Proceso complicado de múltiples y raros pasos

La ciencia desvela el misterio de los raros casos de cáncer provocados por el VIH

Cuando el VIH ingresa al cuerpo, busca células T e inserta una copia de ADN de su secuencia genética, llamada "provirus", en el ADN de la célula.

Científico observando muestras a través de un microscopio (Foto. Freepik)
Científico observando muestras a través de un microscopio (Foto. Freepik)

time 3 min

Ángel Luis Jiménez Ángel Luis Jiménez

Tags:

29.01.2022 - 00:20

[banner-DFP_0]

La evidencia científica desveló hace mucho tiempo que el VIH integra una copia del ADN de su información genética en los genes de la célula huésped que tienen el potencial de causar cáncer. Cuando los animales se infectan con otros retrovirus, esos animales a menudo desarrollan cáncer. Pero, afortunadamente, sucede con escasa frecuencia en el caso de las personas infectadas con el VIH, el retrovirus responsable de la pandemia del sida.

Un equipo dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) ha anunciado a través de un artículo publicado en Science Advances, el descubrimiento de por qué los médicos no ven tasas altas de linfomas de células T, un tipo de cáncer de sistema inmunológico, en pacientes que viven con el VIH.[banner-DFP_1]

“Parece que hemos explicado parte del misterio de por qué el VIH rara vez es la causa directa del cáncer”, explica el coautor principal John Mellors, jefe de la División de Enfermedades Infecciosas de Pitt y UPMC. "Nuestra investigación mostró que se requiere una serie de eventos muy inusuales que involucran cambios en el VIH y mutaciones adicionales en genes humanos en alguien con VIH para desarrollar linfoma, un cáncer de células inmunes llamadas linfocitos".

Cuando el VIH ingresa al cuerpo, busca células T e inserta una copia de ADN de su secuencia genética, llamada "provirus", en el ADN de la célula. Esto indica a las células T, que normalmente patrullan el cuerpo en busca de patógenos extraños, que produzcan el VIH.

Investigaciones anteriores de los equipos de NCI y Pitt mostraron que los provirus pueden insertarse en el ADN de las células T en lugares que inducen a las células infectadas a dividirse y crecer en clones grandes no cancerosos. No es el objetivo del virus inducir el crecimiento de células infectadas; es simplemente el resultado de dónde se insertó el provirus en el ADN de la célula T.[banner-DFP_4]

"Nuestra investigación mostró que se requiere una serie de eventos muy inusuales que involucran cambios en el VIH y mutaciones adicionales en genes humanos en alguien con VIH para desarrollar linfoma, un cáncer de células inmunes llamadas linfocitos"

Estos descubrimientos previos dieron lugar a una paradoja: si el VIH puede integrarse en genes en las células T que pueden hacer que las células se conviertan en clones grandes, ¿por qué no causa también linfomas? Para responder a esta pregunta, el equipo obtuvo muestras de tumores de 13 pacientes con VIH con linfomas y encontró que tres de las muestras tenían niveles altos de provirus del VIH

Posteriormente determinaron dónde se había insertado el provirus en el ADN de la célula T. Este análisis reveló que, cuando el provirus del VIH se inserta en un gen llamado STAT3 o STAT3 y otro gen llamado LCK, puede provocar la proliferación de las células con esos provirus. Si hay mutaciones no virales adicionales en otros genes humanos, esto puede resultar en linfomas de células T. Tanto STAT3 como LCK participan en la regulación del crecimiento de las células T.

“Este es un proceso complicado de varios pasos que requiere eventos raros: la inserción en los genes STAT3 o STAT3 y LCK en el lugar correcto”, dijo Mellors. “Como médico, me tranquiliza saber que estos eventos son raros. Aunque debemos ser conscientes de que el VIH tiene el potencial de causar linfomas, es una ocurrencia tan rara que no hay necesidad de aumentar la ansiedad ahora. Los médicos siempre deben evaluar a sus pacientes para detectar cáncer como parte de la atención médica de rutina, pero las personas con VIH no deben temer que, inevitablemente, desarrollarán linfomas”.

Ya que las personas con VIH viven más tiempo debido a los avances en la medicación y la atención, tienen más tiempo para acumular mutaciones en los genes del huésped. Cuando eso se combina con los efectos de los provirus ya insertados en los oncogenes, la frecuencia de linfomas en personas que viven con el VIH podría aumentar con el tiempo, anotó Mellors, aunque esto no se ha observado hasta ahora. 

El equipo de investigación destacó la importancia de realizar estudios adicionales para evaluar el papel que pueden desempeñar los medicamentos contra el VIH en la prevención de los linfomas de células T, en particular cuando se inician en una etapa temprana del curso de la infección por VIH, junto con la vigilancia continua de los linfomas de células T en personas con VIH.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto