Menú
Pese a haber superado unas oposiciones

Médicos residentes, ¿los becarios de la Sanidad española?

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina denuncia la situación de precariedad laboral que viven muchos MIR españoles, que ven vulnerados sus derechos en su día a día.

time 3 min

09.05.2017 - 23:59

No trabajan gratis porque, entre otras cosas, han superado unas oposiciones y una carrera de seis años cuyo acceso está muy restringido, sin embargo, las condiciones laborales a las que se enfrentan diariamente los médicos internos residentes (MIR) no distan mucho de la explotación laboral de los becarios denunciada en diversas profesionales, y cuyo debate se ha reabierto a raíz de una polémica suscitada por las declaraciones del chef catalán Jordi Cruz.

Un Real Decreto de 2006 establece la obligación de que el MIR descanse 12 horas tras una guardia de 24 horas seguidas, pero los facultativos denuncian que es habitual que esto no se cumpla
“Las condiciones laborales del residente están muy deterioradas. Se ha naturalizado la precariedad del MIR, que cobre poco, que esté todo el día en el hospital y que se vulneren sus derechos”. Así lo explica a Consalud.es Sara Vargas, vicepresidenta de Asuntos Externos del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM).

Uno de los aspectos que más preocupa al colectivo, por ser ilegal, es el hecho de que los MIR no libren tras una guardia. Es decir, que tengan que seguir trabajando después de una jornada de 24 horas seguidas. Un Real Decreto de 2006 establece que, tras estas guardias, “el residente tendrá un descanso continuo de 12 horas, salvo en casos de emergencia asistencial”. No obstante, Vargas asegura que es habitual que en muchos hospitales los médicos no puedan disfrutar de este descanso, “bien por presión del servicio o porque siempre ha sido así y no se cambia. Pero esto atenta contra la calidad de la asistencia”.

Durante estas guardias, muchas de las cuales se realizan en Urgencias, también es habitual que el residente tenga que atender a los pacientes solos, por lo que es habitual que el paciente “pregunte dónde está el adjunto”, o que el médico tenga que salir de la consulta para pedir ayuda a un adjunto sobre un diagnóstico.

Todo ello, pese a que otra normativa de 2008, refrendada por un reciente protocolo de Sanidad, establece que la supervisión de residentes de primer año “será de presencia física, por lo que los centros sanitarios deberán garantizar la existencia de condiciones organizativas que garanticen la supervisión de las actuaciones del R1 por los especialistas de la unidad asistencial”.

Y es que, pese a soportar buena carga de la actividad asistencial de los hospitales, el trato que reciben los médicos residentes de sus tutores o compañeros adjuntos también es similar en ocasiones al de muchos becarios, por eso, desde el CEEM reivindican “que se haga una tutorización adecuada y no sé le dé de lado, porque no se sabe en muchas ocasiones cómo va el residente, y se le debería evaluar bien”.

LA OBLIGATORIEDAD DE SEGUIR FORMÁNDOSE

Según un informe, los MIR españoles cobran la cuarta parte de un belga, tres veces menos que un danés y la mitad que un sueco o un francés
Sara Vargas recuerda que, más allá de su trabajo, el MIR también ha de seguir formándose, acudiendo a sesiones clínicas obligatorias o presentando casos al finalizar las rotaciones, lo que conlleva un tiempo de preparación que en ocasiones carecen debido a la intensa actividad laboral.

Por otro lado, en lo que respecta al sueldo, y aunque un residente de cuarto o quinto año que realice guardias pueda llegar a cobrar más que un médico ya con título de especialista pero con un contrato precario, un estudio de la Federación Europea de Médicos Asalariados señalaba aún así que un MIR español cobra la cuarta parte de un belga, tres veces menos que un danés, y la mitad que un sueco o un francés. De hecho, el salario base de un MIR, en casi cualquier comunidad autónoma, apenas supera los 1.100 euros mensuales.

Por todo ello, Sara Vargas insta a las administraciones a preocuparse por estos aspectos y a tener en cuenta que el MIR no es un becario, “sino que somos médicos que ya tenemos una formación y una carrera”. Desde el CEEM, concluye, siguen trabajando en el análisis de esta situación.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es
Escribir un comentario (2)
0 + 2 -
Manuel, 2017-05-09 20:19:28

A ver... Soy de la 1ª promoción del MIR que pasó examen, el primer año haciamos hasta 10 guardias al mes y sin cobrarlas, nunca libré las guardias y fue muy duro, pero el artículo es tendencioso, entras "virgen" en el hospital y a los cinco años eres un buen especialista si te preocupas de aprender.

0 + 2 -
Manuel, 2017-05-09 20:19:12

Nosotros hacíamos más de 80 guardias al año, al día siguiente te sentabas en la CE al lado del jefe o ibas a ayudar a quirófano, no podías permitirte perder para tu formación esas jornadas lectivas. Ser MIR es un privilegio

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto