Menú

MEDICINA DEL TRABAJO

El 86% de los europeos que padece depresión se encuentra en edad laboral

El coste anual de esta enfermedad en el marco de la Unión Europea se sitúa en los 92.000 millones de euros al año, fundamentalmente por la pérdida de productividad de los pacientes.
De izq. a dcha: Jerónimo Saiz, Susana Gómez-Lus y Margalida Gili, este martes en la sede de la APM

4 min

14.03.2017 - 11:45

El impacto de la depresión sobre la población trabajadora y, por tanto, sobre el tejido empresarial, conlleva serias consecuencias profesionales, sociales y económicas en España. Así lo han puesto de manifiesto este martes en Madrid el especialista Jerónimo Saiz, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal y profesor de la Universidad de Alcalá, y la doctora Margalida Gili, decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Islas Baleares, en la presentación del Informe para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo en colaboración con Lundbeck.

"El coste directo de tratar la depresión es muy inferior al coste indirecto que supone la enfermedad en el entorno del paciente"
En un encuentro con profesionales de la comunicación en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), los expertos en Psiquiatría han expuesto que el 86% de los ciudadanos europeos que padecen depresión están en edad de trabajar. Dentro de esta franja, el 10% sufre un episodio depresivo al año, con una duración media de 35,9 días por episodio.

Si tenemos en cuenta las cifras económicas en el marco de la Unión Europea (UE), el coste anual de la depresión se sitúa en 92.000 millones de euros debido, fundamentalmente, a la pérdida de productividad de los trabajadores. Una enfermedad que está directamente relacionada con altas tasas de desempleo y bajas laborales, y que constituye un gasto de más del 1% del PIB comunitario. En esta línea, el jefe Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal ha sostenido que "el coste directo de tratar la depresión es muy inferior al coste indirecto que supone la enfermedad en el entorno del paciente".

FENÓMENO DEL PRESENTISMO

"A consecuencia de la crisis económica que sufre nuestro país, la precariedad en el empleo y las posibilidades de ser despedido han aumentado. El trabajador tiende a ocultar los síntomas de una enfermedad como es la depresión, especialmente por el estigma que aún hoy persiste de culpabilizar al paciente de estarlo", explica el docente Jerónimo Saiz. El propio experto en Psiquiatría subraya que, en estos casos, "aparece el fenómeno del presentismo, es decir, el paciente está en su puesto de trabajo pero no es capaz de realizar las tareas que tiene asignadas porque la enfermedad no se lo permite. Trata de que no se le etiquete como un mal trabajador, pero su rendimiento no es bueno, lo que incrementa su desvalorización, generando un serio problema".

Aproximadamente, el 80% de la pérdida de productividad debida a la depresión puede atribuirse a una inadecuada capacidad en la ejecución de las tareas más que a la ausencia del puesto de trabajo. En este sentido, se ha infravalorado la importancia de los síntomas cognitivos en la depresión, uno de los signos residuales más prevalentes que persisten tras la mejoría de la enfermedad pero que siguen limitando la actividad habitual del paciente. Entre estos síntomas, destacan las dificultades de atención y concentración, de memoria, de toma de decisiones y planificación, de agudeza mental y de velocidad de pensamiento.

Para la doctora Margalida Gili, "la sintomatología cognitiva constituye un síntoma nuclear de la depresión. Con frecuencia la atención sobre las personas que padecen este trastorno se ha centrado en la tristeza y en la pérdida de placer por actividades antes vividas como satisfactorias. Sin embargo, investigaciones recientes muestran cómo estos síntomas cognitivos contribuyen en gran medida a la discapacidad que genera este trastorno".

EL PAPEL DE LAS ADMINISTRACIONES Y EMPRESAS

Los autores del informe creen que España tiene un gran potencial para convertirse en un referente en el tratamiento de la depresión en el ámbito laboral
Según pone de manifiesto el Informe para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo, a día de hoy no existen programas nacionales efectivos que se hayan destinado a mejorar el problema de la depresión en el entorno laboral. Uno de los motivos es que no se habían tenido en cuenta los enormes costes sobre el número de personas afectadas, las empresas y la economía en su conjunto. Sin embargo, el rol que deben ejercer las políticas públicas para combatir la depresión y el impacto social y económico que esta enfermedad provoca en la sociedad es fundamental.

Como explica la decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Islas Baleares, "en Europa se han diseñado y aplicado algunos programas en empresas con resultados positivos. El objetivo de estos programas se centra en promover la salud mental, apoyar a los trabajadores cuando puedan estar en situación de riesgo y enseñar a manejar estos problemas cuando aparecen. En España, hasta donde conocemos, no existen programas de este tipo que requieren un esfuerzo importante tanto económico como formativo, así como una continuidad en el tiempo, difícil de imaginar durante los últimos años de la crisis".

No obstante, el grupo de expertos autor el informe cree que España tiene un gran potencial para convertirse en un referente en el tratamiento de la depresión en el ámbito laboral. Para ello los especialistas en Psiquiatría consideran que son necesarias medidas que comiencen con la sensibilización entre líderes políticos, responsables sanitarios, empresarios y directivos de empresa, así como los propios pacientes. El regreso del enfermo a su actividad previa es también un momento crítico que requiere apoyo y flexibilidad.


Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto