Menú
PROBLEMAS EN SUS APARATOS

Medtronic, su año trágico con los dispositivos médicos

El fabricante de dispositivos médicos Medtronic está enfrentándose a un año difícil. De hecho, la empresa que preside Omar Ishrak se ha enfrentado a varias demandas y retiradas, la mayoría relacionadas con sus bombas de insulina.

Omar Ishrak, CEO de Medtronic
Omar Ishrak, CEO de Medtronic

time 3 min

25.12.2018 - 00:00

El 2018 no ha sido un año nada fácil para el fabricante de dispositivos médicos Medtronic. Y es que la compañía comenzó el año con un fallo en las baterías de sus bombas de insulina y con la retirada de sus dispositivos implantables, SynchroMed II y SynchroMed EL, debido a un problema de software.

Poco después, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) informó de la retirada del mercado de determinados equipos de infusión Minimed utilizados en sus bombas de insulina y, tan solo unos días más tarde, la Agencia del Medicamento en Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció otra retirada de sus terapias de resincronización cardíaca con desfibrilación (CRT-D) y de sus desfibriladores cardiovasculares implantables (ICD) debido a un error de fabricación.

Sus bombas de insulina han sido las protagonistas en este año trágico para la compañía. De hecho, a medida que pasaban los meses, los problemas continuaban. Después de varias retiradas, su aplicación GuardianTM Connect para la diabetes también puso en riesgo a los pacientes.

A mediados de año, la compañía reconoció, por quinta ocasión, ciertas vulnerabilidades en la seguridad cibernética de sus productos. Y es que, Medtronic también se ha enfrentado a algunas demandas por parte de pacientes.

Un ciudadano de Misisipi presentó una demanda contra la compañía, culpándola de la muerte de su mujer porque la bomba de insulina le provocó graves lesiones que llevaron a su muerte

En el mes de mayo, un ciudadano de Misisipi presentó una demanda contra la compañía, culpándola de la muerte de su mujer. En concreto, el varón afirmó que la bomba de insulina MiniMed de la compañía provocó a su esposa, de 56 años, "graves lesiones que llevaron a su muerte".

Por este motivo y en concepto de daños y perjuicios, el demandante solicitó a la empresa tecnológica una compensación económica de 75.000 dólares (62.650 euros).

Pero si Medtronic empezó el 2018 con mal pie, lo ha terminado mucho peor tras la publicación del informe ‘The Implant Files’ coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) a raíz del cual se ha conocido que Medtronic sería el gran protagonista de este gran escándalo ya que en la última década los dispositivos de la compañía han causado 1.828 muertes y consecuencias negativas a 71.444 pacientes.

Tras conocer esta información, desde Consalud.es nos pusimos en contacto con la compañía quién nos aclaró la relación con los profesionales médicos pero dejó en el aire todos los fallos de sus dispositivos a los que alude el informe.

PROMOVER EL USO NO AUTORIZADO DE SUS DISPOSITIVOS

Y es que, en el transcurso de esos diez años, estados de cuatro continentes han acusado a Medtronic de promover el uso no autorizado de sus productos, estafar a autoridades públicas de sanidad, fijar precios de mercado, remunerar a médicos para que elaboraran estudios a su favor y por violar las normas de libre competencia.

Pese al escándalo, desde la compañía reiteraron que "creen firmemente en la integridad de sus prácticas comerciales y están orgullosos de los programas de Compliance globales de los que disponen actualmente".

Tras la publicación de esta investigación y con Medtronic en el punto de mira de las autoridades, a principios de este mes, la compañía aceptó pagar 51 millones de dólares (44,85 millones de euros) para resolver las reclamaciones contra dos de sus adquisiciones más recientes, Covidien y ev3.

Como parte del acuerdo legal, ev3 ha accedido a declararse culpable de algunos cargos, ya que esta compañía pretendía que los cirujanos utilizasen su sistema embólico líquido Onyx fuera de lo establecido y recomendado.

De hecho, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, la compañía ev3 empujaba el uso del producto en cantidades mayores a las aprobadas para procedimientos no probados fuera del cerebro. Además, desde 2005 hasta 2009, la administración capacitó a sus representantes para que instruyesen a los médicos en los procedimientos potencialmente peligrosos.

Porque salud necesitamos todos... ConSalud.es

Escribir un comentario (0)
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto