Menú

Estrés oxidativo

Nuevo agente terapéutico para mitigar el daño cutáneo por radiación

Desarrollan una terapia tópica que, aplicada antes o después de la exposición a radiación, actúa como antioxidante dirigido a las mitocondrias y previene la acumulación de especies reactivas de oxígeno.

Imagen de una mitocondria.

time 2 min

27.12.2016 - 15:58

Una nueva terapia tópica, aplicada antes o después de la exposición a la radiación, previene el daño potencial a la piel debido al estrés oxidativo, según un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Pittsburg (en EE UU). La molécula sintética, denominada JP4-039, actúa como antioxidante dirigido a las mitocondrias y ha sido confeccionada para prevenir la acumulación de especies reactivas de oxígeno, lo que mengua el daño oxidativo y posibilita mantener la función mitocondrial.

La aplicación tópica de JP4-039 previene y mitiga el daño cutáneo inducido por la radiación
Para los científicos, esto resulta importantísimo, ya que las mitocondrias son particularmente susceptibles al estrés oxidativo y la apoptosis juega un papel importante en el daño al tejido inducido por la radiación. Los investigadores han descubierto con su trabajo que, tanto en modelos de piel humana como en roedores, la aplicación tópica de JP4-039 previene y mitiga el daño cutáneo inducido por la radiación, que se caracteriza por dermatitis clínica, pérdida de la función de barrera, inflamación y fibrosis.

Un menor daño también reduce la apoptosis, ayuda a preservar la capacidad antioxidante de la piel y disminuye la oxidación irreversible del ADN y de las proteínas. Los resultado del estudio han sido publicados en la revista Journal o Investigative Dermatology.

DAÑO CUTÁNEO

Durante las sesiones de radioterapia, los pacientes a menudo sufren quemaduras en la piel, que son irritantes y dolorosas, y a su vez pueden conducir a infecciones peligrosas. “A veces las quemaduras son tan graves”, ha explicado uno de los autores de la investigación, el científico Louis Falo, “que los pacientes deben detener su régimen de tratamiento”. A lo que ha añadido: “Nuestros resultados muestran que el tratamiento tópico con este agente terapéutico previene el daño de la piel directamente en la fuente”.

El daño cutáneo, inducido por la radiación, abarca desde el fotoenvejecimiento y la carcinogénesis, debidos a la exposición a los rayos ultravioleta, hasta la dermatitis por radiación, limitante del tratamiento y asociada con la radioterapia y al síndrome de radiación cutánea, otra consecuencia (frecuentemente fatal) de las exposiciones a los accidentes nucleares.

La radiación de la piel conduce a un patrón complejo de lesión directa del tejido, que involucra daño a las células de la epidermis y, a las células endoteliales dentro de las paredes de los vasos sanguíneos, así como al reclutamiento de células inflamatorias.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto