TECNOLOGÍA SANITARIA

Fibras de nanotubos: puentes eléctricos capaces de unir tejidos cardiacos dañados

Científicos de Texas y Rice aseguran que las fibras delgadas y flexibles hechas de nanotubos de carbono son capaces de unir los tejidos cardíacos dañados y entregar las señales eléctricas necesarias para mantener el latido del corazón.

Nanotubos (Foto. Universidad de Rice)
Nanotubos (Foto. Universidad de Rice)

time 2 min

11.01.2020 - 00:10

Las fibras de nanotubos de carbono (NTC) pueden restaurar la conducción eléctrica de tejidos cardiacos que estaban dañados. Esta es la principal conclusión de un nuevo estudio desarrollado por investigadores del Instituto Cardiológico de Texas, la Universidad de Rice y otras instituciones.

Según se hace eco Hospimédica.es, los científicos  realizaron estudios de electrofisiología de tórax abierto para examinar las características de los NTC, que combinan las propiedades mecánicas de los materiales de sutura quirúrgica y las propiedades conductoras de los metales, y su idoneidad como solución restauradora para la conducción miocárdica deteriorada. Para ello, utilizaron primero la ablación por radiofrecuencia (RF) para crear un retraso en la conducción epicárdica y, posteriormente, cosieron suturas de NTC sobre el bloque de conducción.

Se trata del primer respaldo científico para usar un tratamiento de material sintético en lugar de un medicamento

"En lugar de chocar y desfibrilar, estamos corrigiendo la conducción enferma de la cámara de bombeo principal más grande del corazón al crear un puente para evitar y conducir sobre un área cicatrizada de un corazón dañado", dijo el Dr. Mehdi Razavi , cardiólogo y director de Investigación e Innovaciones Clínicas en Electrofisiología en THI, quien co-dirigió el estudio con el ingeniero químico y biomolecular de Rice.

"Nuestros experimentos proporcionaron el primer respaldo científico para usar un tratamiento basado en material sintético en lugar de un medicamento para tratar la causa principal de muerte súbita en los EE. UU. Y en muchos países en desarrollo de todo el mundo", agregó Razavi.

No obstante, quedan muchas preguntas antes de que el procedimiento pueda avanzar hacia las pruebas en humanos Los investigadores deben establecer una manera de coser las fibras en su lugar utilizando un catéter mínimamente invasivo, y asegurarse de que las fibras sean lo suficientemente fuertes y flexibles como para servir a un corazón que late constantemente a largo plazo. Además,  deben determinar qué tan largas y anchas deben ser las fibras, exactamente cuánta electricidad necesitan transportar y cómo se comportarían en los corazones en crecimiento de los pacientes jóvenes.

Investigadores participantes en el estudio (Foto. Universidad de Rice)

"La flexibilidad es importante porque el corazón está continuamente pulsando y moviéndose, por lo que todo lo que esté adherido a la superficie del corazón se deformará y flexionará", dijo otro investigador. "Un buen contacto interfacial también es crítico para recoger y entregar la señal eléctrica", aseguró. “En el pasado, se tenían que combinar varios materiales para lograr conductividad eléctrica y contactos efectivos. Estas fibras tienen ambas propiedades incorporadas por diseño, lo que simplifica enormemente la construcción del dispositivo y reduce los riesgos de fallas a largo plazo debido a la delaminación de múltiples capas o recubrimientos ”.

Razavi señaló que si bien hay muchos medicamentos antiarrítmicos efectivos disponibles, a menudo están contraindicados en pacientes después de un ataque cardíaco. "Lo que realmente se necesita terapéuticamente es aumentar la conducción". "Las fibras de nanotubos de carbono tienen las propiedades conductoras del metal, pero son lo suficientemente flexibles como para permitirnos navegar y entregar energía a un área muy específica de un corazón delicado y dañado".

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto