ENTREVISTA CONSALUD.ES

"Debemos seguir luchando porque todos los niños y niñas tengan acceso a las mismas vacunas"

Hablamos con Lucía Galán de su nuevo libro 'Cuentos de Otoño de Lucía, mi pediatra'; de la pandemia; o la situación del calendario vacunal en España, entre otros aspectos.

Lucía Galán, pediatra, publica 'Cuentos de Otoño de Lucía, mi pediatra' (Foto. Editorial Planeta)
Lucía Galán, pediatra, publica 'Cuentos de Otoño de Lucía, mi pediatra' (Foto. Editorial Planeta)

time 7 min

24.09.2021 - 17:45

Si hablamos de Lucía Galán, tal vez no sepas de quien se trata, pero si decimos 'Lucía, mi pediatra', rápido la habrás identificado, ya sea por su trayectoria como pediatra y su Centro Creciendo; por sus charlas divulgativas o por sus libros. Y precisamente, el lanzamiento de un nuevo libro de cuentos para niños es el motivo por el que ConSalud.es ha hablado con ella.

Lo mejor de nuestras vidas’, ‘Eres una madre maravillosa’, ‘El viaje de tu vida’, ‘Cuentos de Lucía mi pediatra’, ‘El gran libro de Lucía mi pediatra’, ‘Cuentos de Lucía, mi pediatra 2’ y ahora, con la llegada del otoño y la (de nuevo atípica) vuelta al cole, llega el nuevo libro ‘Cuentos de Otoño de Lucía, mi pediatra’.

De nuevo, un libro para los más pequeños de la casa, ¿qué te gustaría que aprendieran con estos nuevos capítulos de Lola y Toni?

Me gustaría que perdieran definitivamente el miedo a ir al pediatra, por ejemplo. Hay niños y niñas que lo pasan verdaderamente mal. Me encantaría que aprendieran ellos y sus papás a gestionar sus ataques de ira y esas conocidas rabietas que nos sacan de nuestras casillas. Me encantaría que, de una vez por todas, la diversidad y el respeto hacia lo diferente lo llevemos por bandera, nosotros y los niños. Por eso en todos los cuentos que escribo siempre hay un homenaje a casos reales de niños que existen de verdad que merecen todo nuestro reconocimiento. En este caso, Álvaro, con una en enfermedad rara. Me gustaría que los padres y sobre todo las madres se quitasen la culpa a la hora de dedicar tiempo a su descanso, cuidado o diversión, de ahí el último cuento de “la mamá de Lola tiene una cita”.

Siempre he intentado darles a mis hijos esa visión generosa y grande del amor. “Porque mamá salga sin vosotros o incluso se haga algún viaje sin vosotros no quiere decir en ningún caso que os quiera menos. Os quiero incondicionalmente, pero de vez en cuando también me gusta hacer otras cosas que no sea ser mamá a tiempo completo.” Ahora que son mayores les digo: ¿verdad que os encanta estar con vuestros amigos y no os apetece que este yo allí? Los dos asienten con la cabeza. Y no por eso me queréis menos, ¿verdad? Pues a mí me ocurre lo mismo: de vez en cuando me apetece una cena de amigas, o una cita romántica o una escapada, pero yo siempre, siempre, siempre, os voy a querer hasta el infinito y sin condición. 

Hablar de emociones, alimentación, enfermedades o situaciones diferentes con los niños, puede ser complejo. ¿Por qué crees que leyendo estos cuentos llegas donde, a veces, ni los propios padres podemos llegar?

Porque muchas veces los padres no saben cómo abordar determinados temas y por temor a hacerlo mal, directamente no los abordan. Por tanto, los cuentos infantiles son una herramienta fantástica para educar y acercar a los niños, temas complejos que explicados de otro modo, quizá no llegaríamos. 

Lucía Galan, pediatra (Foto. Editorial Planeta)

Aunque la consulta de un pediatra pueda parecer muy alegre y divertida (normalmente adornada de manera que los niños no sientan miedo ni rechazo a los médicos), también hay casos que deben ser complicados. Los niños también enferman, por desgracia no solo de catarros o bronquiolitis. ¿Cómo se gestiona la situación de explicar a un menor qué le ocurre?

Manteniendo su inocencia intacta, esto es sagrado. El mensaje hay que adaptarlo siempre a la edad del niño. No es lo mismo cinco años que doce. Los niños por regla general no necesitan demasiadas explicaciones de las cosas, necesitan que les demos respuesta a sus preguntas, eso sí. Pero siempre con esa mirada compasiva y tierna que debe acompañar siempre a la infancia. Ellos necesitan sentirse seguros, protegidos y cuidados y para eso no hace falta darles clases magistrales. 

Con más de medio millón de seguidores en Instagram, se ha convertido en uno de tus canales para conectar con madres, padres y niños… Además, para los que te seguimos, es famosa la ‘ronda de los viernes’, casi una consulta personalizada para muchas personas y un buzón de respuestas para otras. ¿Cómo gestionas el tiempo que inviertes en esta Red Social?

Pues paradojamente las uso para desconectar y pasar el rato. Cuando tengo algún ratito muerto y ya he terminado la jornada, me gusta entrar y leeros a todos. Me encanta saber que estáis ahí. Que leéis mis libros, que les contáis mis cuentos a vuestros niños. Me emociono con las fotos que me mandáis, los audios con esas vocecitas dándome las gracias. Es la recompensa a mucho trabajo tras una pantalla del ordenador escribiendo desde mis profundidades; vosotros me conectáis con el mundo real. Es muy bonito. Además, hace años que he descubierto el poder tan inmenso que tienen estos canales de difusión y lo muchísimo que soy capaz de ayudar desde la distancia. 

Cada día me llegan mensajes que me ponen los pelos de punta: “gracias a tu Gran Libro llegamos a tiempo con el diagnóstico de la diabetes de mi hija y no tuvo que ingresar en la UCI”, “gracias a tu trilogía fui capaz de superar un posparto que me había llevado a una depresión”, “gracias a tus libros soy mejor madre, gracias por tu luz”. ¿Cómo no voy a dedicarle un ratito a las RRSS con estos mensajes? Me debo a vosotros. 

Antes hemos citado tus otros libros, algunos son casi una enciclopedia o manual de la maternidad/paternidad ¿cuál sería el orden correcto si alguien quisiera empezar a leerlos? 

Es una de las preguntas que más me hacéis. Pues verás, no hay un orden establecido. Depende de lo que busques. 

El Gran Libro es el más práctico de todos, ahí tenéis todas las enfermedades por las que pueden atravesar nuestros hijos desde que nacen hasta la adolescencia incluida. Qué hacer, qué no hacer, cuando ir al pediatra, cuando a urgencias, cómo manejar a nuestros bebés, qué es normal y que no lo es, qué hacer cuando llega la adolescencia, la sexualidad, las redes sociales, pasando por las enfermedades de la piel más frecuentes, traumatología, enfermedades digestivas, alergias y un largo etc. 

Y la trilogía son tres libros para sentirlos y vivirlos que se pueden leer en cualquier etapa de nuestras vidas porque los tres abarcan todas las edades y momentos. Y aquí me meto de lleno en el mundo emocional a través de historias mías personales e historias reales de mis pacientes. 

- Lo mejor de nuestras vidas: el foco está en los niños a lo largo de su crecimiento con infinidad de ejemplos y situaciones por las que nos encontramos todos 

- Eres una madre maravillosa: el foco está en los padres y madres, en lo que nos cambia este viaje. Lo que nos transforma. Aquí os cuento muchos de mis aprendizajes de vida ya no solo como madre, sino como mujer. Es un libro muy personal y muy intenso. 

- El viaje de tu vida: es el más intenso de todos ellos, son todo historias reales de pacientes que han tenido otras maternidades, otras paternidades; auténticas historias de superación que una vez las lees, tu mirada hacia el mundo, cambia.

'Cuentos de Otoño de Lucía, mi pediatra' (Foto. Editorial Planeta)
 

Hablando de maternidad o paternidad, muchas veces hablas del porcentaje de padres que te siguen, que parece que, poco a poco, va subiendo. ¿Se nota también en las consultas o siguen siendo las madres quienes más acuden al médico con los hijos?

Siguen viniendo más madres que padres, pero en estos más de 15 años de profesión yo sí he observado un cambio. Cada vez vienen más padres y cada vez están más implicados, sí, vamos avanzando.

Siguiendo con la actualidad, en tu anterior cuento, ya incorporaste un capítulo sobre el coronavirus. ¿Recibes muchas consultas sobre el contagio en los niños?

Sí. Hemos tenido muchos, ahora afortunadamente muchos menos y esperemos que cada vez sean menos y menos y menos… soy bastante optimista con este asunto, creo que ya no queda tanto para acabar con esta terrible pandemia que ya todos recordaremos. 

En cuanto a la vacunación, ya se está inoculando a los mayores de 12 años y está por ver si a lo largo del otoño se podrán vacunar los niños desde los 6 meses. Hay muchas familias que tienen dudas al respecto, ¿cuál es tu recomendación?

Hay muchas dudas, sí. Y las seguirá habiendo. Es natural tener preguntas, dudas e incluso miedo. Estamos viviendo una situación que es nueva para todos por tanto debemos respetar ese miedo comprensible de muchas familias, eso no quiere decir que sean negacionistas ni antivacunas, no confundamos las cosas. 

Mis hijos son adolescentes y ya están vacunados. No lo dudé. Yo soy una mujer de ciencia y si nuestros organismos oficiales, tanto nacionales, europeos como internacionales, avalan su uso, su eficacia y su seguridad, yo no soy nadie para ir en contra de ello y exponer a mis hijos o a las personas que les rodean. 

Al fin y al cabo, las vacunas evitan enfermedades e, incluso, muertes… pero en España, seguimos con un calendario vacunal diferente, en función de las Comunidades Autónomas. ¿Crees que se debería avanzar hacia un calendario común? 

Sin duda. No tiene ningún sentido las diferencias que existen, aunque afortunadamente y con el paso de los años parece que cada vez son menos. Pero aun así, debemos seguir luchando porque todos los niños y niñas tengan acceso a las mismas vacunas y que sí protección no dependa de si les ha llegado la información correctamente o de si su economía familiar se lo puede permitir. No, es Justo. 

Una de las vacunas que no está al alcance de todas las familias, es el conocido ‘Bexero’ para el meningococo B, en algunas regiones lo incluye la seguridad social y en otras no… ¿Cuál es tu opinión sobre esto?

Pues aquí tenemos el vivo ejemplo de lo que acabamos de comentar. No; no hay derecho que por haber nacido en una comunidad o en otro, los niños estén protegidos o no frente a una bacteria, en este caso, el meningococo B que tiene un 10 % de mortalidad en niños con un 30-40% de secuelas graves. 
 

Por último, Lola y Toni, llevan varios años acompañando a los niños de muchas familias, ¿seguirán contando sus historias en el futuro? ¿Habrá más libros?

¡Por supuesto! Anda que no hay cosas aún que os tengo que contar a través de mis queridos Lola y Toni. Deseando estoy, de hecho. 

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto