fase inicial

La investigación publicada en el 'Journal of Investigative Medicine', analizó la base de datos de SEER de 3.647 pacientes diagnosticados entre 2010 y 2015 con cáncer gástrico en fase inicial.

Dolor estómago (Foto. Freepik)
Dolor estómago (Foto. Freepik)

time 4 min

06.07.2022 - 11:45

Es probable que el estado civil sea un factor importante para predecir la supervivencia a largo plazo en personas con cáncer gástrico en fase inicial, según sugiere una investigación publicada en línea en el Journal of Investigative Medicine.

Según los investigadores, debería añadirse a la lista habitual de variables clínicas y personales utilizadas para informar sobre la probabilidad de que una persona viva después del diagnóstico.

El cáncer gástrico es el quinto tipo de cáncer más común y la tercera causa de muerte por cáncer a nivel mundial, con más de un millón de nuevos casos y 780.000 muertes solo en 2018. La enfermedad es aproximadamente dos veces más común en los hombres que en las mujeres, pero es poco frecuente por debajo de los 50 años.

Si se detecta a tiempo, las posibilidades de supervivencia aumentan considerablemente, pero mientras que el valor pronóstico del estado civil se ha reconocido para las personas con cáncer de hígado y pulmón, no se incluye en la lista de factores de supervivencia predictivos para el cáncer gástrico en fase inicial.

Por ello, los investigadores querían averiguar si el estado civil podría ser también un factor válido para ayudar a predecir los resultados a largo plazo en personas con cáncer gástrico en fase inicial.

El objetivo era conocer qué factores predicen de forma fiable el tiempo transcurrido desde el diagnóstico hasta la muerte por cualquier causa

Se basaron en la información clínica que se había introducido en la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) de 3.647 pacientes diagnosticados entre 2010 y 2015 con cáncer gástrico en fase inicial que no se había extendido más allá del estómago a otras partes del cuerpo.

Los participantes se dividieron aleatoriamente en dos grupos: un grupo de "entrenamiento" de 2.719 personas para elaborar un nomograma un modelo matemático que muestra las relaciones entre diferentes variables y un grupo de prueba de 928 personas para validar el modelo.

Se incluyeron las siguientes variables: edad en el momento del diagnóstico (en bloques de 10 años, desde menos de 40 hasta 90-100); raza; sexo; localización del tumor; hallazgos moleculares (histología); grado (apariencia de las células cancerosas); propagación a los ganglios linfáticos (estadio); cirugía; extirpación de los ganglios linfáticos; quimioterapia; radioterapia; tamaño del tumor; seguro; y estado civil.

Unos 1.793 (49%) de los participantes eran hombres y 1.854 (51%) eran mujeres. La mayoría (2.231) eran de raza blanca. En total, 1.957 estaban casados, 274 divorciados, 41 separados, 630 viudos, 512 solteros y se desconocía el estado civil de 233. En general, las perspectivas de supervivencia eran mejores entre las mujeres que entre los hombres y entre las personas casadas.

En el grupo de formación, las personas casadas tenían el mejor pronóstico (una media del 72% de posibilidades), mientras que las viudas tenían el peor (una media del 60% de posibilidades).

Del mismo modo, si se tiene en cuenta el género, las probabilidades de supervivencia fueron mayores para los hombres casados (media del 69%); y las mujeres casadas (media del 76%), mientras que fueron menores para los viudos (media del 51%) y las viudas (media del 61%).

La supervivencia también fue significativamente mejor en las mujeres divorciadas que en los hombres divorciados.

Otros análisis mostraron que la edad en el momento del diagnóstico, el sexo, los hallazgos moleculares, el estadio, la cirugía, el tamaño del tumor y el estado civil eran factores pronósticos independientes.

A partir de estos datos, los investigadores construyeron un nomograma para predecir la supervivencia a 3 y 5 años, en el que cada variable se puntuaba de 0 a 100 según su contribución a la supervivencia, y se asignaba a las personas un riesgo alto o bajo de recidiva o muerte.

El nonograma predijo de forma fiable la supervivencia, diferenciando entre aquellos con alto y bajo riesgo de recurrencia o muerte. El índice C, un indicador estadístico de la concordancia entre los resultados reales y los previstos, fue de 0,791. Un valor superior a 0,7 se considera bueno.

El tamaño del tumor fue el factor que más contribuyó al riesgo de muerte o recidiva. Esto no es sorprendente, dicen los investigadores, ya que un tumor más grande es más agresivo mientras que uno apenas visible es de crecimiento lento.

El estado civil también mostró una influencia moderada en la supervivencia. Las personas casadas tuvieron el mejor pronóstico, seguidas de las solteras, mientras que el pronóstico de los pacientes separados fue el peor.

"Todos los pacientes diagnosticados de cáncer gástrico en fase inicial pueden utilizar nuestro nomograma para evaluar su riesgo pronóstico tras recibir el tratamiento correspondiente"

Esto podría deberse a que las personas casadas suelen tener una mejor situación económica y son más propensas a recibir el estímulo emocional de su cónyuge, sugieren los investigadores. Las diferencias de género observadas también pueden reflejar diferencias genéticas y/o de estilo de vida, añaden.

Se trata de un estudio de modelización y, como tal, no puede establecer la causa. Además, en el estudio no se incluyeron algunos factores de riesgo de cáncer gástrico bien conocidos, como los antecedentes familiares, el consumo de alcohol y la infección por Helicobacter pylori.

No obstante, los investigadores concluyen que "todos los pacientes diagnosticados de [cáncer gástrico] en fase inicial pueden utilizar nuestro nomograma para evaluar su riesgo pronóstico tras recibir el tratamiento correspondiente".

"En el caso de los pacientes de alto riesgo, debe aumentarse la frecuencia de las revisiones y los tiempos de seguimiento. Los propios pacientes deberían prestar más atención a la fluctuación de los síntomas y a la mejora del estilo de vida".

Añaden que debería proporcionarse más ayuda y atención social a las personas viudas o solteras a las que se les diagnostica la enfermedad.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto