Menú

“Aunque hemos avanzado en igualdad desde los tiempos de Marie Curie, todavía queda mucho por hacer”

Lola Martínez, responsable de la Oficina de WISE del CNIO
“Aunque hemos avanzado en igualdad desde los tiempos de Marie Curie, todavía queda mucho por hacer”

4 min

06.11.2016 - 23:59

Del 7 al 30 de noviembre, el CNIO acoge la exposición “Marie Sklodowska-Curie. Una polaca en París”, con el objetivo de dar visibilidad al papel de la mujer en la ciencia. Esta iniciativa de la Oficina de Mujeres en Ciencia del CNIO (WISE) forma parte del compromiso de este centro con la promoción y defensa del trabajo de las mujeres investigadoras. Para su responsable, Lola Martínez, cambiar la percepción del rol de la mujer es el primer paso.

Como responsable de la Oficina de WISE del CNIO y directora de la Unidad de Citometría de Flujo en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ¿queda mucho por hacer?

Aunque hemos avanzado mucho desde los tiempos de Marie Curie, todavía queda mucho por hacer. Estamos convencidos de que para lograr una plena igualdad necesitamos cambiar mentalidades y alejarnos de estereotipos. Desde que Alfred Nobel creara estos premios en 1901, sólo 17 mujeres lo han ganado en alguna de las áreas científicas. Diez premiadas pertenecen al siglo XX y siete al presente, un dato que parecería indicar cierta progresión positiva pero que encierra una trampa fácil de detectar si se presta atención a los datos sobre la presencia femenina en la investigación y a la larga lista de mujeres cuyas contribuciones a la ciencia fueron determinantes, y que fueron y son continuamente ignoradas por los jurados.

¿Cómo nace la idea de crear esta oficina?

Desde la dirección del centro y de distintos jefes de grupo, nos animaron a llevar a cabo iniciativas que fomenten la labor de la mujer en la ciencia y en el liderazgo. Con este objetivo nace en 2012 la oficina.

“Si se saca a la mujer del mercado laboral o no se facilita su entrada y desarrollo profesional, los avances no serán tan significativos”
La mayoría de los que pertenecemos al mundo científico hemos realizado parte de nuestra formación en el extranjero. Yo, por ejemplo, he vivido 10 años en Reino Unido. Allí los propios departamentos de recursos humanos hacen actividades de este tipo. De hecho, desde la Unión Europea, en las últimas convocatorias del Horizon 2020 hay una parte importante para financiar el gender equality. Lo consideran algo importante, y es que la mujer abarca un porcentaje alto de la sociedad, y no es interesante que la mitad de su población no tenga acceso a puestos que permitan hacer cambios en la sociedad en la que vivimos. Las mujeres no son distintas a la hora de trabajar. Si se las saca del mercado laboral o no se facilita su entrada, al final el avance que se va obtener, no va a ser tan significativo.

Dada nuestra experiencia fuera de España en este tipo de iniciativas, concretamos mandar un correo a todas las mujeres del centro para realizar una primera reunión a modo de brainstorming para ver qué se podía hacer. Desde entonces, trabajamos en ello.

Actualmente somos 11 miembros. La directora del CNIO, María Blasco, está muy implicada y nos ha ayudado y facilitado todo. Realmente, si no cuentas con una dirección permeable a este tipo de iniciativas, todo es más complicado.

¿Qué tipo de actividades lleváis a cabo?

Tenemos distintos proyectos, uno de ellos son los seminarios, que denominamos “WISE”. En ellos buscamos que mujeres nos cuenten su experiencia de cómo han alcanzado posiciones de liderazgo en sus profesiones. Con esta iniciativa, queremos que la gente observe roles de mujer alejados de los que normalmente vemos, principalmente en televisión. En ocasiones, los roles se basan en la belleza y no en ser lista y tener éxito profesional.

“Cuando tienes una cierta edad es difícil cambiar comportamientos o estereotipos; sin embargo, acercar a la gente joven otros roles de la mujer, resulta muy interesante”
Cuando tienes una cierta edad es difícil cambiar comportamientos o estereotipos; sin embargo, acercar a la gente joven otros roles de la mujer, resulta muy interesante. De este modo, también buscamos motivar a las niñas en la elección de profesiones científicas. Lo cierto es que esta iniciativa está siendo un éxito.
Respecto a las mujeres que han participado en los seminarios, para el Día Internacional de la Mujer contamos con Edurne Pasaban, primera mujer en la historia en ascender a los 14 ochomiles, que ofreció una charla motivacional. Pasaban dejó claro en su discurso que si uno tiene un objetivo claro, debe ir a por ello. También hemos contado con otras personalidades como la secretaria de Estado Carmen Vela, Ángeles González-Sinde, María del Mar Martínez, etcétera.

¿Cuál es la situación de la mujer en la ciencia en España, tanto en número como en reconocimientos?

No somos los más avanzados pero tampoco los peores dentro de Europa. Países que en teoría son bastante evolucionados como Alemania y los países nórdicos sí cuentan con políticas de protección y de cuotas, pero luego las mujeres se encuentran con importantes barreras una vez que son madres, ya que en esos países y en esa circunstancia, se potencia que la mujer se quede en casa.

En España queda bastante por hacer. Hay iniciativas y oficinas como la nuestra en otros centros, pero, en líneas generales, falta dotar de recursos. Hay una sociedad de mujeres investigadoras y tecnólogas, que el año pasado publicó un informe en el que analizaron el acceso a las mujeres en los premios científicos, y, como mujer e investigadora, no te puedes ni creer los resultados. Hay un montón de mujeres formadas, con su carrera, su doctorado, experiencia y, luego cuando analizas los cargos de liderazgo, se caen todas. Y en lo que respecta a los premios científicos, la representación es muy baja.

“Cuando a mujeres pioneras en su campo y muy válidas les propones presentarse a un certamen, tienden a recular. Sin embargo, hombres con peor expediente no dudan en presentarse”
Por este motivo, nosotros desde la oficina impulsamos y buscamos a mujeres dentro de nuestro propio centro para que se presenten a premios. Un aspecto recurrente con el que nos encontramos es que, en general, cuando a mujeres pioneras en su campo y muy válidas les propones presentarse a un certamen, tienden a recular. Sin embargo, hombres con peor expediente no dudan en presentarse. La cuestión cultural, por lo tanto, es muy importante. En este sentido, queremos hacer más actividades con colegios e institutos porque necesitamos cambiar estereotipos culturales.

¿Qué nuevas iniciativas tenéis en proyecto?

Vamos a solicitar un programa de liderazgo a Horizonte 2020 para tratar de dar empoderamiento a las mujeres. Hay distintas iniciativas de mentoring, pero nos gustaría continuar en esa línea.

La conciliación también es algo que nos preocupa y por lo que luchamos en cada una de nuestras iniciativas.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto