Menú

Decálogo para un embarazo saludable en verano

La gestación durante el verano conlleva una serie de situaciones diferentes. Además, si coincide con el último trimestre, es recomendable seguir ciertas pautas, ya que la temperatura corporal aumenta.

Decálogo para un embarazo saludable en verano

time 2 min

14.07.2016 - 12:08

El Dr. José María Fernández Moya, coordinador del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Nisa Pardo de Aravaca recomienda seguir estos pasos como medida de prevención ante las posibles incidencias en el embarazo durante la temporada estival.

1. Hidratación

Con el inicio del segundo trimestre la sed aumenta considerablemente. Se recomienda el consumo de entre 2 y 3 litros diarios de líquido al día, sobre todo agua mineral o alguna bebida isotónica para reponer sales minerales, y no retener la orina para evitar las posibles infecciones urinarias.

2. Alimentación saludable

Es recomendable evitar el exceso en bebidas gaseosas y helado y sustituirlo por fruta, gazpacho, sopas frías o batidos. Para reducir las náuseas es efectivo realizar comidas más a menudo en cantidades más pequeñas.

3. Combatir la hinchazón

Tras permanecer mucho rato de pie, es beneficioso aplicar cambios de temperatura en la zona afectada. Darse una ducha de agua fría, poner los pies en alto, realizar ejercicios específicos en el agua o algunos masajes ayudan notablemente a no acumular tanto líquido.

4. Evitar horas de mayor calor

Para realizar actividades que requieran un mayor esfuerzo físico es apropiado aprovechar las horas de la mañana o la noche y esquivar las de mayor temperatura.

5. Vestir adecuadamente

La ropa ligera, de colores claros y de materiales como el algodón, el lino o la seda es la más apropiada para combatir el calor. Como contrapunto, se encuentran las prendas oscuras y ajustadas. El calzado debe ser cómodo y con poco tacón. Mejor de tela que de plástico.

6. Hacer ejercicio

Una actividad controlada es muy beneficiosa para una gestación saludable. La natación es una de las más beneficiosas y sencillas en verano, ya que el medio acuático ayuda a tonificar la musculatura. Los paseos diarios ayudan a liberar endorfinas y reducir la hinchazón y los efectos producidos por el contraste de temperatura del agua y la arena favorecen la circulación y la presión sobre el nervio ciático.

7. Pequeñas exposiciones al sol

Tomar el sol ayuda a sintetizar la vitamina D, pero se debe actuar con cautela. Las horas centrales del día deben ser evitadas y es recomendable cubrirse la cabeza, resguardarse en la sombra y usar siempre protección solar. Durante la gestación es complicado obtener un buen bronceado porque la melanina aumenta su producción y conlleva a la aparición de un mayor número de manchas en la piel. Es aconsejable hidratar bien la piel y utilizar cremas antiestrías.

8. Viajar con precaución

Los viajes en coche o tren son preferibles frente al avión o barco. Aun así, es importante pasear cada dos horas para que las piernas no sufran en exceso.

9. Descansar adecuadamente

Las cenas copiosas y grasientas es mejor evitarlas. Así como dormir con ropa ajustada o incómoda. A la hora de dormir es recomendable recostarse sobre el lado izquierdo y colocar un cojín entre las piernas. La siesta es útil para alcanzar el mínimo de 7 horas de descanso diarias.

10. Controlar los baños en piscina y playas

Los baños durante el último período de gestación solo son peligrosos si la mujer ha roto aguas o expulsado el tapón mucoso que protege el cuello del útero. Esto se produce durante las cuatro semanas previas al fin de gestación y no siempre es percibido por la mujer. Si se desconoce es aconsejable evitarlo, como también lo es realizar deportes acuáticos que impliquen movimientos bruscos o inmersiones profundas.


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto