La bioinformática crea nuevas combinaciones de fármacos contra el cáncer de mama

Un estudio bioinformático de los fármacos para el cáncer de mama detecta diez nuevas combinaciones para combatir la resistencia al tratamiento de estos tumores, problema recurrente en la terapia.

La bioinformática crea nuevas combinaciones de fármacos contra el cáncer de mama

time 3 min

24.12.2016 - 00:02

Un análisis exhaustivo realizado in silico para emparejar los 64 agentes terapéuticos desarrollados para tratar el cáncer de mama (la mitad de ellos, en uso, y la otra mitad, en fase clínica) ha permitido a científicos del Instituto de Investigación Biomédica (en Barcelona) identificar 10 combinaciones completamente nuevas, nunca probadas y con alto potencial para combatirlo.

Se trata de un trabajo, liderado por el investigador Patrick Aloy, basado en el estudio de las redes de señalización celular, es decir, tiene en cuenta las señales celulares que los fármacos alteran al tocar las moléculas diana donde van dirigidas. De este modo, siete de las 10 combinaciones testadas en células de cáncer de mama in vitro han mostrado un buen grado de sinergia, lo que significa que el efecto conjunto resulta más potente que la suma de los efectos individuales. Además, una de ellas ya ha sido validada en ratones.

Conseguir el mismo efecto terapéutico empleando una dosis menor supone una gran ventaja para los pacientes de cara a mitigar los efectos secundarios de los fármacos
Los resultados en modelos murinos indican que la combinación de raloxifene y cabozantinib, dos fármacos usados hoy por los oncólogos, potencia “drásticamente” el efecto antitumoral de los dos fármacos por separado, como han escrito los autores de la investigación en Cancer Research, revista científica de la Asociación Norteamericana de Enfermos de Cáncer. Aloy, jefe del laboratorio de Bioinformática estructural y biología de redes en el IRB Barcelona, ha resumido así el avance obtenido: “Encontramos muchas más combinaciones sinérgicas in silico que las surgidas de ensayos combinatorios hechos hasta ahora en laboratorio con técnicas de alto rendimiento y damos detalle experimental de las mismas”.

Los científicos han indicado que, para el 70% de las combinaciones testadas, el efecto conjunto de los dos fármacos es “mucho mayor” que su efecto individual y, por tanto, “para conseguir los mismos efectos terapéuticos se podrían reducir mucho las dosis”. En el caso concreto de combinar raloxifene y cabozantinib testado en ratones, los científicos han visto que el tumor se reduce en un 60%, mientras que el efecto individual de los fármacos solo consigue detener el crecimiento del tumor. Además, podrían llegar a usarse tres veces menos dosis de un fármaco y 25 veces menos del otro que las cantidades que se prescriben actualmente.

“Esto de por sí ya es muy importante, dado que los fármacos no dejan de ser veneno para matar las células; si con menos dosis consigues más o, aunque sea, el mismo efecto quimioterapéutico, supone una gran ventaja para los pacientes de cara a mitigar los efectos secundarios”, ha explicado Aloy.

LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN

En el tratamiento del cáncer, también en el de mama, uno de los problemas con que se enfrentan pacientes y oncólogos es la aparición de resistencias al tratamiento. Las células cancerosas se vuelven “insensibles” a los fármacos que las deberían matar. Estas resistencias se deben a que la célula cancerosa, mediante la aparición de mutaciones aleatorias, aprende a sortear la acción del fármaco. En un 15% de los casos, la finta se produce porque se ponen en funcionamiento señales moleculares alternativas, que permiten a las células tumorales reactivar la división celular o evitar la muerte celular programada. La terapia combinada de dos o más fármacos se presenta como una vía prometedora para combatir este tipo de resistencia.

“Estos análisis nos permiten predecir las vías de señalización que quedan inhibidas con la acción conjunta de dos fármacos”
“Estos análisis nos han permitido predecir las vías de señalización que quedan inhibidas con la acción conjunta de dos fármacos”, ha indicado Samira Jaeger, investigadora posdoctoral y primera autora del trabajo, que ha añadido, “Nuestro objetivo al combinar fármacos es atacar la célula tumoral por varios puntos a la vez que haga muy difícil que resista el tratamiento porque tendrá incapacitadas al mismo tiempo las vías que le permitirían sobrevivir y proliferar”.

Ahora, con el modelo computacional de redes validado, los científicos tienen abiertas tres líneas de investigación. En primer lugar, y para avanzar paso a paso hacia la clínica, probar la combinación de raloxifene y cabozantinib en tumores de pacientes implantados en ratones. En segundo lugar, con el mismo objetivo de encontrar tratamientos más potentes para el cáncer de mama, el laboratorio se centrará en emparejar un antitumoral y fármacos prescritos para otras alteraciones, como antidiabéticos o antihipertensivos. Y, por último, el laboratorio de Aloy está poniendo a punto la metodología experimental que ha de permitirles comprobar que las terapias combinatorias son eficientes para combatir la resistencia a largo plazo.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario