Nueva forma de tratar la patología

Los retos de la inmunoterapia aplicada al cáncer

Aunque los tratamientos hayan mostrado una mejora respecto a terapias tradicionales, los expertos apuntan a la dificultad de acceso a los fármacos y a la poca formación de los profesionales.

Pilar Garrido, presidenta de Seom y Félix del Valle, director de MSD Oncología en España y Portugal, durante las jornadas celebradas en Segovia.
Pilar Garrido, presidenta de Seom y Félix del Valle, director de MSD Oncología en España y Portugal, durante las jornadas celebradas en Segovia.

time 3 min

20.09.2015 - 00:00

La falta de formación de los profesionales, la dificultad de acceder a los fármacos y el problema de seleccionar los pacientes que pueden ser tratados o no, son los principales retos a los que se enfrenta la conocida como inmunoterapia oncológica, un nuevo método que podría revolucionar la lucha contra el cáncer en los próximos años. Así lo han consensuado los expertos presentes en el seminario para periodistas "Nuevos modelos de aproximación al cáncer ante la llegada de los tratamientos inmunoterápicos", organizado por la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom) y la compañía MSD.

"Estos tratamientos no van dirigidos a acabar con el tumor, sino a crear una repuesta inmunológica del organismo del paciente que sea capaz de acabar con el cáncer"
La inmunoterapia supone el paso siguiente a la quimioterapia en el tratamiento del cáncer. La principal novedad es que "por primera vez, los tratamientos no van dirigidos a acabar con el tumor, sino a crear una repuesta inmunológica del organismo del paciente que sea capaz de acabar con el cáncer", según señala Alfonso Berrocal, jefe de sección del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Valencia. Es decir, ahora es el propio organismo del paciente el que frena la progresión del cáncer, ayudado por los fármacos inmunoterápicos.

Estas terapias aún están en fase de desarrollo, pero los primeros fármacos, aprobados en 2011, han demostrado una alta mejora en los pacientes respecto al tratamiento con quimioterapia, especialmente en pacientes con cánceres de melanoma o de pulmón. "La tasa de supervivencia, por ejemplo, en personas con melanoma metastásico, era inferior al 5% cinco años después de su diagnóstico. Con estos tratamientos, sin embargo, un 20% de los pacientes sobrevive a ese período", señala Berrocal.

El problema, según los expertos, es el difícil acceso al tratamiento precoz mediante estas terapias. "Los trámites burocráticos necesarios en los ensayos clínicos para garantizar que el fármaco es 100% seguro, acaban retrasando mucho, y encareciendo, la llegada de estos medicamentos a los pacientes", explica Javier de Castro, jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz.

De esta forma, desde que se comienza a investigar un fármaco, hasta que es aprobado por las autoridades competentes, pueden pasar muchos años. Y, como indica Amparo Valladares, de MSD España: "Los estudios demuestran que cada año de retraso en la aprobación de un fármaco oncológico cuesta 260 años de vida".

Años de supervivencia, y menos muertes, que se podrían evitar, según Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac), si no existieran tantos organismos reguladores. "Solo en España hay 22 comités de evaluación de fármacos, que evalúan lo que ya se ha aprobado a nivel europeo. Y después de todo, además cada comunidad autónoma, y cada hospital, tiene su propio comité de evaluación".

Todos estos trámites llegan a encarecer la administración de los tratamientos, que en España rondan los 40.000 euros, un coste a veces inasumible por las administraciones: "Es duro para los profesionales y los pacientes saber que estos tratamientos existen y no podemos acceder a ellos", señala Berrocal.




FALTA DE PERSONALIZACIÓN Y DE FORMACIÓN


El coste de los tratamientos en España ronda los 40.000 euros
Al difícil acceso a los fármacos inmunoterápicos se une la dificultad de seleccionar a los pacientes que pueden recibir estos tratamientos ya que, según los especialistas, "no benefician a todos". Por ahora, los datos científicos no garantizan una selección adecuada, por lo que los expertos tienen el reto de lograr una personalización de los tratamientos. Algo que, según Berrocal, se conseguirá en apenas un año.

Por último, el otro gran hándicap actual de la inmunoterapia es la falta de formación de los profesionales. Al ser una terapia novedosa, existe un desconocimiento que, como aseguran los especialistas, a veces lleva a los médicos a decantarse por metodologías más tradicionales, pero menos efectivas.

Por todo ello, Pilar Garrido, presidenta de Seom, considera que la inmunoterapia oncológica "puede ser una revolución" en el tratamiento del cáncer, pero "hay que poner en contextos estos fármacos", para poder lograr mejorar la supervivencia de los pacientes.


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es
Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto