La solución a la “España vaciada”

Telemedicina, respuesta de las CCAA a los desequilibrios territoriales en los servicios sanitarios

Varias comunidades autónomas han comenzado a apostar por proyectos de telemedicina para garantizar la asistencia sanitaria en zonas despobladas o evitar el desplazamiento de pacientes.

La introducción de la atención no presencial en el sistema sanitario es una oportunidad para la atención individualizada centrada en las necesidades de las personas (Foto. Freepik)
La introducción de la atención no presencial en el sistema sanitario es una oportunidad para la atención individualizada centrada en las necesidades de las personas (Foto. Freepik)

time 5 min

02.02.2020 - 00:00

La “España vaciada” se ha erigido como uno de los grandes problemas a los que tiene que hacer frente el país desde hace algunos años. La progresiva despoblación de algunas zonas del país, especialmente en el entorno rural, se ha traducido en una pérdida de la prestación de servicios tan básicos como la Sanidad.

Esta es la punta de un iceberg en el que influyen otros elementos como el hecho de que los médicos no suelen decantarse entre sus elecciones por los destinos rurales, a pesar de los esfuerzos que están realizando muchos gobiernos regionales para crear incentivos y hacer que estos destinos resulten más atractivos para los profesionales médicos.

Según los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Castilla y León se erige como una de las comunidades autónomas donde la despoblación se está convirtiendo en un problema acuciante. El 88% de los municipios de la región tenían en 2018 menos habitantes que los reportados en 1998. Una situación que se hace extensible a Asturias, Extremadura y Aragón.

A lo largo de las dos últimas décadas la población de los municipios de 1.000 o menos habitantes ha descendido un 8,9%. De esta forma han pasado de concentrar el 4% de la población en el año 2000 a menos del 3,1% en 2018.

La “España vacía” y el progresivo abandono de las zonas rurales han movilizado a parte de la sociedad española que ha pedido en numerosas ocasiones en las calles que se adopten las medidas necesarias para que se garantice que las zonas que están perdiendo población no vean reducida su calidad de vida en pos de las grandes ciudades. Un desafío que ahora se encuentra en manos de Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

En este sentido, la telemedicina se erige como uno de los grandes aliados a la hora de buscar soluciones para que las zonas que están perdiendo población no vean mermada la calidad asistencial en la prestación de los servicios sanitarios.

TELEMEDICINA EN ZONAS DESPOBLADAS

Las nuevas tecnologías están permitiendo el desarrollo de herramientas e iniciativas a través de las que interconectar la prestación de los servicios sanitarios. Además, muchos proyectos de telemedicina buscan mejorar y reforzar algunos de los puntos débiles del sistema sanitario como son las listas de espera. En las últimas semanas hemos sido testigos de algunos importantes avances que van a ser expuestos a lo largo de estas líneas.

Comenzamos poniendo el foco en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Actualmente está trabajando en un modelo de servicio sanitario a través del que dar respuesta al nuevo perfil de la ciudadanía, introduciendo tecnologías emergentes en la provisión de servicio desde múltiples canales, presencial y no presencial, asegurando la calidad y la seguridad.

Un plan que pone especial atención en las zonas rurales con el objetivo de evitar los desplazamientos. La región cuenta con más de dos millones de habitantes, una dispersión territorial de 80.000 kilómetros cuadrados, más de 25.000 profesionales y más de 1.300 Centros de Salud y Consultorios de Atención Primaria.

ANDALUCÍA, COMUNIDAD PIONERA

Andalucía es una de las comunidades autónomas que más apuestas está realizando por la telemedicina. Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, declaraba recientemente que se está gastando un 12% más en Sanidad en la región que hace un año. En este sentido ha anunciado la implantación este año de un servicio de telemedicina que contará con 20 especialidades distintas y que tiene por objetivo resolver vía telemática diagnósticos y consultas para reducir los tiempos de espera.

Servicio de telemedicina que contará con 20 especialidades distintas y que tiene por objetivo resolver vía telemática diagnósticos y consultas para reducir los tiempos de espera

El Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla ha sido pionero en la implantación de un Plan de Salud Digital en el ámbito sanitario europeo y que tiene como objetivo la difusión de la telemedicina. Bajo la denominación de Proyecto eHermes, el centro quiere modificar el actual modelo de atención al paciente centrándose en la Sala Digital y Red de Salud Digital.

El proyecto se inició en el Área de Dermatología y, para su implantación en el resto de unidades hospitalarias se ha habilitado un espacio propio en el centro conocido como eHospital en el que se centraliza el trabajo a desarrollar por los profesionales y donde se unificará la comunicación entre los centros de salud y el propio hospital.

La última de las áreas en sumarse al proyecto ha sido Reumatología con el objetivo de apoyar los médicos de Atención Primaria en este campo y reducir las listas de espera con los especialistas de este centro.

TELEMEDICINA, ALIADO DE LOS PACIENTES

Uno de los mejores y más recientes ejemplos de cómo la telemedicina puede ayudar no solo a las personas de áreas despobladas sino también a los mayores, es la iniciativa de la Comunidad de Madrid para conectar el Hospital Universitario del Sureste de Arganda del Rey con la residencia pública del municipio. Lo ha hecho a través la puesta en marcha de una videoconsulta geriátrica.

De esta forma se evitan desplazamientos innecesarios de las personas institucionalizadas (las que están internas en la residencia), mejorando su calidad de vida.

En los últimos meses la Comunidad de Madrid también ha anunciado la ampliación de la telemedicina para mejorar la atención del ictus. A través de Tele-Ictus (un servicio con el que también se cuenta en Andalucía y la Comunidad Valenciana) se posibilita la consulta con Unidades de Ictus de los hospitales de mayor complejidad desde otros centros sin la necesidad de tener que trasladar al paciente.

La ampliación de la red de Tele-Ictus constituye una herramienta complementaria para facilitar la coordinación entre los distintos tipos de hospitales y la equidad en el acceso a la atención especializada

La ampliación de la red de Tele-Ictus constituye una herramienta complementaria para facilitar la coordinación entre los distintos tipos de hospitales y la equidad en el acceso a la atención especializada, así como la incorporación de nuevos capítulos dedicados a aspectos de rehabilitación, seguimiento y prevención secundaria, con la participación de Medicina de Familia y de Medicina Física y Rehabilitación, y la inclusión del protocolo para ictus en edad infanto-juvenil o ictus en edad pediátrica para menores de 16 años.

Otro ejemplo lo encontramos en el Hospital La Fe de Valencia. Este ha reducido un 60% las visitas a urgencias y un 32% las estancias hospitalarias de personas con enfermedades crónicas procedentes de residencias sociosanitarias. Este resultado se alcanza gracias al proyecto especial puesto en marcha desde de la Unidad de Hospitalización Integral a Residencias (Udair) en el seno del Área de Atención Domiciliaria y Telemedicina de La Fe, iniciado en febrero de 2018.

LAS VENTAJAS DE LA TELEMEDICINA

Estos son algunos de los últimos proyectos e iniciativas que se han desarrollado o puesto en marcha en nuestro país en el campo de la telemedicina. Una nueva forma de entender la asistencia sanitaria que se erige no solo como un gran aliado a la hora de solucionar problemas como las listas de espera o para evitar el desplazamiento de los pacientes. Se presenta como una eficaz herramienta para solucionar los problemas en materia de asistencia en las zonas despobladas de España.

Se trata de un modelo sanitario que se traduce en unos resultados de valor en salud para la población, una disminución de los desequilibrios territoriales en el acceso a los servicios sanitarios y un incremento de la satisfacción tanto de los usuarios como de los profesionales.

La introducción de la atención no presencial en el sistema sanitario es además una oportunidad para la atención individualizada centrada en las necesidades de las personas, aportando proximidad en la atención, una transformación digital en la asistencia, una atención más integrada entre los distintos niveles asistenciales y se traduce en un uso más eficiente y sostenible de los servicios asistenciales.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)

Recibe la Newsletter de ConSalud.es

Todos los días y de forma gratuita la newsletter con toda la información del sector sanitario

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto