Menú

APROBADO POR EL PARLAMENTO EUROPEO

¿Cómo afectará el acuerdo CETA entre la UE y Canadá a la industria farmacéutica?

Los especialistas sostienen que favorecerá el acceso a nuevos medicamentos de todos los pacientes. También fomentará el desarrollo de tratamientos innovadores.
De izq. a drcha.: Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea; Justin Trudeau, primer ministro de Canadá y Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo

2 min

16.02.2017 - 11:00

El Tratado Económico y Comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA), aprobado este miércoles por el Parlamento Europeo, permitirá, entre otros beneficios, consolidar y armonizar la protección de la propiedad industrial en el ámbito farmacéutico, favoreciendo el acceso a nuevos medicamentos de los pacientes europeos y canadienses.

"Será posible aumentar la eficiencia en la aprobación de nuevos fármacos"
La Federación Europea de la Industria Farmacéutica (Efpia) ha expuesto en un comunicado que el comercio internacional constituye “un factor clave para el crecimiento, el empleo y la competitividad de la industria farmacéutica innovadora en Europa”. De hecho, añaden desde la patronal europea que el acuerdo destaca “la misión de la industria farmacéutica de desarrollar nuevos tratamientos innovadores para los pacientes”. El Tratado constituye a su vez, según Efpia, “un positivo paso adelante a la hora de armonizar las reglas del juego de las compañías farmacéuticas europeas que operan, invierten e investigan en Canadá”.

En la misma línea, Farmaindustria también valora positivamente el Tratado CETA, ya que la cooperación regulatoria que supone, dicen desde la patronal española, permitirá beneficiar a pacientes, investigación, sistemas de salud y economía. En concreto, como señala la directora del Departamento de Internacional de Farmaindustria, Iciar Sanz de Madrid, será posible “aumentar la eficiencia en la aprobación de nuevos fármacos a través de una mayor armonización regulatoria; favorecerá así mismo la creación de empleo en el sector farmacéutico y se traducirá en una optimización de los recursos gracias al reconocimiento mutuo de la inspección de las plantas de producción”.

Por último, agrega Sanz de Madrid, “debemos recordar los beneficios específicos en materia de protección de propiedad industrial para las compañías innovadoras europeas que operan en Canadá: derecho de apelación para los innovadores en caso de infracciones de propiedad industrial; compensación de periodos de protección de patente; y refuerzo y cumplimiento efectivo del periodo de protección de datos, que, unidos a los demás efectos positivos incluidos en CETA, redundará en un acceso más rápido para los pacientes a los medicamentos innovadores que necesitan“.


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto