Menú

AVANCES TECNOLÓGICOS

Implantología de última generación: navegadores virtuales en quirófano

Son los implantes cigomáticos, que tienen una serie de ventajas respecto a los injertos: reducción del tiempo del tratamiento, disminución de riesgos y una mayor comodidad para el paciente.

El doctor Martínez Orcajo en quirófano

time 2 min

11.01.2017 - 10:30

La Universidad Alfonso X el Sabio (UAX) y el Hospital La Milagrosa han firmado este martes un acuerdo de colaboración para dotar a los alumnos del Máster de Cirugía Implantológica, Prótesis y Periimplantología (MPP), de los recursos tecnológicos e instalaciones adecuadas para impulsar la asistencia clínica y realizar proyectos de investigación sobre cirugía de última generación aplicada a los implantes transcigomáticos y la restauración inmediata de los mismos.

Los malos hábitos de vida, infecciones, traumatismos, antecedentes genéticos o a veces los años, precipitan la pérdida de dientes
Los malos hábitos de vida, infecciones, traumatismos, antecedentes genéticos o a veces los años, precipitan la pérdida de dientes. Este proceso, lleva asociado la reabsorción del hueso maxilar de forma progresiva. El doctor Rodrigo Martínez Orcajo, director de las Clínicas Implan-T y encargado de formar y capacitar de manera teórico-práctica a los alumnos y profesores del Máster, asegura que "cuanto más tiempo se tarde en colocar un diente perdido, más posibilidades hay de que se produzca una ausencia de hueso maxilar suficiente para no poder colocar implantes dentales convencionales y, por tanto, se deberá acudir a los injertos óseos o implantes cigomáticos".

Martínez Orcajo afirma que "el injerto óseo es una alternativa más invasiva, en la que se extrae un bloque de masa ósea de otra parte del cuerpo, normalmente de la cadera o calota craneal, y se coloca en la región maxilar. Se trata de una opción de tratamiento que puede conllevar la necesidad de una segunda intervención, mayor trauma, un postoperatorio mucho más desagradable y a veces, desembocar en una mala o nula integración del injerto que puede incluso llegar a perderse". Además, el director de Clínicas Implan-T resalta que "se debe tener en cuenta que este tipo de injertos disminuyen su volumen progresivamente desde que se colocan hasta que cicatrizan".


Hoy en día, en los pacientes a los que resulta muy difícil colocar implantes de manera convencional, y frente a los injertos óseos autólogos, existe otra técnica a aplicar a pacientes de escasa masa ósea: los implantes cigomáticos. Estos son fijados al hueso malar (en el pómulo o cigoma), permitiendo su colocación en pacientes con casi total ausencia de hueso alveolar maxilar.

Los implantes cigomáticos tienen un porcentaje de éxito similar a los implantes dentales convencionales
Según explica el doctor Martínez Orcajo, es importante destacar "que el hueso sobre el cual estos implantes van anclados tiene estructuras anatómicas adyacentes que se han de respetar. La técnica quirúrgica debe ser minuciosa y controlada, ya que la órbita, el globo ocular, el músculo masetero, el nervio infraorbitario o el seno maxilar son estructuras cercanas y que obligan a que esta intervención requiera una sistemática que aporte una gran seguridad y excelente precisión".



Los implantes cigomáticos tienen un porcentaje de éxito similar a los implantes dentales convencionales y presentan ciertas ventajas respecto a los injertos: desde la reducción del tiempo de tratamiento, ya que se puede cargar con más rapidez, pasando por la disminución de los riesgos, hasta una mayor comodidad para el paciente, que podrá tener una prótesis provisional fija provisional a las 24-48 horas tras la cirugía, devolviéndole así la estética y la función dental a las pocas horas de la intervención.


Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información Acepto