Menú

SEGÚN LOS EXPERTOS

El error que alega el médico que atendió a Bustamante es “muy anómalo y llamativo”

El facultativo asegura que asistió al cantante en su hotel, fuera del horario laboral, y lamenta haber cometido la irregularidad de utilizar el membrete oficial de un centro público. Los expertos cuentan que en estos casos las sanciones pueden derivar en consecuencias disciplinarias o en un delito de falsedad documental.
El error que alega el médico que atendió a Bustamante es “muy anómalo y llamativo”

3 min

06.09.2017 - 20:00

La gira de David Bustamente, Amor de los dos, tenía una cita este sábado en Laguna de Duero (Valladolid). El concierto, sin embargo, fue suspendido por problemas de salud del cantante, quien esgrimía en un informe médico sufrir una fariongoamigdalitis aguda. El documento en cuestión levantó las sospechas de la Consejería de Sanidad de Castilla La-Mancha, y una polvareda mediática tras la apertura de una investigación para determinar la autenticidad del supuesto parte. El documento recoge una supuesta visita del artista al Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Valladolid. El problema estalló al no haber constancia alguna de que fuese atendido en el centro.

"No puedes utilizar un membrete de una institución pública salvo que en ese momento estés trabajando para ella"
La explicación al asunto la ha dado este martes el médico que lo asistió . Efectivamente, la patología existe, pero el facultativo usó indebidamente el documento con el membrete oficial del hospital, realizando la consulta de manera privada en el hotel donde el artista se alojaba. La gravedad del proceder del médico no es desdeñable, puesto que utilizar extraoficialmente un documento de la sanidad pública “no es legal”, como explica a ConSalud.es el abogado Javier de la Peña, de Lex Abogacía.

Una justificación de un error que el experto considera “muy anómalo” y a la que le resta credibilidad. “Una irregularidad de estas características resulta muy extraña y muy llamativa. No puedes utilizar un membrete de una institución pública salvo que en ese momento estés trabajando para ella, y eso el médico lo tiene que saber”.

SANCIONES MUY DISPARES

En casos de esta índole, las consecuencias son muy relativas y muy dispares. “Desde un punto de vista puramente teórico, y sin conocer todos los detalles como ocurre con esta situación, se puede resolver de tres formas”, comenta De la Peña. “Puede que quede absolutamente en nada, que no me extrañaría, la verdad”, opina. Por otra parte, es posible “que no tenga una repercusión legal, pero si disciplinaria, como suspensión de empleo y sueldo temporal o incluso inhabilitación”. Tampoco es descartable “que se entienda que ha habido una manipulación voluntaria y una falsificación de un documento utilizando un documento utilizando un membrete oficial, y por lo tanto estamos hablando de un delito de falsedad documental”.

En cualquier caso, desde el punto de vista del abogado, va a depender mucho “del interés que se tome la propia Consejería de Sanidad en investigar los hechos, y de si quiere llevar a cabo una actuación ejemplarizante o no”.

SIN REPERCUSIÓN PARA EL PACIENTE

Comenta el jurista que la relevancia pública del paciente no sería en ningún caso atenuante. “El perfil, aunque sea el de David Bustamante, no puede amparar una conducta de estas características”.

"El que tiene el problema serio es el facultativo. Él es el que se puede enfrentar a una mayor sanción económica, disciplinaria o legal "
Si se demuestra además que ha habido un falseamiento en el contenido del informe , las responsabilidades pueden recaer también en el propio David Bustamante “porque habría habido un perjuicio para las personas que iban a asistir al concierto”, aunque el experto cree que no es probable. “El que tiene el problema serio es el facultativo. Él es el que se puede enfrentar a una mayor sanción económica, disciplinaria o legal”.


Sin embargo, el hecho de haberlo atendido fuera de su horario laboral no es irregular. “Hay muchos médicos que tienen un puesto de trabajo en la sanidad pública, y lo complementan con una consulta privada”. Eso por sí mismo no es ilegal, señala De la Peña, siempre y cuando el facultativo esté dado de alta para poder ejercer la medicina privada. “Lo que ocurre aquí”, añade, es otro supuesto. En este caso, se trata de “un profesional de la sanidad pública fuera de su horario laboral y de su centro de trabajo, emitiendo un informe con documentos oficiales. Y eso es grave. Es un uso claramente indebido de recursos y documentos públicos”.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

0 + 0 -
Jose Gros Aymerich, 2017-09-07 09:38:54

¡Vaya pollo farisaico! Usar un papel de sanidad pública al informar sobre un caso atendido en su hotel, de forma privada, habrá que probar que hubo pago, es punible, pero la pretensión del delirio del 78, llamar Borbón a Juan Carlos Sutton, y mentir imponiendo una legitimidad cero, hay que tragarlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto