Menú
Investigación del CNIO

Describen un proceso molecular que podría ayudar a evitar la formación de tumores

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas han descubierto, en un experimento realizado con ratones, una enzima que está relacionada con la transformación de las células normales en cancerosas.

Imagen de inmunohistoquímica de la enzima FASN (Foto. CNIO)
Imagen de inmunohistoquímica de la enzima FASN (Foto. CNIO)

time 2 min

04.11.2019 - 15:30

El organismo cuenta con un proceso de fabricación de ácidos grasos que está regulado por una enzima llamada FASN. En células normales, este proceso está muy poco activo, salvo puntualmente en el hígado y el tejido adiposo, ya que la mayoría de los ácidos grasos que necesitamos se obtienen a través de la dieta.

Se sabe que FASN está sobreexpresada en muchos tipos de cáncer, como el de próstata, de mama, de tiroides, colorrectal, de vejiga, de pulmón y de páncreas. Por este motivo, y aunque todavía no se conoce bien su relación con la enfermedad, científicos de todo el mundo la estudian como potencial diana contra el cáncer.

Las terapias que inhiben FASN son altamente eficaces para evitar el desarrollo de tumores, pero no para el tratamiento cuando éstos ya han aparecido

Un equipo de investigadores liderados por Miguel Ángel Quintela, jefe de Investigación Clínica del Cáncer de Mama del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha descubierto la conexión de esta enzima con el cáncer, y ha demostrado que las terapias que inhiben FASN son altamente eficaces contra el desarrollo de los tumores en su fase de formación, pero no para tratarlo cuando ya ha aparecido. Estos experimentos se han realizado en ratones y cultivos celulares.

Uno de los principales hallazgos es que la importancia de FASN para el desarrollo del cáncer no está relacionada con su capacidad para generar ácidos grasos. Hasta ahora, se pensaba que las células tumorales sobreactivaban esta enzima para poder generar energía y construir su membrana celular, pero no es así. Lo que sí realiza es uno de los procesos claves en la transformación de una célula normal en cancerosa: el crecimiento independiente del anclaje, es decir, la capacidad de crecer sin estar sujeta a una superficie sólida, algo que una célula normal no puede hacer.

¿QUÉ PROVOCA EL ATAQUE A FASN?

Trabajando con un modelo transgénico de ratón que desarrolla un tipo agresivo de cáncer de mama, el equipo comprobó que al eliminar FASN los tumores no aparecían.

“El crecimiento independiente del anclaje aumenta la cantidad de radicales libres que producen las mitocondrias, lo que, llegado a un punto de acumulación, asfixiaría a las células del cáncer y morirían. ¿Cómo lo evitan? Utilizando FASN, ya que regula un proceso llamado carboxilación reductiva que elimina este exceso de radicales libres. Por ello, cuando bloqueamos FASN en nuestro trabajo, los radicales libres se acumularon sin freno, lo que impidió que se produjera el crecimiento malignizado”, explica Quintela.

Tras la obtención de estos resultados, los investigadores del CNIO insiste en que la eficacia del ataque a la enzima es preventiva, no terapéutica.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto