NUEVO ESTUDIO

Las intervenciones digitales de salud mental, prometedoras para los jóvenes

La terapia cognitivo-conductual computarizada se encontró eficaz para la ansiedad y la depresión en adolescentes

Salud Mental (Foto. Freepik)
Salud Mental (Foto. Freepik)

time 2 min

11.09.2021 - 00:25

Un número creciente de intervenciones digitales de salud mental están diseñadas para adolescentes con una variedad de problemas de salud mental, pero la evidencia sobre su efectividad es mixta, según una investigación de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia y Spark Street Advisors.

La terapia cognitivo-conductual computarizada se encontró eficaz para la ansiedad y la depresión en adolescentes y jóvenes que prometían aumentar el acceso al tratamiento de salud mental para estas afecciones. Sin embargo, la efectividad de otras intervenciones digitales, incluidos los videojuegos terapéuticos, las aplicaciones móviles o los sitios de redes sociales, y el tratamiento de una serie de otros resultados de salud mental siguen sin ser concluyentes. 

Según UNICEF, casi 1 de cada 5 adolescentes experimenta un trastorno de salud mental cada año, pero debido a las barreras para acceder y buscar atención, la mayoría permanecen sin diagnosticar y sin tratamiento.

Por ello, ahora, los investigadores han realizado un análisis de 18 revisiones sistemáticas y metanálisis de intervenciones de salud digital.

Las intervenciones digitales se pueden usar para complementar y suplantar el tratamiento de salud mental tradicional

Además de los hallazgos sobre la terapia cognitivo-conductual computarizada, algunas áreas terapéuticas de las intervenciones digitales mejoraron los resultados en relación con los controles para aquellos que están en la lista de espera para los servicios, lo que sugiere que las intervenciones se pueden usar para complementar y suplantar el tratamiento de salud mental tradicional en los casos en que el acceso a la atención es limitado o los tiempos de espera para acceder son largos.

Los investigadores señalan que la gran mayoría de las intervenciones estudiadas se implementan en países de altos ingresos, con muy poca información sobre los antecedentes de los participantes. Por lo tanto, la generalización de los hallazgos a jóvenes de diferentes comunidades socioeconómicas, culturales, raciales u otras es débil.

Según la investigación, las intervenciones digitales de salud mental fueron bien aceptadas por las personas de 10 a 24 años de edad, sin embargo, la deserción fue común y la adherencia débil.

Además, se encontró que el compromiso de un profesional de la salud, un compañero o un padre como parte de la intervención digital fortalece la efectividad.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto