Proyecto de la Universidad de Northwestern (EEUU)

Nuevos sensores inalámbricos para bebés que han de permanecer en UCI pediátricas

Se han diseñado con el fin de reemplazan la maraña de cables que actualmente se emplean para monitorizarlos en cuidados intensivos

Sensores inalámbricos (Foto: Universidad de Northwestern).
Sensores inalámbricos (Foto: Universidad de Northwestern).

time 2 min

Redacción SaluDigital Redacción SaluDigital

09.05.2020 - 00:10

Expertos de la Universidad de Northwestern (EEUU) han desarrollado un nuevo sistema de monitoreo inalámbrico. mediante unos sensores corporales suaves y flexibles para aquellos bebés que tienen que permanecer en unidades de cuidados intensivos neonatales o de cuidados intensivos pediátricos. El estudio, en el que han participado científicos, ingenieros, dermatólogos y pediatras, ha sido publicado, recientemente, en la revista Science.

Los nuevos dispositivos también superan las capacidades de las tecnologías de monitoreo por cable que actualmente se utilizan en estas unidades hospitalarias. Los parches inalámbricos sin batería, diseñados por este equipo de Northwestern también aportan beneficios a la piel del recién nacido, además de permitir un contacto más cercano con los padres.

"Pretendíamos eliminar cables y adhesivos agresivos asociados a los sistemas de hardware existentes y reemplazarlos con algo más seguro, más centrado en el paciente y más compatible con la interacción entre padres e hijos", explicó uno de los coordinadores del proyecto tecnológico, John A. Rogers.

Los nuevos dispositivos pueden rastrear la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la temperatura y la oxigenación de la sangre

BAJO COSTE ECONÓMICO

Actualmente, un conjunto de cables conecta los electrodos de cada bebé a los monitores de respiración, presión arterial, oxígeno en la sangre, y latidos cardíacos, entre otros. Aunque estos conductores garantizan la salud y la seguridad, limitan los movimientos del recién nacido y suponen una barrera importante para el contacto con sus padres. “El contacto del bebé con sus progenitores es muy importante, especialmente, para los pequeños que están enfermos o son prematuros", según el dermatólogo pediátrico Dr Paller, participante en este nuevo instrumento. “Se ha demostrado que disminuyen, entre otros, el riesgo de complicaciones pulmonares, problemas hepáticos e infecciones”, añadió.

De igual manera que los sensores convencionales, los nuevos dispositivos pueden rastrear la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la temperatura y la oxigenación de la sangre. Asimismo, permiten monitorear el movimiento y la orientación del cuerpo, grabar sonidos cardíacos, el llanto y otros biomarcadores de audio, e incluso proporcionar una estimación bastante precisa de la presión arterial sistólica.

El sistema diseñado consta de un sensor que se coloca sobre el pecho o la espalda del bebé, mientras que otro envuelve un pie. (El sensor de pecho mide 5 centímetros por 2.5 centímetros; mientras el de pie mide 2.5 centímetros por 2 centímetros).  El sensor inalámbrico se comunica a través de un transmisor colocado debajo del colchón de la cuna, y a través de frecuencias de radio emiten los datos a las pantallas en los controles de Enfermería. También puede hacerse la transmisión a un teléfono móvil y/o tablet.

Estos sensores funcionan con baterías internas y son bastante baratos de fabricar, según sus diseñadores, por lo que piensan que se podrían distribuirse en entornos clínicos variables e, incluso, en zonas de bajos recursos económicos. Incluso “se pueden usar para monitorear mujeres embarazadas para garantizar un parto saludable y seguro, y reducir los riesgos de mortalidad materna.”, concluyen.

 

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto