Menú

En España hubo un caso similar

¿Deben los médicos respetar la decisión de los padres en casos como el de Charlie Gard?

La ética médica establece que la decisión de los padres debe prevalecer, salvo que la Justicia difa lo contrario. En el caso de Gard, el juez permitirá a un médico evaluar al bebé de cara a la aplicación de un posible tratamiento experimental que pudiera mantenerlo con vida.
¿Deben los médicos respetar la decisión de los padres en casos como el de Charlie Gard?

2 min

17.07.2017 - 21:00

“Contra la opinión de los padres el médico no puede hacer una desconexión de un soporte vital, salvo que sea por vía judicial”. Así de claro lo indica la ética médica en casos como el del bebé británico Charlie Gard, según señala a Consalud.es Joan Monés, secretario de la Comisión de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC).

Un juez del Tribunal Superior de Londres ha autorizado a un médico estadounidense a evaluar a Charlie Gard de cara a la aplicación de un posible tratamiento experimental
En el caso de este bebé británico, que padece un síndrome infantil de encefalopatía mitocondrial que lo mantiene en un estado vegetativo irreversible, los padres rechazan, como aconsejan los médicos, desconectar al pequeño de la máquina de respiración asistida que lo mantiene con vida. La decisión de desconectar al bebé ha sido incluso avalada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, pero no es definitiva, porque un juez del Tribunal Superior de Londres ha autorizado a un médico estadounidense a evaluar al paciente, de cara a aplicarle una posible terapia experimental que se ha utilizado en al menos un paciente estadounidense con una enfermedad mitocondrial parecida.

“Aunque desconozco los detalles clínicos exactos del caso, lo habitual es que, cuando un niño no tiene ninguna solución clínica, y todo el mundo está de acuerdo en que el soporte vital es una medida extraordinaria sin la cual el paciente moriría, se produzca la desconexión, ya que está aceptado deontológicamente”, señala Monés.

De hecho, el artículo 32.2 del Código Deontológico establece que “el médico no deberá emprender o continuar acciones diagnósticas o terapéuticas sin esperanza de beneficios para el enfermo, inútiles u obstinadas”.

En este caso, sin embargo, la confrontación entre la opinión del médico y de los responsables del paciente, lleva a que sea la Justicia la que “haga de balanza y se decante por retirar la asistencia o no”.

EL CASO ESPAÑOL

Más allá de la polémica surgida a raíz del bebé Charlie Gard, Joan Monés recuerda que en España ya se vivió una situación similar a finales de 2015, con la niña Andrea de Santiago de Compostela. En este caso, sin embargo, los padres solicitaban una muerte digna para su hija, pero un grupo de pediatras del centro en el que estaba ingresada rechazaban quitarle el soporte vital que la mantenía con vida, porque defendían que no cumplía las condiciones clínicas para ello. Un caso que también llegó a los tribunales, que acabaron dando la razón a los padres para que se le retirara la alimentación artificial que la mantenía con vida.

“Cuando no hay posibilidad ninguna de lograr mantener al paciente con vida, la ética dice que el médico tiene que hacer lo que sea mejor para el niño. Pero si el juez toma una decisión, el facultativo tiene que acatarla”, añade el experto, quien aclara que, en estos casos, los médicos podrían acogerse a su derecho de objeción de conciencia, pero que en definitiva, el servicio hospitalario tendría que garantizar que se cumple con lo estipulado por los tribunales.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto