Menú
¿Nuevos estudios?

Reticare: vuelve el marketing del miedo

La compañía ha difundido en sus Redes Sociales una noticia en la que habla de “epidemia de ceguera”, supuestamente por los daños de la luz azul de los dispositivos.

De izd. a drcha: Nilo García Manchado y Celia Sánchez-Ramos.
De izd. a drcha: Nilo García Manchado y Celia Sánchez-Ramos.

time 2 min

01.05.2018 - 00:00

Reticare, compañía dedicada a vender filtros para paliar los supuestos daños de la luz azul de los dispositivos, tiene un objetivo claro: aumentar las ventas a toda costa.

De este modo, una vez más la propia compañía se ha encargado de difundir un nuevo estudio, realizado por Celia Sánchez-Ramos, investigadora de la Universidad Complutense y quien ha patentado los protectores de Reticare, alertando de una supuesta “epidemia de ceguera” debido a la luz azul de los dispositivos tecnológicos.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que Reticare utiliza el miedo como estrategia de venta, hace ya meses que viene usando a los niños como reclamo para que los padres llenen la cesta de la compra de la web de Reticare con filtros para las televisiones, ordenadores, móviles y tablets.

Así, aunque los oftalmólogos han rechazado en múltiples ocasiones el uso de estos supuestos filtros, Reticare mantiene que “es un producto de primera necesidad, especialmente para los niños”.

Los oftalmólogos no recomiendan el empleo de los filtros en los dispositivos tecnológicos

Desde la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) aseguran que “tras el análisis concienzudo de la literatura científica existente el tema, la evidencia científica actual no demuestra que la luz azul dañe el ojo y el beneficio de los filtros azules en la prevención de daños oculares por dicha radiación luminosa. No hay ningún estudio realizado en humanos, necesarios antes de poder emitir una recomendación definitiva acerca del daño de la luz azul emitida por las pantallas de visualización”. 

Reticare en TwitterNo obstante, lejos de analizar las conclusiones de los expertos y en un intento más por seguir vendiendo, Sánchez-Ramos  ha elaborado  un nuevo estudio que, en este caso ha llegado hasta el Daily Mail, en el que asegura que “ahora está más claro que nunca que nos enfrentamos a una epidemia mundial de pérdida de visión”.

Pero los estudios de Sánchez-Ramos no son concluyentes para los oftalmólogos, y es que, sólo están hechos en ratas, “los estudios deben realizarse en humanos y bajo unas condiciones de uso reales y no in vitro o en animales de experimentación sometiéndolos a luces azules de gran intensidad”, aseguran desde la SEO.

Asimismo, Diego Garrote Velero, diplomado en Óptica y Optometría por la Universidad Complutense de Madrid, recuerda en su página web que la Sociedad Española de Oftalmología (SEO) ha asegurado que “al no existir estudios científicos en humanos de que la luz azul visible sea la causante de la degeneración macular y que los filtros para smartphones y tables eviten la misma, no recomiendan el empleo de tales filtros en dichos dispositivos”.

Teniendo en cuenta las opiniones de expertos, ajenos al negocio de Reticare, y conociendo los intereses de quien dice avalar científicamente el producto… ¿Es necesario gastar 12,95 euros en el filtro para la pantalla de móvil, 18,95 euros para el de las tablets, 31,95 euros para el de portátiles y hasta 49,95 euros para monitores de ordenador? O mejor dicho… ¿realmente hacen algo estas “pegatinas”?

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto