Menú

aragón

Hospital Universitario Miguel Servet

El centro zaragozano implanta con éxito el primer desfibrilador subcutáneo extravascular a un niño de 11 años que había sufrido una parada cardiaca.

Hospital Universitario Miguel Servet

time 2 min

07.04.2017 - 13:35

Especialistas de la Unidad de Arritmias del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza (HUMS) han implantado, en colaboración con Pediatría y Anestesia del Hospital Infantil, el primer desfibrilador subcutáneo extravascular en un niño. El paciente tiene 11 años y padece una enfermedad del corazón denominada miocardiopatía hipertrófica. El pasado marzo, mientras jugaba, sufrió una parada cardíaca que pudo ser rápidamente reanimada por el Servicio de Emergencias fue trasladado a la UCI del Hospital Infantil Miguel Servet, donde se logró una recuperación completa.

Pero el riesgo de que se repita la arritmia que le bloqueó el corazón continúa, por lo que las doctoras Naiara Calvo y Teresa Olóriz, cardiólogas de la Unidad de Arritmias, le implantaron el desfibrilador, que reacciona inmediatamente si hay una alteración. Durante la misma intervención, se comprobó la capacidad del dispositivo de interrumpir automáticamente mediante una descarga de alta energía la misma arritmia que provocó la parada cardíaca. El hospital, puntero en este tipo de tratamientos, ya había utilizado esta tecnología subcutánea y extravascular con anterioridad en adultos, si bien es la primera vez que se implanta un dispositivo de esta complejidad a un niño.



Los desfibriladores son aparatos que detectan las arritmias (alteración del ritmo cardiaco) y las tratan con una descarga eléctrica que logra restablecer el ritmo cardiaco, devolviendo la frecuencia normal y evitando la muerte del paciente. Los desfibriladores convencionales constan de un generador de energía eléctrica que se coloca en el paciente bajo la clavícula, mediante una incisión lateral próxima a la axila. El generador está conectado a un cable que ha de introducirse hasta el corazón a través de una vena. Aunque el funcionamiento es similar, a diferencia de los convencionales el subcutáneo se implanta en su totalidad debajo de piel y de forma extravascular, sin necesidad de acceder hasta el corazón para monitorizar el ritmo cardíaco. Por tanto, se trata de una técnica menos invasiva que reduce las complicaciones.

El Hospital Universitario Miguel Servet es nuestro Centro de Referencia de hoy.

José Manuel Aldámiz, director gerente del centro.







Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto